Hoy va a ser diferente

La felicidad está a una decisión de distancia.

Este Peldaño requiere que hagas dos cosas. La primera es que des vida a una idea. Esta:

¿Cómo sería tu día perfecto?

Imagínalo, suéñalo, dale vida y color en tu mente.

¿Te levantarías a una hora diferente que de costumbre?

¿Tratarías mejor a la gente?

¿Sonreirías con mucha más frecuencia de lo que lo haces habitualmente?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Serías más productivo en el trabajo?

¿Aprenderías más?

¿Comerías más sano?

¿Beberías más agua?

¿Harías más ejercicio?

¿Dedicarías más tiempo a un hobby?

¿Harías algo diferente con la gente que quieres?

¿Dedicarías más tiempo a esa gente?

¿Sorprenderías a un ser querido?

¿Leerías más?

Si la respuesta a esas preguntas es sí, me estás diciendo dos cosas: que ese día perfecto existe, y además que es posible.

La felicidad está a una decisión de distancia.

Esa decisión es la de hacer algo diferente para llegar a un resultado distinto. Es variar el curso para embellecer el camino. Es gritar que no quieres que mañana acabe siendo igual que ayer, por pequeña que sea la mejora. Si no alcanzas a implementar todos los componentes que formarían el día perfecto, al menos comprométete, sí o sí, con uno que te dé el poder de hacer no que cuenten los días, sino que los días cuenten.

Mejor un año de intensidad que veinte de monotonía.

Al principio dije que este Peldaño requiere que hagas dos co- sas. La primera ya la he descrito. Era soñarlo.

Toca la segunda.

Ahora que lo has soñado, conviértelo en realidad.

#LaInteligenciadelÉxito
Si quieres vivir dos vidas, vive la que tienes con el doble de intensidad.
@Anxo

Sólo necesitas que tu mente lo piense y tu boca lo grite:

¡HOY VA A SER DIFERENTE!

¿Listo para la sorpresa?

Si decir eso te lleva dos segundos, entonces podemos concluir

que estás a dos segundos de aumentar tu felicidad.

Tictac.

Ya.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito