Internet ha sido el motor que ha permitido a Bere Casillas poder remontar la crisis del pequeño comercio. Su apuesta online ha supuesto para la empresa un 38% más de facturación, sumando las nuevas vías de negocio que se le han abierto, junto a un incremento de clientes de provincias limítrofes como Almería, Málaga y Jaén. El 40% de sus complementos se venden ya desde la web.

También el perfil de sus compradores se ha expandido, abriéndose a clientela más joven, que descubre la empresa a través de Tuenti y le encarga sus primeros trajes. En plena racha de crecimiento, Bere Casillas confiesa el deseo de encontrar ‘un novio’ empresarial con posibles que le ayude a crecer en toda España, después de haber rechazado alguna oferta insatisfactoria de franquicia, apunta.