La expansión de Enrique Tomás en cifras

Aunque hasta ahora el crecimiento de Enrique Tomás han superado el 50%, los datos pueden ser todavía mejores. Te contamos las claves de su éxito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El crecimiento será en forma de franquicia, pero liderado por la compañía: con la apertura de flagship stores de gestión propia que contribuyan a crear marca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rally de aperturas y boom de ventas

Aunque las ventas de Enrique Tomás han acumulado un crecimiento superior al 50% en los últimos dos ejercicios, este año puede suponer un auténtico boom. La empresa espera cerrar con una facturación de 50 millones de euros, tres veces más que en 2012. De hecho, algunas de las tiendas mejor ubicadas están incrementando sus ventas entre un 20% y 30% interanual, aunque la media está en un crecimiento del 12%-14%. En cualquier caso, este despegue se basará fundamentalmente en un rally de aperturas gracias al desarrollo de la fórmula de franquicia, doblando su red en apenas un año. Pero lo mejor está por llegar: la compañía prevé abrir 300 establecimientos en los próximos tres años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jamón a todas horas y en todas partes

Para aquellos que sean de Barcelona, probablemente no haga falta presentar a Enrique Tomás. Sus tiendas son parte del paisaje de la ciudad y municipios cercanos. Sin embargo, hasta ahora la compañía no había trabajado su imagen como cadena. Esto cambió el año pasado, cuando decidió abordarlo a través de varias acciones de comunicación.

Participación en eventos
“La mejor forma de comunicar la marca es con el producto delante”, afirma Tomás. Apuestan por presencia en eventos en los que su jamón cobra protagonismo y buscan aliados de renombre en la restauración. Por ejemplo, organizó una degustación acompañado por Enric Crous, director general de Estrella Damm, y el chef Romain Fornell, estrella Michelín.

Vender en todas partes
La compañía ha apostado por vender en sitios dispares, sacrificando el margen en pos de la visibilidad. Así, en algunos cines se puede comprar un cucurucho de tacos de jamón. “Para ofrecerlos a 5,50 euros en los cines, donde venden palomitas y todo es beneficio, imagínate a qué precio se lo tengo que vender yo. Les doy todo el margen, sólo exigimos que esté identificado que es jamón Enrique Tomás y se venda al precio recomendado”, señala. También sirve en inauguraciones, bodas...

“Acercamos el producto a donde esté el cliente pero sin perder dinero. Incluso tenemos un servicio para barcos. Si alguien va a navegar y quiere un jamón con cortador, se lo ponemos. Que la gente se acerque a la marca”, explica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Su estrategia se basa en vender marcas de prestigio por encima de 29 euros/kilo, pero bocadillos a precio ajustado (2,20 euros) en barra.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito