Ega Master: Tocados por la partícula de Dios

No hay muchas empresas en el mundo que puedan presumir de haber participado en el descubrimiento del bosón de Higgs, la llamada partícula de Dios. Ega Master sí. Las herramientas de esta compañía vasca son usadas en los experimentos del CERN.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los inicios

El Centro Europeo para la Investigación Nuclear (CERN) daba a conocer el pasado verano el descubrimiento del bosón de Higgs (el gran descubriento de la Física que explica por qué las partículas adquieren masa). Durante días, todos los medios de comunicación recogían este hallazgo, pero muy pocos sabían que una pyme española había aportado su granito de arena en este logro. Su nombre: Ega Master.

Iñaki Garmendia, fundador y presidente, explica la contribución de la compañía al considerado descubrimiento del siglo: “El famoso bosón de Higgs es la partícula clave para entender la Física. Para llegar a esta revelación, las partículas han tenido que ser aceleradas mediante imanes de una ingente potencia, que requieren el uso de herramientas muy específicas con propiedades antimagnéticas. Las únicas totalmente antimagnéticas son las fabricadas en titanio. Y nosotros somos pioneros en su fabricación en Europa y uno de los escasísimos productores en el mundo. Por eso, el CERN nos eligió como proveedor de este tipo de herramientas, esenciales para los complejísimos trabajos de experimentación requeridos”.

Las herramientas antimagnéticas que fabrica Ega master se emplean en otros muchos ámbitos. Así, cuenta con llaves dinamométricas –de torsión– usadas en los motores síncronos de los grandes buques, cuyos rotores funcionan gracias a potentísimos imanes que son necesario equilibrar de forma precisa para evitar averías. Y también ofrece equipamiento para la reparación de los equipos de resonancia magnética de los hospitales.

De Vitoria al mundo

El éxito de la compañía es fruto de un planteamiento empresarial bien definido desde sus comienzos. “Ega Master nació en 1990 con una profunda vocación internacional, estableciendo como parte importante de sus objetivos estratégicos tres principios: la dedicación al exterior de un mínimo del 80% de las ventas, que el mayor mercado exterior no supusiera más del 15% de las mismas y que ningún cliente sobrepasara el 8% de la facturación”, puntualiza Garmendia.

La empresa decició abordar, principalmente y como prioritarios, “aquellos mercados más abiertos, de una gran tradición importadora, acostumbrados a las innovaciones y ávidos de ellas”, explica el presidente. La empresa prefirió estos destinos antes que malgastar las primeras energías en abordar mercados en los que se reproducía algunas de las dificultades de nuestro país, como su naturaleza tradicional o la reticencia al cambio. De forma consecuente, Ega Master siempre ha hecho especial hincapié en el desarrollo de su negocio en los países con economías emergentes.

La internacionalización no ha sido entendida sólo como una manera de abrir mercado o aumentar el volumen de venta, sino que forma parte de su estrategia empresarial. “La internacionalización es el mejor manantial de información. Y es inagotable. Por lo tanto, es el mejor motor de las bases de mejora. El mercado es quien mejor refleja las expectativas. Sólo estando presentes y bien posicionados en el mayor número de países –no sólo en los ‘primeras espadas’, sino en los que tienen vocación de serlo–, estaremos en condiciones de conocer tanto las necesidades actuales como futuras”, afirma Garmendia.

Además, el presidente de Ega Master considera que esta apertura al exterior “es el mejor medio de poner en práctica algo tan importante como la diversificación del riesgo y de mercados. Normalmente no todos los mercados se ven afectados por las distintas coyunturas o vaivenes económicos. Ni lo hacen en la misma dimensión ni al mismo tiempo. Si diversificas, aquello que puedes perder en unos países, lo recuperas en otros”.

Las llaves del éxito

El planteamiento inicial no sirve de nada por sí solo si no se ve acompañado de una estrategia empresarial que contribuya a su desarrollo. Estas son las líneas maestras de la compañía.

El arte del diseño. Un ejemplo muy claro de la apuesta por el diseño y la innovación de Ega Master es su llave alavesa, herramienta que mejora la clásica llave inglesa. Ha sido premiada en múltiples ocasiones e incluso ha sido expuesta en la muestra La utilidad del diseño del Círculo de Bellas Artes.

El alto contenido tecnológico de las herramientas diseñadas por la compañía exige un gran esfuerzo en I+D+i. Ega Master destina a este fin un 7% de su facturación anual, alrededor de 1,5 millones de euros. Según el presidente, este porcentaje es “cinco veces superior a la media del sector y seis veces superior a la media española”. Y ha tenido sus frutos, puesto que la empresa ha alumbrado más de 200 registros de propiedad industrial entre patentes y modelos industriales. “Somos pioneros en varias de nuestras gamas y referente mundial en el segmento de herramientas, equipos e instrumentos de seguridad. Este esfuerzo innovador nos ha convertido en el fabricante más laureado del sector a nivel mundial”.

Integración horizontal. Ega Master apostó por este modelo productivo cuando nadie en su sector lo hacía, pese a que la integración horizontal cuenta con probado éxito otras industrias como la automovilística o la aeronáutica. “Se trata de un modelo en el que el fabricante se centra en sus puntos fuertes, aquellos eslabones clave y de mayor relevancia para aportar el máximo valor añadido, como I+D+i, ingeniería, diseño industrial, control de calidad, etc. Nadie puede ser el mejor en todas las tecnologías, pero sí subcontatar a los mejores especialistas en cada una”.

Herramientas anticrisis

Tras consolidar su facturación en más de 19 millones de euros en los tres últimos años, Ega Master ha dado un salto cuantitativo en el último ejercicio. La compañía ha cerrado 2012 con unas ventas de 21,4 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 7,8% respecto al ejercicio previo.

Esta cifra supone un récord histórico para la empresa, que confía mantener esa línea ascendente este año, ya que espera cerrar con una facturación de 23,7 millones (+10,7%). El 90% de sus ventas proviene de la exportación. Casi la mitad de sus ventas en el extranjero (48%) corresponde a mercados emergentes.

¿Pero qué fabrica Ega Master?

La compañía está especializada en el diseño y producción de herramientas de mano –llaves, alicates, tenazas, destornilladores...– y equipamiento de control y medición. La particularidad es que su catálogo incluye referencias de gran especialización y alto contenido tecnológico.

Por ejemplo, dispone de un juego de herramientas de corte y amolado cuyas chispas no superan los 70 ºC, por lo que pueden emplearse de forma completamente segura incluso en zonas de riesgo de explosión por gas, como refinerías, minas, etc. Esto permite realizar las labores de mantenimiento sin detener la producción, ahorrando millones de euros por paradas no programadas. Y también cuenta con soluciones fuera del ámbito industrial.

Así, su portafolio incluye una llave dinamométrica hipoalergénica, inoxidable y esterilizable, que se utiliza en operaciones quirúrgicas de rodilla y otras articulaciones. En total, cuenta con nueve gamas especiales de herramientas: antimagnéticas, de seguridad eléctrica (aisladas a 1.000V), anticaída, antiestáticas (ESD), para atmósfera explosiva (ATEX), subacuáticas y tres familias de artículos antichispa. Y a ellas hay que sumar las familias más tradicionales de herramientas, como las de tubo, las destinadas al sector de automoción, etc.

Este amplio catálogo ha permitido que sus herramientas de mano sean las elegidas por algunas de las empresas más exigentes del mundo en diversos sectores industriales. Un demostración de su calidad es que, como ya se ha mencionado, fueron usadas en el descubriento del Bosón de Higgs. 

Entre sus clientes figuran grandes empresas del sector de automoción, aeronáutica, petróleo y gas y minería. También fabrica herramientas para otras marcas (OEM), actividad que supone una de las partidas más importantes de su facturación: en torno al 30%.

La apuesta por los países emergentes

El negocio de Ega Master está firmemente asentado sobre dos pilares: la exportación y la fabricación para terceros u OEM (Original Equipment Manufacturer).

Objetivo: exportar. La compañía nació con el firme propósito de conseguir que el 80% de su facturación viniese de sus ventas más allá de nuestras fronteras. Este objetivo ha sido alcanzado y superado. “Esa cuota se ha convertido en casi un 90%. Y prevemos que se mantenga. Las exportaciones se reparten en más de 150 países. Entre ellos hay algunos tan difíciles como Japón, Corea o China. Y otros tan exóticos como los de la Polinesia o Papúa Nueva Guinea”, señala Garmendia.

Además, remarca que “tanto o más importante que el dato cuantitativo es la distribución geográfica de las ventas”. Así pues, el fundador de la empresa reseña que “las exportaciones destinadas a los países emergentes, aquellos que está previsto que crezcan a mucho mayor ritmo, suponen más de un 40%.

Estos mercados están ganando terreno a pasos agigantados a Occidente en general y a Europa en particular, que ya han visto reducida su participación en la tarta de nuestras ventas, situándose por debajo del 50%”, puntualiza el presidente. “Esperamos extendernos a través de los países EAGLE (economías emergentes y motores de crecimiento, Emerging and Growth Leading Economies) y aprovechar su diferencial de crecimiento presente y futuro, consolidar nuestra posición en Occidente y mantener nuestra condición de referente mundial”, añade.

La empresa apuntala este negocio internacional con filiales y delegaciones en Alemania, Bélgica, Italia, Francia, Reino Unido, Brasil, Singapur y México, además de una red de distribuidores en todo el globo.

En cuanto al negocio como OEM, esta actividad supone alrededor del 30% de la facturación de la compañía. “La agilidad, flexibilidad y facilidades que nos proporciona nuestro modelo nos permite ofrecer todos los artículos de nuestro catálogo –más de 13.000 referencias– como complemento de los fabricados por los grandes grupos, usuarios importantes e incluso a nuestros propios competidores. Ofrecemos estos productos personalizados, incluso con su propia marca”, reseña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes