Secretos para diseñar y vender tecnología

Con sus asistentes virtuales, Anboto ofrece una interacción total entre persona y máquina. Los hay para banca, salud…

Equipo. “Tratamos de buscar los mejores bajo la teoría de que la gente A contrata gente tipo A; la gente B contrata gente tipo C; y la gente C rellena huecos. Hay que ser A para tener a gente A“, explica Uribe-Etxebarria.

Grandes escuelas. A los 25 empleados con que cuenta la empresa, a menos de dos años de su fundación, se les podría calificar, sin exagerar, de cerebros. Casi todos proceden de centros como la Harvard Business School, el Tecnológico de Monterrey, la IE Business School, el MIT Sloan School of Management, la Universidad de Deusto, la University of Chicago Booth School of Business o la University of Pennsylvania.

Vender valor. Si algo tiene claro el CEO de Anboto, es que resulta inútil intentar vender tecnología a los clientes. “No puedes visitarlos y contarles que tu tecnología es la mejor y que has ganado no sé cuantos premios; tienes que darles lo que en Estados Unidos llaman value proposition (propuesta de valor) y demostrarles que reducirán costes, aumentarán ingresos o mejorarán su imagen con tu producto, lo que te obliga a adaptar tu discurso a cada cliente”.