Cuatro modelos de negocio a seguir

Sus clientes son adinerados, exigen exclusividad y pagan por ella, ya sea por el alquiler de un coche de lujo, un asistente personal, servicios inmobiliarios o el alquiler de un superyate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alberta La Grup: El arte de satisfacer el menor deseo de los muy ricos

El hecho de que los muy ricos viajen cada vez más y tengan casas diseminadas por el mundo está impulsando el lifestyle management (gestión del estilo de vida).

En España, entre esas empresas destaca Alberta La Grup, fundada en 2006 por Lourdes Carbó, 46 años, que durante años ejerció como asistente personal para un family office catalán. Lourdes, que empezó a los 19 años de recepcionista, se encontró un día con que la familia propietaria del family office se trasladaba a Estados Unidos, “de modo que aproveché la situación para poner en marcha un proyecto que tenía desde hacía años: crear mi empresa de lifestyle management. La decisión definitiva la tomó en el 2004.

“Estando en Londres, leí en la revista Wallpaper una serie de reportajes sobre este tipo de empresas, en varios países, pero no en España”, explica. Y un tiempo después la montó, con sólo 3.000 euros de la prestación del desempleo.

“Conseguí los primeros clientes echando mano de contactos que tenía de la época del family office y acudiendo a los llamados conectores, ese tipo de profesionales que están en contacto con gente de dinero, abogados, banca privada”, recuerda. Eso sí, el boca a oído es fundamental.

“La primera familia americana, que logré, en 2007, quedó tan satisfecha que nos mandó otros 14 clientes”. A Lourdes le ha ido bien, pese a la crisis. Sus ingresos han subido. Facturó 500.000 euros en el 2011 y este año espera terminar cerca del millón. Tiene siete asistentes personales en su plantilla, que dan servicio a cerca de 35 familias, la mayor parte (29) extranjeras que vienen de vez en cuando a España, además de varios freelancers. Y ahora está contratando a corresponsales en sitios como Londres, Dubái o Moscú que puedan dar servicio local a sus clientes. Pero, ¿qué le piden a Alberta La Grup sus clientes? “De todo” responde Lourdes.

“Vienen, y si tienen casa, hay que abrirla, encontrar servicio, organizarles la casa, su tiempo libre, reservas en un restaurante o un teatro, si tienen que comprar regalos lo haces tú... Es un servicio 24 horas por 365 días”, resume.

www.albertalagrup.com

Rent Bull: El sueño de conducir un coche mítico por 1.500 euros

Madrileño, de 41 años, Luis Miguel Llanos decidió, después de unos años trabajando en la hostelería y los seguros, fundar en 2000 una empresa de venta de automóviles de alta gama, desde Mercedes y BMW a Ferrari y Aston Martin.

“El negocio iba muy bien, vendía unos 280 unidades al año, hasta que a principios del 2008, los compradores empezaron a devolver los coches porque no los podían pagar ni  mantener“, apunta. Luis Miguel se encontró de repente con un stock de vehículos supercaros –algunos de 200.000 o 300.000 euros– a los que ya no podía dar salida.

“La opción era quebrar  o buscar otra salida para los vehículos. Decidimos crear una agencia de alquiler de coches de lujo”, afirma. La nueva empresa, Rent Bull, que empezó con nueve coches, tiene ahora unos 80 y dispone de cuatro bases en España (Madrid, Marbella, Barcelona e Ibiza) y unos 25 empleados. Y esto no es un negocio de masas. Alquilar un Ferrari F430 F1 Spider cuesta 1.749 euros al día. Un Porsche 911 Turbo, un poco menos: 650 euros. Además, la banca no da financiación para adquirir estos coches.

“Los compramos al contado, los usamos uno o dos años y luego los vendemos a buen precio ya que duran mucho tiempo” dice Luis Miguel.

¿Quiénes son los clientes? “Básicamente, extranjeros que vienen a España por turismo o negocios y quieren alquilar un coche de estos”, explica. La empresa trata de ampliar el target de clientes a través de acciones de marketing dirigidas a las empresas y particulares.

es.rentbull.es

Charter & Dreams: La química que se aburría en el laboratorio

 Alos 25 años, Judith Estrella lo tenía todo resuelto. Barcelonesa y licenciada en Químicas, trabajaba en una empresa farmacéutica en la que, dice, “tenía una buena remuneración”. Sin embargo, se aburría y sentía necesidad de volver al mundo marítimo en el que sus padres tienen una pequeña firma. Decidió hacerlo, sin embargo, por todo lo alto.

A principios de 2010 abandonaba su trabajo y, con un socio, montaba una empresa de alquiler de yates de lujo, “porque me di cuenta de que en Barcelona no había ninguna firma que lo estuviera haciendo de modo profesional, con una oficina y acciones de marketing”.

Ahora, con 29 años, tiene 12 yates en alquiler y espera facturar este año en torno al millón de euros, lo que no está nada mal para una chica de 29 años que trabaja con otras tres personas. En su cartera hay yates como el Benetti 141, con 43 metros de eslora, capaz de llevar 11 pasajeros y con equipamientos tan sofisticados como una moto de agua Bombardier, esquís acuáticos, kayaks, TV por satélite e Internet, un lujo que cuesta 13.400 euros al día o 80.000 a la semana.

Los barcos, naturalmente, no son suyos. “Un yate de estos, que puede costar cinco millones de euros, se alquila por 5.000 euros. No resultaría rentable adquirirlos”, explica. El modelo de negocio consiste en ofrecer a sus propietarios que, en la actualidad no pueden hacer vacaciones muy largas debido al trabajo, un servicio de alquiler de sus propios barcos: “una propuesta que les permite pagarse los gastos de amarre y tripulación (algunos yates tienen hasta tres empleados), que son muy caros”.

Además, Charter & Dreams no sólo alquila los barcos que tiene en cartera sino los que estén disponibles en otras empresas. Su mercado no se limita exclusivamente a los millonarios de vacaciones que quieren pasarse unos días navegando por las costas de Ibiza o del Mediterráneo, sino que Judith trata de promocionar sus yates para reuniones de negocios o presentaciones de productos. Para eso cuenta con barcos especiales como una goleta (vela) turca con capacidad para 80 personas.

www.charteranddreams.com

Kristina Szekely: La reina del ‘real estate’ que llegó del frío

Su nombre es casi sinónimo de villas y mansiones de superlujo en la Costa del Sol, la agente a la que hay que contratar antes de vender o comprar alguna de esas soberbias propiedades de La Zagaleta, Puerto Banús o Guadalmina.

Casas que no bajan de los dos o tres millones de euros y llegan a alcanzar incluso los 30 o 40 como es el caso de Villa Nueva Andalucía, Atalaya Río Verde, un palacio a unos minutos de Puerto Banús, con 2.200 metros construidos en casi 8.000 de parcela, a la venta por 33 millones.

A Kristina Szekely, nacida en Hungría y criada en Suecia, le han bastado 30 años para ser la reina del real estate más exclusivo en España. Tiene más de 100 viviendas en Puerto Banús, ocho de ellas por más de 10  millones de euros. En la Zagaleta dispone de unas 50 villas en oferta, cinco por más de 10 millones. En sus varias oficinas –Marbella, Puerto Banús, Madrid…– emplea a unas 50 personas, la mayor parte como comerciales. Su escalada ocurrió, de modo natural, impulsada por su facilidad para conectar con la gente, su habilidad para los idiomas (habla seis) y su capacidad para prestarle a sus clientes un nivel de servicio difícil de igualar hasta por multinacionales del sector presentes en la zona.

“Tienes que interpretar lo que quieren” explica Kristina, “entender quienes son, si son una pareja feliz o se han divorciado, si van a empezar una vida nueva o tienen nietos; para qué quieren las casas, para usarlas o como inversión; como las van a usar, si  van a hacer mucha vida social, o no, cuando la van a utilizar, en que época del año”. Otra de las claves “es tener pasión por el trabajo y servir a tus clientes”. Su oficina está siempre abierta, todos los días, excepto el de Navidad y Año Nuevo. 

Kristina ha trabajado también intensamente su propia marca personal, muy en línea con lo habitual en Estados Unidos, donde algunos vendedores de villas se han convertido en personajes populares de la televisión. Se ha convertido en uno de los personajes de la Marbella moderna.

“He sido presidenta del club Rotarios y ahora presido la Asociación de Mujeres Empresarias de Marbella”. Y, ¿cómo no?, ha salido muchísimo en televisión. Su última iniciativa, hace siete años, fue el de afiliar su agencia a la red internacional de Sothebys Real Estate, con más de 600 oficinas diseminadas por el mundo.

”Es una marca de superlujo que te aporta toda la clientela potencial de esa red, nos invitan a las subastas, donde nos mezclamos con los compradores, o a convenciones en Nueva York o California, donde podemos establecer contactos con agentes de los países que nos interesan“, confiesa Kristina.

ksmarbella.com/es/

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito