Grefusa apuesta por hacer “autopsias de producto” y convertir los errores en aciertos. “Nos ha ocurrido que hemos lanzado un producto bueno… y no ha funcionado. No vale cruzarse de brazos. ¿El producto no era bueno? ¿O el consumidor no lo llegó a conocer? ¿O por qué no lo probó? ¿O lo probó y no le gustó? ¿O lo probó y le gustó, pero lo probaron pocos?”, explica Agustín Gregori.

De fracaso a éxito
¿Algún ejemplo…? “Míster Corn, un gran éxito ahora, fue un gran fracaso en sus inicios. Lo lanzamos, pasaba el tiempo y no había repetición. Había llegado un punto en el que habían comenzado a devolvernos el producto. Nos decían de los precios: ‘A robar a Sierra Morena’. Como habíamos hecho pruebas de consumidor y le gustaba el producto, no podíamos dejar que el canal matara la idea. No era una cuestión de precio”, recuerda. “Lo que hicimos fue regalar 12 millones de muestras gratuitas de degustación con productos de éxito. Funcionó”.