La ‘Apple’ española

La marca de libros electrónicos y tabletas bq, y de los e-readers de Fnac, Casa del Libro y Movistar, navega en aguas plagadas de grandes tiburones multinacionales a bordo de Mundo Reader, un pequeño velero empresarial que ancla su éxito en las alianzas estratégicas, la máxima satisfacción del cliente y una relación calidad-precio imbatible.

Es difícil que los fundadores de Mundo Reader fuesen capaces de predecir un futuro tan halagüeño cuando se creó la empresa. De eso hace sólo dos años y en ese brevísimo periodo de tiempo ha sido capaz de convertir sus dispositivos en auténticos superventas.

Según los datos que maneja la empresa, recopilados por la consultora GfK, sus tablets fueron los aparatos con sistema operativo Android más vendidos en el canal minorista en 2011. Dejando a un lado el iPad, auténtico líder de la categoría, bq controla alrededor del 15% de este segmento. Y su dominio es aún mayor en e-readers, copando el mercado de retail.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El año pasado, Mundo Reader vendió más de 190.000 unidades, de las que casi el 60% fueron tablets. Y para este año espera elevar la cifra hasta los 350.000 aparatos. Una cifras estratosféricas y sólo superadas por transatlánticos como Apple y Amazon.

La creación de un líder

Aunque Mundo Reader se creó en 2010, su origen se remonta algunos años atrás. La compañía es fruto de la unión de Star TIC Innovación y Luarna Ediciones. La primera era una startup de la Escuela de Telecomunicaciones de la UPM que trabajaba desde 2005 en la fabricación de pequeños componentes electrónicos. Mientras que Luarna era “la primera editorial en España que editó sólo en digital. Aquello fue en 2009, en el momento en el que la literatura digital comenzaba a eclosionar en nuestro país”, explica Antonio Quirós, vicepresidente y director de Posventa de Mundo Reader.

Para completar su negocio, Luarna empezó a distribuir e-readers de un fabricante inglés. Pero la relación con este proveedor no terminaba de convencer a la compañía. Así nació el vínculo con Star TIC. Las empresas firmaron un acuerdo estratégico, “de modo que Star TIC fabricaba los equipos que distribuía Luarna en el canal”, reseña Quirós. Poco después, ambas compañías decidieron dar un paso más y fusionarse, originando la actual sociedad. En 2010 llegaba su primer dispositivo, aún con la marca booq, que después fue sustituida por la actual bq debido a ciertos problemas con dicha razón comercial. Era el principio.

El salto a las tablets

Los nuevos modelos de libro electrónico fueron llegando al mercado y en septiembre de 2010 se dio el salto a las tablets. “Desde que empezamos a trabajar con los libros electrónicos, estamos muy abiertos a la observación tecnológica. Enseguida nos dimos cuenta de que la salida del iPad estaba revolucionando muchas cosas. Y no sabíamos cómo se iba a repartir el mercado del e-reader y la tableta. Ese fue el origen del paso a las tablets. Luego, a pesar de que muchos vaticinaban que Amazon iba a cerrar después de que Apple sacara el iPad, hemos visto que no sólo no ha sido así, sino que el Kindle y el resto de libros electrónicos han crecido a pesar de la llegada de las tabletas. Son mercados y públicos diferentes”, declara Quirós.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La empresa aprovechó la veta abierta por la compañía californiana para reorientarse claramente hacia las tablets y, de paso, consolidar la empresa en un volumen que difícilmente hubiese podido alcanzar sólo con los e-books. “Pese a que entonces nuestro negocio era el libro electrónico, nos arriesgamos entrando en este mercado. Hoy, vendemos más tablets que e-readers. Y la competencia es igual de dura en ambos casos. En tabletas, Apple. Y en los libros electrónicos, Amazon. No se sabe qué es peor”, afirma el vicepresidente de la compañía.

Precio y Satisfacción

A pesar de la competencia con estos gigantes y otras grandes compañías (Samsung, HTC, Asus, Sony...), Mundo Reader no para de crecer y de ganar cuota de mercado. ¿Cómo lo consigue?

Buena relación calidad-precio.

