El presidente de GAM se reconoce como una persona “con inquietudes empresariales”, un espíritu emprendedor que ya se dejaba ver en su etapa de estudiante de Derecho, “cuando decidí que me pagaría yo mismo los estudios”. Tras su breve paso como trabajador por cuenta ajena, Pedro Luis Fernández vio la oportunidad de negocio en la venta de maquinaria usada y crea Caprisa, compañía que vendió a Hertz, para tres años después constituir GAM.

Pese a la tener una fuerte vinculación con el sector más castigado por la crisis, GAM mantiene unos buenos resultados. Las últimas cifras, correspondientes a septiembre de 2010, hablan de 181,30 millones de euros de ventas y 51,56 millonesde Ebitda.

Gestionar Cookies