Alexandra Plata

La lista de famosos que llevan las joyas diseñadas por Alejandra Yagüe, la fundadora de la madrileña Alexandra Plata, es larguísima e incluye a personajes como la princesa Letizia, Kate Middleton, Laura Hayden, Marisa Berenson o Edurne.

image
La joyería de Alejandra Yagüe abrirá pronto una oficina de venta en Bogotá.

Y eso que el diseño de joyas no estaba en sus planes. Tras estudiar Derecho Economía en San Pablo CEU y la Marquette Law School de EE UU, su idea era irse a trabajar como eurócrata a Bruselas. Pero en 1998 daba un vuelco a su vida y se lanzaba al diseño de joyas, un campo inédito para ella. Y fundaba su empresa. “Siempre fui una persona muy creativa y como había tan pocas marcas españolas, pensé que podía haber un nicho para mí”, explica.

Desde el inicio, eligió la plata de ley mezclada con cueros, madreperlas, cristales o linos, a precios asequibles, eso sí, siempre materiales de calidad. Al igual que Mónica Vinader, también a Alejandra le interesa una joya de consumo, muy ponible o prêt-à-porter, con precios entre los 50 y los 200 euros. Y conectada con la moda, tanto que las diseña según sean para verano o invierno y con los colores que se llevan. Por eso, eligió para darse a conocer la Bijorhca de Paris, una de las grandes ferias de joyería de moda del mundo, en la que ganaría el gran premio del certamen, el Etoile de Mode, en 2004 y 2006.

Además de haber demostrado sus dotes creativas, Alejandra se ha revelado muy hábil a la hora de vender y crear marca. No ha desperdiciado el menor resquicio para promocionarse en ferias, revistas, actos sociales, desfiles de moda o series como Crónicas Vampíricas. “Hemos cultivado las celebrities”, reconoce la diseñadora, que aparece al lado de famosos en infinidad de actos, algunos patrocinados por la firma.

Mejor multimarca
Alejandra prefiere colocar sus colecciones en puntos de venta multimarca de todo el mundo. La excepción es su showroom de Pozuelo, en Madrid, su gran arma de venta masiva, donde exhibe sus colecciones, un sitio frecuentado por compradores, directores de cine o televisión, incluso por directores de compras de empresas ya que, para aprovechar su creatividad, ha puesto en marcha una línea de regalos corporativos, con piezas personalizadas.

Otra singularidad es la multiplicidad de canales que utiliza: grandes almacenes (corners en el Corte Inglés), hoteles de lujo, museos (Versailles), cruceros (Happy Cruises o Iberocruceros), tiendas de duty free, y también, claro, joyerías y tiendas de moda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito