“Pide dinero a tus padres; si lo consigues, nosotros te prestamos el resto”

Si tu entorno confía en ti, el banco confía en ti. Es la premisa de Trust-u, fintech impulsada que apoya a las empresas más pequeñas en
 los primeros tres
 años.

Si no puedes vencer a tu enemigo, a él. Algo parecido han debido pensar las grandes entidades bancarias ante el reciente fenómeno de las fintech, startups que disrumpen el sector financiero gracias a las tecnologías: antes de que nos coman el terreno vamos a colaborar con ellas, aliándonos, convirtiéndonos en sus partners o directamente creándolas. Eso es lo que ha hecho con Trust-u el BBVA: “Trust-u es uno de los ejemplos que muestra cómo estamos liderando la transformación de la industria y el liderazgo que queremos tener, apoyado en la innovación. Sabemos que hay otros agentes que están tratando de disrumpir el sector y desde BBVA lo que hemos buscado es hacerlo nosotros mismos, analizando qué otras maneras hay de atender a las pymes para aprender en el proceso. Intraemprender, innovar desde dentro, pero imitando lo que hacen las startups es una de las tendencias en innovación. Es una manera inteligente de unir lo mejor de los dos mundos: la agilidad de una startup con el apoyo económico de BBVA, su conocimiento de la industria, del cumplimiento normativo y del riesgo”.

Quien así habla es Gustavo Vinacua, responsable del proyecto, emprendedor y director del Centro de Innovación de BBVA y de Innovación Abierta a nivel global desde 2010 hasta 2016. “Esto lo hemos abordado muy fintech.Muy como las miles de startup que vemos en nuestro OpenTalent, porque es la manera de ser ágiles y muy cercanos a lo que nos piden las pymes y de poder aprender a una velocidad distinta a la que lo hacen las empresas grandes. Es un ejercicio de hacer un nuevo negocio de una manera ágil, con un equipo muy pequeñito y captando al resto de la gente en la industria, fuera del banco. Es decir, hemos hecho muchas de las cosas que hacen las startups cuando empiezan: armar un equipo potente, pero con tres o cuatro personas, y hacerlo muy rápido”, explica.

Para las pymes más jóvenes

Hasta aquí el cómo. Pero sepamos ahora el qué y sobre todo el por qué. “La razón de ser está en el hecho de que los pequeños negocios son muy importantes, generan mucho valor, crean numerosos puestos de trabajo y, sin embargo, lo pasan fatal para conseguir financiación, sobre todo cuando están empezando. Tanto los bancos como los inversores privados ponen como requisito que los negocios tengan dos años de vida, que presenten equis balances, que demuestren que les está yendo bien. Y eso es muy poco compatible con la realidad de las pymes en el arranque. Hablando con ellas, además, vimos que lo que solía suceder, tanto en España como en Europa Occidental y Latinoamérica, es que, cuando lo pasaban mal, se apoyaban en su entorno próximo y que eso era así, además, durante los primeros tres años de vida. Eso nos llevó a construir Trust-u: una plataforma 100% digital en la que prestamos dinero a las pymes siempre y cuando ellas consigan el apoyo de su entorno más cercano. Es decir, si una necesita, por ejemplo, 30.000 euros, nosotros le pedimos que consiga de alguien de su entorno (las 3F: Family, Friends and Fools) unos 2.000 o 3.000 euros y, si lo logra, le prestamos los 28.000 o 27.000 euros restantes. Es decir, lo que decimos es: consigue una pequeña parte de algún familiar para que nosotros veamos que hay gente que te apoya y confía en ti y, si esto sucede, nosotros te prestamos el resto del dinero”. Y lo hacen, además, sin exigirles garantías ni avales.

Para conseguirlo, el procedimien
to es muy sencillo: “La pyme se
 registra y conecta a nuestra pla
taforma la cuenta bancaria con la
 que funciona su negocio. Así vemos
 cómo está funcionando, aunque
 aún no tenga balance. El banco 
capta la información directamente y la analiza sin que el cliente tenga que aportar más papeles que su consentimiento. Con el análisis de esta cuenta, hacemos un primer cálculo de un índice de confianza y vemos si es factible apoyarles”.

Y todo se hace online: “Es 100% digital. Las escrituras se adjuntan online, los emprendedores se hacen un selfie y una foto del DNI y luego se firma digitalmente desde el móvil. Es tan sencillo el procedimiento que nos hemos encontrado con pymes de más de tres años de vida que se han acercado a nosotros porque les ha gustado la agilidad y comodidad de nuestro modelo”.

Trust-u arrancó el pasado mes de junio muy despacito “y cogimos más velocidad después del verano. Ahora mismo tenemos más de 10.000 pymes registradas. Hoy es un producto de BBVA, con una marca independiente, pero la intención es que en el futuro sea independiente. Es solamente una cuestión de tiempo. Si el modelo que vemos tiene sentido, habría que hacerlo más grande y que ayude a más gente en España y en otros países”.

El objetivo inmediato: “Queremos crecer en eficacia y en confianza. Las pymes no sólo necesitan financiación, sino también información, acceso a estudios de mercado, a datos de clientes y queremos darles ese conocimiento”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ayudas