“Cuando el libro electrónico se vendía en España a una media de 200 euros o más, empezamos a sacarlo a 149 euros. Luego, a 129 euros. Después, a 99 euros... Hemos ido tirando del mercado hacia el precio. A pesar de que buena parte de nuestra competencia en España no lo estaba entendiendo así y pretendía seguir con unos márgenes altos, somos conscientes de que el negocio de la electrónica es de márgenes muy bajos, basado en la adquisición de volumen. Ese era el camino natural, con la excepción de Apple”, comenta el vicepresidente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Lo mismo ocurre con las tablets. “La primera que se vendió en España a 99 euros, fue nuestra”, añade. La fabricante de bq se dio cuenta de que no podía competir con las grandes firmas en la franja de precio más alta. “Tendríamos mucha dificultad si quisiésemos entrar en el segmento de precio alto con Apple, porque copan ese mercado y ya tiene competencia en otras firmas como Samsung, HTC, Sony, etc. Hay muy poca cabida”, precisa Quirós. Pero esto no significa que se descuide la calidad. “Queremos que este tipo de dispositivos lleguen al consumidor final al mejor precio posible pero también con la mejor calidad”, indica.

Clientes satisfechos. Esta preocupación por la calidad se traduce en una excelente reputación entre su comunidad de usuarios. Sólo hay que navegar en la Red para darse cuenta de que el grado de satisfacción es muy elevado. ¿Cómo lo logra? “Hacemos mucho hincapié tanto en el control de calidad inicial como en el soporte posterior. Nos esforzamos enormemente en la atención al cliente”, explica. Por ejemplo, Mundo Reader tiene un call center propio en sus oficinas de SAT de Rivas-Vaciamadrid (Madrid), donde atiende a sus clientes en español, inglés y portugués. Además, da soporte técnico telefónico durante toda la vida útil del producto. Apple, por ejemplo, sólo lo hace durante los 90 días posteriores a la compra. Además, la empresa tiene presencia continua en foros y blogs del sector (Htcmania.com y Forotablets.com), observando qué se dice de ellos, tratando de solucionar la situación si algún cliente ha tenido una mala experiencia. De hecho, es posible ver al propio Quirós responder en dichos foros.

Bq también cuenta con un foro propio y un canal de televisión online donde ofrece consejos de utilización de sus productos, resuelve dudas y presta ayuda a su comunidad de usuarios. Y las reparaciones de producto se realizan en tan sólo siete días de media, cuando en el sector es más que frecuente encontrar periodos de espera en torno a un mes. “Dentro de poco, conseguiremos estar en una media de cinco días de respuesta.”, revela Antonio Quirós.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Alianzas estratégicas. Una de las claves de la empresa para mantener su cuota de mercado en libros electrónicos ha sido la alianza con proveedores de contenido como Fnac, Casa del Libro o Movistar, especialmente en el caso de las dos primeras. Estos aparatos con ‘marca blanca’ suponen ya más de la mitad del total de e-readers vendidos por Mundo Reader. “El año pasado, cuando ya sabíamos que Amazon iba a llegar al mercado español, nos planteamos qué hacer. Podíamos competir con ellos o echar el cierre. Y si queríamos competir, no íbamos a poder hacerlo solos. Su apuesta es muy sencilla. Venden muy barato el e-reader y pierden dinero porque lo recuperan con los contenidos. Nosotros no podíamos vender contenidos y reproducir ese mismo modelo. Estábamos muertos. Así que nos decantamos por la alianza con compañías que sí podían competir en contenidos”, declara el vicepresidente.

Alma de startup. No hay que olvidar que Star TIC Innovación, una de las empresas de las que germinó Mundo Reader nació como startup en el ámbito académico. Y esto siempre imprime un carácter particular. “Tenemos un equipo muy joven y dinámico, con unas ansias enormes de triunfar. Trabajamos un domingo por la noche si es necesario... y también si no lo es”, bromea Quirós. Esto repercute en la voluntad de ver crecer a esta hija. “No nos da miedo la internacionalización. Nada nos acompleja frente a cualquier otra empresa tecnológica que opere en un marco internacional. La mayoría de las compañías que puedan surgir en Europa o en España quizá no partan de este punto y vayan más a la distribución fácil”, opina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes