Tres ejemplos de emprendedores que emigraron para montar su negocio

Conoce las razones por las que estos 3 empresarios decidieron emigrar para desarrollar sus proyectos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Koldo García, cofundador y CEO de The Mad Video

Con sede en San Francisco

“Nuestro centro de operaciones tenía que estar en EE UU por el mercado al que nos dirigimos y por nuestros partners”

Con sede en San Francisco y ganadora de la Startup Competition de Silicon Valley de 2013, The Mad Video es una herramienta que permite la creación de vídeos online interactivos, en los que se puede etiquetar y compartir el contenido (personas, lugares, productos…) a partir de vídeos publicados en YouTube, Vimeo o Brightcove. “Nuestra solución es ideal para las marcas –que pueden convertir sus vídeos en un canal de ventas directo, con altos ratios de conversión y costes de producción muy competitivos– y para creadores de contenidos, que pueden monetizar sus vídeos al mismo tiempo que ofrecen a su audiencia (espectadores) una experiencia más profunda y rica”, explica Koldo García, su fundador y CEO.

¿Por qué crearla fuera de España? “Cuando comenzamos a plasmar la idea nos dimos cuenta de que, por el tipo de producto que era y por el público y empresas a las que iba dirigido, nuestro campo principal de operaciones tenía que estar en EE UU. Nuestro mercado (escalable y homogéneo) y nuestros potenciales partners están allí y para nosotros esto resulta fundamental”. The Mad Video tiene su sede en San Francisco y cuenta con una  oficina en España.

Koldo García ha encontrado en Silicon Valley la plataforma para expandir su negocio.

David Carrero, fundador de Stackscale

Con sede en Ámsterdam

“Queríamos dirigirnos al mercado internacional desde el principio”

Como explica su promotor y fundador, David Carrero, “Stackscale es una nueva empresa de tecnología cloud computing donde desarrollamos soluciones de cloud privado adaptadas a las necesidades de cada cliente. Cubrimos segmentos de clientes medianos y grandes, con servicios de alta disponibilidad, alto rendimiento y alta escalabilidad”.

Aunque tienen sede en Madrid, su central está en Ámsterdam: “Abrimos allí mucho antes que hacerlo en España porque queríamos dirigirnos a un mercado internacional desde el día uno y qué mejor forma de hacerlo que empezando fuera. Adicionalmente, nos hemos encontrado con muchas más ventajas fiscales que en España. Te lo ponen todo mucho más fácil, te ayudan a que te implantes como ciudadano y te integres lo mejor posible. Además, por I+D y tecnología hay exenciones fiscales durante al menos un año. La burocracia es realmente eficaz, respondiendo a solicitudes en menos de cinco días… Nada que ver con España”.

Y aunque el idioma puede ser un obstáculo, “con inglés se puede hacer negocios en Holanda y en todo el mundo. El clima para los socios españoles es negativo, pero la cercanía lo compensa”.

Miguel Quintana, CEO de Mindfulnets

Con sede en Suecia

“Aquí el entorno es más receptivo a innovar”

Desde su sede en Suecia, Miguel Quintana acaba de lanzar en Estados Unidos Mindfulnets.co, una plataforma pensada para ayudar a las personas a controlar su estrés desde la web y desde el móvil. “El mercado de telesalud en España aún es incipiente, por eso he decidido crear y lanzar productos en esa línea en mercados más evolucionados con una demanda ya creada y en un entorno más favorecedor y abierto a la innovación en este sector, como Suecia y EE UU”.

En su caso, las ventajas de instalarse fuera han tenido mucho que ver con la burocracia, “mucho menor en el establecimiento de empresa y con un entorno más receptivo a la innovación”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión