Comenzó con una modesta tienda y hoy preside un imperio

Rosa Clará ha sabido sortear las crisis creando una firma de fiesta y novias dirigida a mujeres de todo tipo. ¿Quieres conocer sus secretos?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comienzos modestos

“Me di cuenta de que todo lo que se hacía en el mundo de la moda nupcial era igual de monótono. A los 31 años tuve un hijo y paré durante año y medio, y a la hora de volver lo hice montando una tienda. Un año después creé la empresa. Todo empezó de una forma sencilla, no como un gran proyecto, pero lo cierto es que las cosas han ido muy deprisa. Hubo buenas ideas, un buen punto de partida y un equipo de gente detrás empeñado en que todo saliera bien, con muchas horas de trabajo por delante”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Errores de principiante

“En la primera feria a la que acudimos en Barcelona presentamos nuestra primera colección y tuvo un éxito inesperado. Empezamos a hacer la lista de lo que necesitábamos para fabricar lo que habíamos vendido y nos dimos cuenta de que no teníamos dinero para comprar más tejido y seguir confeccionando. Hubo unos 15 días de una crisis profunda, pero al final una serie de bancos concedieron los avales para que pudiéramos seguir adelante. Que nadie se engañe, arrancar cuesta mucho”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Stock cero

Ha creado un sistema para producir género sin stocks de tejidos, materia prima o producto acabado. “A las tiendas enviamos muestrarios, la novia se prueba uno y se genera un pedido con unas medidas concretas. El pedido llega aquí y en ese momento se pone en marcha una rueda que permite que semanalmente se compre toda la materia prima y se inicie el mecanismo para producirlo. La gran lacra de las empresas textiles son los restos y los remanentes. Nosotros acabamos el año prácticamente con stocks cero por nuestra forma de comprar y nuestro sistema logístico”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El secreto mejor guardado

El gran secreto es innovar, innovar e innovar. En estos momentos, la empresa o la persona que se queden paradas irán para atrás. Estamos en crisis, pero también hay oportunidades tremendas que debemos aprovechar”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes