"Para triunfar hay que ser imaginativo y echarle morro"

De dirigir en 1996 un pequeño hotel con encanto en Asturias, pasaron a crear Rusticae, un club de calidad que agrupa cientos de hoteles de España. Isabel Llorens y Carlota Mateos nos cuentan las claves para consolidar una marca de prestigio y hacerlo, además, en pareja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Duros comienzos

“Cuando eres empresario, no sabes de nada. Tienes una buena idea de negocio, pero eso no implica que seas experto en todas las áreas que supone un negocio. Las hay más sencillas. Si desconoces los temas financieros, puedes acabar controlándolos con un poco de formación".

"Pero en el caso de los recursos humanos, todo es más complicado porque trabajas con personas y éstas son impredecibles”, cuenta Carlota. “Es el área más difícil de gestionar y en la que hemos tenido verdaderos problemas, como cuando detectamos que el director financiero y una persona que llevaba ocho años con nosotras nos robaban o cuando nos denunciaron por mobbing para sacar dinero… Son cosas que te hieren mucho y dices: ¡Por favor!, no me lo merezco. A mí, el tema de los recursos humanos no me gusta nada”, añade Isabel Llorens.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baches en el camino

“El primer gran obstáculo fue el propio nacimiento de la marca, que fue algo así como ‘vender humo’, porque no teníamos nada que ofrecer más que un proyecto. Pero, quizás, la etapa más difícil llegó después, como a los cinco años, cuando veías que la empresa seguía sin ser viable, a pesar de que la marca ya empezaba a tener renombre. Llevábamos cinco años poniendo toda la carne en el asador y aquello no acababa de ser rentable, no éramos capaces de cobrar un sueldo, ni podíamos comprar un ordenador, ni contratar a una persona que nos ayudase. Tuvimos un quiebro brutal, fue difícil de gestionar porque ya afectó a nuestra relación personal”, explica Carlota Mateos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La toma de decisiones

Lo más importante en la dirección en pareja, es evitar los conflictos. Carlota Mateos explica “somos muy de consenso. Hay que llevarlo como un matrimonio. Es una convivencia sana en la que sabes en qué temas al otro le cuesta más ceder y en cuáles a ti, y procuras respetar esos ámbitos. Se trata de evitar la confrontación”. Además, “es muy importante dejar el ego en casa. Aquí venimos sin necesidad de competir ni de brillar por encima de la otra y de esta manera es más fácil. Hemos visto cómo se han hundido empresas por este tipo de cuestiones. Nosotras evitamos esto”, añade Isabel Llorens.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Apostar por la innovación

Carlota explica que la innovación es uno de los pilares más importantes en el negocio, “se trata de tener capacidad creativa para generar continuamente iniciativas novedosas. Desarrollar acciones de marketing impactantes y económicas. Una de las medidas que nos han ayudado a posicionarnos como marca, y de una forma económica, ha sido nuestra capacidad para generar alianzas con otras empresas. Pensando un poco de qué manera podemos llegar a nuestro cliente target sin realizar grandes inversiones, buscamos establecer estrategias win win con otras compañías de otros sectores. Se trata de ser imaginativo y echarle morro, presentarte ahí y decir he pensado una forma de hacer las cosas de una forma nueva: cinco te dirán que no, pero ya habrá un sexto que acepte”

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una segunda opinión

“Es importante tener humildad para reconocer que no sabes de algo y preguntar a quien sabe de verdad. Si puedes, busca un mentor que esté fuera del sector y de la compañía, y que no tenga ningún interés económico en tu empresa, para que te analice el proyecto con otros ojos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes