El emprendedor que toma sus grandes decisiones en sólo tres minutos

Con un estilo propio y tomando las decisiones en tan sólo tres minutos, Custo Dalmau, junto a su hermano David, ha levantado uno de los mayores imperios de la moda española.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Apostar a lo grande

Cuando en 1981 Custo y su hermano David empezaron a diseñar sus primeras camisetas, nadie en este país hacía nada por el estilo y menos para hombre (entonces producían sobre todo para hombre). Hoy el 85% de ventas son de mujer. Sin experiencia en el mundo de la moda, tuvieron claro que si querían hacerse un hueco, tenía que ser con un producto diferente.

“En Estados Unidos buscamos tiendas de referencia y tuvimos la suerte de que Henri Bendel, que está en la 5ª Avenida, nos tuvo en sus escaparates unas tres semanas. Además, de la suerte que vino de la mano de series como Friends o Sexo en NY donde aparecieron nuestros diseños, nunca supe quienes habían sido los estilistas. Me hubiera gustado darles las gracias e invitarlos a cenar. Los europeos nos descubrieron desde nuestra oficina estadounidense, nos llamaban allí”.

Francia, EE.UU... El mundo se les quedó pequeño

¿Por qué tuvieron éxito? "Porque no teníamos competencia. Acertamos con el producto y fuimos a colocarlo en las tiendas que eran referencia de moda en Barcelona, como Furest o Carlos Torrents".

Su primera estrategia fue ir a vender a tiendas de moda de primera línea. La segunda, exportar. “Con un año y medio de experiencia y cuatro personas en la oficina empezamos a vender a Francia y a Estados Unidos. Mi mercado es global. Si puedo ir fuera, pues voy”.

Puntos de venta adecuados

Para dar a conocer su producto como firma de moda siempre fueron conscientes de que debían estar en los puntos de venta de los creadores de tendencia. En sus inicios lo hicieron en Barcelona y, posteriormente, en Nueva York. Más tarde propiciaron que estilistas de series de éxito utilizaran su ropa en algunos capítulos de máxima audiencia.

Internacionalización

Custo ha vendido en todos los mercados. Han abierto 70 tiendas en todo el mundo y ahora están inmersos en un proyecto de mayor expansión mundial. Son conocidos sus espectaculares desfiles en Nueva York.

Mantener la esencia

“La gente debe saber que es Custo sin mirar la etiqueta”, asegura el diseñador. Ésa ha sido y es una de las claves de su éxito. Han conseguido realizar variaciones a lo largo del tiempo, manteniendo la esencia que les ha caracterizado, en cuanto a prendas con mucho colorido, buenos diseños, mezcla de materiales.

La intuición importa, ¡y mucho!

“El mundo de la moda es muy intuitivo, aunque la intuición es la experiencia que oculta muchas horas de vuelo. El sector ha cambiado mucho. Es muy estratégico. Cuando empezamos la moda era para gente creativa. Nosotros con un buen producto y un esfuerzo ridículo conseguimos llegar. Hoy puedes tener el mejor producto, pero sin estrategia comercial y de marketing, fracasas”.

Gestionar las tiendas a 10.000 km

Desde Hong Kong a Honolulu, pasando por Nueva York la red de tiendas de Custo Barcelona recorre más de 10.000 km de distancia, lo cual no le permitía gestionarlo todo desde España y tampoco permitía crecer por ello, había que cambiar la mentalidad . “Al querer controlar la autenticidad del producto, el montar tiendas a 10.000 kilómetros de distancia no era tarea fácil. Por eso buscamos un socio que supiese gestionarlo, y se ocupase del retail sin perder el control de la compañía”.

Fabricar fuera y bajar los precios

“Tenemos una base de fabricación en Tailandia, pero no sólo porque sea más barato, sino porque lo hacen estupendamente. La estampación de seda, por ejemplo, es difícil y lo hacen muy bien. Sólo por estar fuera, puedes bajar un 30%. También hemos reducido márgenes. Y producimos en China. Además, es bueno abrir nuevas estrategias de marketing con el consumidor, tener más contacto directo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes