Pildoras de éxito

Poco a poco la empresa se ha ido consolidando. Os damos algunas de las claves.

Osadía. “En el ánimo de todo emprendedor hay siempre unas dosis de intuición, de sexto sentido, de alma visionaria. Es cierto que eso tiene mucho que ver con la juventud que te aporta la sana ambición y un cierto componente de irresponsabilidad. Pero lo que está claro es que el mundo es de los valientes. Hay que lanzarse sin detenerse demasiado en análisis. Pero, cuidado, si hay una duda razonable también hay que saber desistir.”

Inconformismo. “La clave para avanzar y crecer pasa por concentrarse cada día en un nuevo reto y pensar que lo bueno está todavía por llegar, que todavía somos muy jóvenes y que estamos arrancando”.

Humildad. “Cada día cuando abro la verja de la fábrica para aparcar el coche, me pregunto: ¿Cómo es posible que hayas llegado hasta aquí con lo poco que sabes?”.

Sin atajos. “El acierto de Mesoestetic es que desde el principio hemos trazado de forma muy clara una hoja de ruta con objetivos muy definidos a corto/medio y largo plazo. Y esa claridad nos ha permitido escoger muchas veces el camino más lento pero más fiable para alcanzar las metas”.

Potencial humano. “Puedes tener tiempo, idea y dinero, pero para tener una buena empresa es necesario un gran equipo. Yo he conseguido reunir a un grupo de ejecutivos que son auténticos genios y siguen con nosotros porque el proyecto es seductor”.

Saber apartarse. “He visto fracasar proyectos porque el carcamal de turno no ha sabido apartarse. Hay que ser como Indurain y reconocer cuando tienes que bajarte de la bici”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes