Productoras de TV que conquistan los gustos del público internacional

¿Sabías que Los Serrano o Cuéntame han arrasado en Finlandia? ¿O que se emiten adaptaciones de El hormiguero y de Tu cara me suena en China? Te desvelamos las claves que están detrás del éxito de las producciones españolas en el extranjero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Muchas veces nos quejamos de la programación que ofrecen las cadenas de televisión españolas, pero lo cierto es que buena parte de nuestras series y algunos programas de entretenimiento también triunfan fuera.

Más allá de los grandes grupos como Globomedia (que ha exportado Los Serrano, El internadoÁguila Roja o El barco) o Gestmusic Endemol (Operación Triunfo o Tu cara me suena), algunas compañías de menor tamaño están consiguiendo que sus productos gocen de gran acogida en otros países, exportando series como Gran Hotel, Física o Química, Cuéntame o El secreto de Puente Viejo y programas como El hormiguero o Un país para comérselo.


Según los datos de FAPAE (Federaciones y Asociaciones de Productores Audiovisuales), la exportación de productos televisivos supuso 44,4 millones de euros en 2012, un 6,6% más que el año anterior. Además, supone un 31% de las exportaciones, frente al 42% que aporta el cine y el 26% de la animación. Y eso a pesar de que en las dos últimas temporadas se ha reducido un 44% el número de estrenos de ficción, según GECA (Gabinete de Estudios de la Comunicación Audiovisual).


Calidad y universalidad
¿Qué ha cambiado para que nuestra televisión haya empezado a viajar fuera? ¿Qué factores contribuyen al éxito de nuestros productos en el extranjero?


Impulso de las cadenas. La irrupción de las televisiones privadas en los 90 cambió definitivamente el panorama. “Llegó un momento en el que las cadenas empezaron a apostar por la ficción propia. Se dieron cuenta de que a la gente le gustaba más que la extranjera porque recoge problemas, tramas y personajes que son muy cercanos. Esto ha permitido que en las dos últimas décadas desarrollemos una ficción muy potente, con equipos, directores, guionistas y creativos muy buenos. Además, la competencia entre cadenas ha puesto las pilas al sector”, declara Alejandro Ojeda, director de Negocio Internacional de Boomerang TV.
Gran calidad. Según Ojeda, “la ficción española viaja bien fuera porque se hace muy buena ficción en comparación con otros países de nuestro entorno, como Italia y Francia. Hemos sido un poco más atrevidos en cuanto a contenidos y nuevas fórmulas”.


Éxito local. Siempre hay excepciones, pero a la hora de exportar un producto, es esencial que venga avalado por el buen comportamiento en su emisión en las cadenas nacionales. Y los productos españoles ya son capaces de plantar cara en prime time a cualquier producción estadounidense. “Si una serie no tiene éxito aquí, por muy buena que sea, no vale de nada”, asegura Campos. Igualmente, Ojeda advierte que “es más fácil exportar una serie cuando ha tenido éxito y repercusión en tu propio país, ya que llama la atención fuera”.


Gustos globales... Aunque esté instalado el tópico de que Spain is different, lo cierto es que nuestros gustos se parecen mucho más de lo que creemos a los del resto del mundo. También en la televisión se puede hablar del fenómeno de la globalización. “Siempre que miras al mercado internacional, piensas que es distinto. Y luego te das cuenta de que es similar. Por ejemplo, presentamos una serie a unos distribuidores internacionales y la respuesta fue que querían una protagonista femenina, una historia de amor y melodrama... Era una serie que estábamos intentando colocar en Francia, Gran Bretaña y Alemania”, afirma Ramón Campos, cofundador de Bambú Producciones.


...y géneros universales. En España, tradicionalmente se han producido comedias o series familiares, pero ahora se ha abierto la puerta a otros géneros que resultan más sencillos de exportar, puesto que son más universales. “Las productoras han tenido libertad a la hora de plantear géneros novedosos y diferentes se ha apostado por géneros como el policiaco, thriller, misterio, histórico....  Hemos sido muy atrevidos a la hora de abordar géneros en los que antes se veía imposible que aquí se pudiera hacer algo bueno”, asegura Ojeda.


Barreras de entrada
Aunque el producto televisivo español cada vez encuentra mayor acogida internacional, todavía hay ciertas barreras de entrada que dificultan su difusión.


Duración excesiva. “El prime time español lo ocupan series de 70 a 90 minutos, mientras que los formatos internacionales rara vez pasan de 45 minutos. A la hora de vender la lata, tienes un problema. Si comercializas el guión, se puede adaptar para producir sólo 45 minutos”, explica Gonzalo Sagardía, director de Desarrollo de Negocio Internacional de 7 y acción. Y para la lata, la solución pasa por el remontaje. 
Carácter atrapalotodo. El modelo de televisión en abierto que tenemos en España obliga a desarrollar series y programas capaces de atraer a muchos anunciantes. Para eso es esencial abarcar a todo el público. “Eso limita la venta a determinados canales extranjeros, de nicho, que tienen un público concreto”, especifica Campos. 


Escasa coproducción. A las productoras españolas les cuesta entrar en coproducciones internacionales, “que es donde está el dinero y la fuerza comercial”, explica Txemi Barrera.


Competencia yanqui. “Es más difícil colocar una serie española que una estadounidense. Es complicado competir porque las diferencias de presupuesto son amplias”, apunta Ojeda.

7 y acción: Las hormigas que conquistan el mundo

Esta es la productora que Pablo Motos y Jorge Salvador fundaron en 2007 para desarrollar El hormiguero. La compañía no sólo ha conseguido que el programa sea un éxito, sino que también ha logrado vender el formato fuera de nuestro país. Y esto es especialmente relevante porque el entretenimiento español, a diferencia de la ficción, la animación o el cine, tiene una escasa penetración en el mercado internacional. La adaptación de El hormiguero ya se ha emitido en Chile, Brasil, Portugal y China y pronto podrá verse en México. Además, la compañía ha concedido la opción para producir el formato en Francia, Italia, Alemania, Argentina, Colombia, Rumanía o Estados Unidos. El caso estadounidense es especialmente interesante, ya que el tomador de esa opción es el actor Will Smith, que quedó impactado en su visita al programa y decidió llevarse el libreto bajo del brazo para intentar producirlo en su país.

Uno de los problemas para vender el formato de un programa de entretenimiento es su capacidad de ser replicado. Según Gonzalo Sagardía, uno de los mayores aciertos de El hormiguero es la documentación que se acompaña al vender el formato. “Salvador tuvo la visión de elaborar toda una Biblia de contenidos, que tiene unas 3.500 páginas en las que explicamos a los productores internacionales cómo se produce cada sección”, explica. 

Sus éxitos

El hormiguero. Adaptado en Chile, Brasil, Portugal, China y en breve se estrenará en México.


El plan B. Adaptado en Holanda.

Boomerang TV: De Estados Unidos a China, pasando por Italia

Boomerang TV es responsable de la producción de El tiempo entre costuras, la adaptación de la exitosa novela de María Dueñas. La serie comenzó a emitirse en octubre y la gran acogida de la audiencia y su calidad de realización están despertando el interés del sector audiovisual de todo el mundo. “Mucha gente ha mostrado interés por la lata fuera de España. Se sorprenden mucho con las promos que les hemos enviado por el nivel de producción”, explica Alejandro Ojeda, director de Negocio Internacional de la productora.

El éxito de Boomerang no es flor de un día. La productora nació en 1998 y es responsable de programas y series como El diario de Patricia, Salsa rosa, Física o Química o Los misterios de Laura. Además, ha realizado adaptaciones de formatos internacionales como Top Chef o La voz. Actualmente, es una de las compañías más importantes del sector.

El primer gran éxito de exportación vino de la mano de Física o Química. Esta serie juvenil gozó de unos índices de audiencia espectaculares y tuvo una gran repercusión por los temas que trataba y la forma de abordarlos, lo que le abrió las puertas al mercado internacional. Se emitió en múltiples países e incluso contó con una adaptación en EE UU, donde se convirtió en una telenovela diaria emitida en prime time para el mercado de habla hispana.

También cuenta con otros productos que han funcionado muy bien internacionalmente. Por ejemplo, se ha vendido el formato de Los misterios de Laura a Warner Productions, que está preparando un piloto para la NBC, una de las cuatro grandes cadenas estadounidenses.

Sus éxitos

El tiempo entre costuras. Comenzará muy pronto su distribución internacional.


Física o Química. Adaptada en Rusia y EE UU (mercado hispanoamericano). Lata original emitida en Italia, Francia, Portugal, Rusia, Ucrania, Serbia, Croacia, Bulgaria, EE UU (de habla hispana), México, Angola y Mozambique.
Los misterios de Laura. Adaptada en Rusia y trabajando en su adaptación en EE UU e Italia. Lata original emitida en Francia, Bélgica, Suiza, Argentina y Canadá.


Los protegidos. Adaptada en Turquía y con una opción de adaptación en EE UU. Lata original emitida en Francia, China, México, Portugal, Angola, Mozambique y Costa Rica, entre otros países.


El secreto de Puente Viejo. Lata original en Italia, Francia, Croacia, Macedonia, Montenegro, Serbia, Bosnia y Eslovenia.
Génesis, en la mente del asesino. Lata original emitida en 39 países: Alemania, Francia, Italia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Dinamarca, Noruega, Finlandia, Grecia, Polonia, Bulgaria, Hungría, República Checa, Rumanía, Croacia, Serbia, México, Perú, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Repúbica Dominicana...


La revoltosa. Lata original emitida en China.
Tierra de Lobos. Lata original emitida en Italia y toda Latinoamérica.


The Avatars. Coproducida en Italia.

Bambú Producciones: La ‘Downton Abbey’ española

A pesar de la juventud de Bambú Producciones, la compañía puede presumir de haber producido algunas de las series de más éxito de los últimos años. Después de mucho tiempo trabajando en otras productoras, Ramón Campos y Teresa Fernández-Valdés decidieron fundar su propia empresa para tener el máximo control sobre sus creaciones. La productora nació en 2008 y pronto cosechó los primeros éxitos.

“Empezamos trabajando con TVE, con la serie Guante blanco, que fue un fracaso. Fue lo mejor que nos pudo pasar. A partir de ahí, hicimos un análisis de dónde habíamos cometido errores para intentar saber dónde están las claves del éxito”, declara Campos.


No cabe la menor duda de que aprendieron bastante, puesto que los éxitos se han ido sucediendo desde entonces, con series como Gran reserva, Hispania o la miniserie Marco. Pero el aldabonazo definitivo llegó con Gran Hotel. “Fue una diferencia abismal. Las otras series se vendían, pero sólo era una serie española que salía fuera. Con Gran Hotel tenemos la sensación de que estamos mirando de tú a tú a la producción extranjera. Ha salido a países tan importantes como Francia, Gran Bretaña o EE UU. Y hay negociaciones para el formato en otros países. Ha marcado una gran diferencia”, explica. “Cuando la presentamos en Cannes en 2012, nos llamaban el Downton Abbey español. Cuando creamos la serie no teníamos la referencia de Downton Abbey, porque Gran Hotel se ideó antes. Pero tener esa referencia ayudó a que fuese vendida.

Sus éxitos

Gran Hotel. Adaptada en Italia, Alemania, China, Brasil. Lata original emitida en Estados Unidos (mercado hispanoamericano), Gran Bretaña, Irlanda del Norte, Austria, Alemania, México, Rusia, Francia, Finlandia, Estonia, Turquía, Lituania, Hungría, Polonia, Ucrania, Irán, República Eslovaca, República Checa, Bulgaria, Rumanía, Moldavia y diversos países de la antigua Unión Soviética y de Yugoslavia.

Hispania. Serie original emitida en Estados Unidos (mercado hispanoamericano), México, Rumania, Moldavia, países de la antigua Yugoslavia, Cuba, Puerto Rico y Tailandia.

Gran reserva. Adaptada en Chile. Lata original emitida en México, Estados Unidos (mercado hispanoamericano), Canadá y Uruguay.

Grupo Ganga: ‘Cuéntame’, una historia de progreso

Detrás de la serie Cuéntame, con 14 temporadas y más de 250 capítulos a sus espaldas, está la productora Grupo Ganga. Su enorme éxito no ha resultado indiferente al sector audiovisual internacional, logrando ser vendida o adaptada en más de una decena de países. Cuéntame fue la primera producción de la compañía, que se creó en 1997 gracias a la experiencia de sus fundadores, el matrimonio formado por el productor Miguel Ángel Bernardeau y la actriz Ana Duato. “El éxito internacional de Cuéntame se basa en la universalidad de las situaciones de la familia. Al venderla fuera, lo que atrae es el progreso. Es una historia de triunfo de una familia que viene del ámbito rural, algo que ha pasado en todos los países industrializados. Por eso ha funcionado en todas partes”, comenta Txemi Barrera, director comercial de Ganga. Sin embargo, su andadura más allá de nuestras fronteras es reciente. “El negocio internacional comenzó en 2008. La empresa apenas era conocida, así que empezamos a desarrollar relaciones institucionales y a proyectar la empresa.

Seguimos un proceso muy trabajoso, de muchos contactos y muchos viajes y, afortunadamente, ha ido dando sus frutos”, afirma. La compañía también ha conseguido exportar otros productos, con la particularidad de que no se limita al formato tradicional de serie. Por ejemplo, uno de sus mayores éxitos internacionales ha sido la miniserie Desaparecida. Y también Un país para comérselo.

Sus éxitos

Cuéntame.  Adaptada en Ecuador, Italia (coproducción), Portugal, Turquía y México. Lata original emitida en Ecuador, Estados Unido (para el mercado hispanoamericano), Puerto Rico, México, Uruguay, Finlandia y Portugal.


Desaparecida. Adaptada en Grecia, Austria, Alemania, Suiza y Francia. Lata original emitida en Ecuador, Francia, Argentina y Uruguay.


Un país para comérselo. Próxima adaptación en Chile y Argentina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes