Carmen Rodríguez, presidenta de P4R Apertura Española

Su experiencia desvela a una auténtica experta de los entresijos del comercio exterior, con alma de aventurera.

Lo suyo es la acción directa. Carmen ha logrado en los últimos 20 años algunos de los contratos más complicados para la Administración del Estado y las empresas privadas españolas. En unas ocasiones, han sido contratos de compensación por petróleo; en otros, asesoramiento y búsqueda de financiación para las empresas en licitaciones internacionales. Pero siempre operando en zonas calientes (Irak, Argelia, Uganda, Angola, Senegal o Kenia son algunos ejemplos), en mercados difíciles y desde la plataforma pública: primero, como presidenta de Iniexport, luego de Sirecox y ahora desde la sociedad estatal PR4 (antes Expansión Exterior). Carmen conoce los riesgos de su oficio: sabe lo que es cruzar el desierto iraquí bajo la amenaza de asaltantes, negociar en países en conflicto o moverse sin complejos en el mundo árabe. Pero de todos los lugares en los que ha operado, su cuaderno de bitácora tiene un hueco especial para el África subsahariana, a la que se refiere como “mi niña bonita, una zona fantástica y olvidada”. Tiene en su currículum haber logrado el primer gran proyecto español en África Oriental: la reconstrucción del aeropuerto de Entebbe (Uganda) en 1991, que llevó a cabo Dragados por valor de 36,9 millones de dólares. Entonces presidía Sirecox, brazo comercial del apoyo público a la exportación. Carmen ha sabido forjar buenos vínculos con el país, que se remontan a los años 80 cuando era presidenta Iniexport. “Las operaciones que realizamos en Uganda han hecho que España sea conocida en el país”, señala. Y cuando se siembra, se recoge los frutos. La última operación: el contrato ganado por Indra en 2007, por un importe de 6,6 millones de euros, para implantar un sistema de control y vigilancia de tráfico aéreo en el aeropuerto de Entebbe.

En la experiencia profesional de Carmen, Irak está muy presente. Como presidenta de Sirecox ha ejecutado operaciones de compra de petróleo por cuenta del Estado en la época de Sadam Hussein. Tras la primera Guerra del Golfo, la situación del país la obligó a realizar viajes no exentos de peligros. Como aquella ocasión en la que recorrió en coche la carretera que une Amman, capital de Jordania y Bagdad. “Nos habían hablado del peligro en el tramos iraquí de asaltantes. Pese a un viaje lleno de sobresaltos, llegamos a Badgad e hicimos nuestro trabajo”.

Habilidades: Hábil negociadora, viajera, asertiva, resolutiva y tenaz.

La peor aventura: No destaca ninguna. Carmen ha vivido situaciones extremas en muchos de los países en los que ha estado operando.

Próximos destinos: Asia y particularmente India y China.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes