Buen olfato para los negocios

¿Puede conjugarse con éxito la marca blanca con un producto de lujo como el perfume? Equivalenza está demostrando que sí. La clave de su éxito está en el desarrollo de un modelo low cost, tanto por el producto ofertado como por su concepto de negocio.

image
Antes de Equivalenza, Jaime Berdejo y su hermana Ángeles crearon enseñas como Cantina Mariachi, Pasta City o Rock&Ribs.

Las oportunidades de negocio a veces pasan por delante de nosotros y no somos capaces de cogerlas al vuelo. Éste no es el caso de Ángeles y Jaime Berdejo. Estos dos hermanos llevan ligados al mundo de la franquicia desde hace años. No en vano, fueron los creadores de enseñas como Cantina Mariachi, Pasta City o Rock&Ribs;, englobadas en grupo Restmon, vendido a Grupo Zena en 2003. Y también fundaron la cadena de bisutería y complementos Igual. De hecho, el nacimiento de Equivalenza está estrechamente vinculado a dicha enseña. Hace dos años, un fabricante les planteó la posibilidad de introducir en las tiendas Igual un perfume de marca blanca. A los hermanos se les ‘encendió la bombilla’. ¿Por qué no ir un paso más allá y desarrollar una cadena especializada en dichos perfumes?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Queríamos introducir la marca blanca en el mundo de la moda. Desde el momento en el que lo vimos, pensamos que la venta de perfume de marca blanca era un concepto de negocio en sí mismo. Todos consumimos perfumes y nos encanta el aroma. Y es un artículo de uso cotidiano”, afirma Jaime Berdejo.

El primer centro Equivalenza abrió sus puertas en 2011. “Creamos un prototipo de tienda en Zaragoza, mezclando una estética moderna con el concepto de botica antigua, donde se adquiere el producto a granel y al precio más ajustado posible. Eso sí, velando por una calidad extrema”, anota Berdejo. Su experiencia en la fórmula de la franquicia hizo el resto. “Nos posicionamos en menos de seis meses con 50 establecimientos”, reseña. Al acabar el año, la cadena ya contaba con 80 tiendas. Era el momento de hacer evolucionar la marca.

Resolución de tensiones
En sus comienzos, Equivalenza vendía los productos suministrados por un fabricante búlgaro, la empresa Refan. “Nos dimos cuenta de que el mercado español necesitaba unas adaptaciones en cuanto a tendencias olfativas. Esto provocó una tensión con nuestro proveedor y decidimos fabricar por nuestra cuenta. Sus distribuidores en España prefirieron subirse al carro y asociarse con nosotros al 50%”, declara Berdejo.

La situación se solucionó en agosto de 2012 con la escisión de una parte de la cadena. Los asociados tuvieron libertad para irse con Equivalenza o quedarse con Refan, que también ofrecía otros productos, como cosméticos, velas, jabones, etc. Alrededor de 30 permanecieron con Refan. Y más de 70 se decantaron por Equivalenza. Ya con sus nuevos socios, se hizo cargo de la fabricación, I+D y logística desde su sede en Barcelona, donde se instaló un showroom.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Entonces llegó una segunda fase de expansión, en la que la enseña se empezó a implantar en mejores ubicaciones. “En España y Portugal ya sólo abrimos en las mejores calles y centros comerciales”, explica. Esto ha redundado en un aumento de la rentabilidad de tiendas. Berdejo asegura que la facturación media se sitúa en 30.000 euros mensuales.

Puedes ver toda la información económica y financiera de esta franquicia en este enlace.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes