Ejemplos de emprendedores que han triunfado gracias a la innovación

No hay más que salir a la calle para darse cuenta de los muchos negocios relacionados con el mundo de la estética y de la belleza (estilistas, cuidados de uñas, centros de bronceado, tiendas multimarca y unimarca de productos estéticos...), que han abierto en los últimos años. ¿Por qué? 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Buscando una explicación del porqué del florecimiento de este tipo de negocios, tanto en forma de negocio de barrio de toda la vida como de una franquicia, encontramos una posible razón en una probable derivación de la crisis económica. Veamos.

En todas las escuelas de negocios se estudia un curioso fenómeno sucedido durante la crisis de 1929. Y es que, según parece, en aquel año se alcanzaron en Nueva York ventas récords de barras de labios. Este es un fenómeno que se volvió a dar, en la ciudad de la Gran Manzana, tras los ataques del 11-S, cuando las ventas de lápiz de labios se duplicaron... y podría estar repitiéndose ahora.

Bueno, en honor a la verdad, las ventas de pintalabios llevan a la baja desde 2007 y han seguido esta tendencia. Pero, como en una especie de bucle, los pintalabios han sido sustituidos por las uñas. Las ventas de productos relacionadas con ellas (por ejemplo, esmaltes) han crecido –asegura la consultora NPD Group– un 65% en Estados Unidos desde el primer semestre de 2008. Claro, que esto no ocurre sólo con los productos de belleza en general ni con las barras de labios en particular.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cursos de peluquería por Internet

Rafael Montón, CEO y fundador de Stilisimus, es un apasionado del marketing e Internet. Sus dos socios lo son del estilismo, el primero, y del e-learning y de la tecnología, el segundo. Sumando sinergias, explica Montón, fue como el año pasado abrieron Stilisimus, una plataforma de formación por Internet que enseña cortes de pelo y estilo a los profesionales: “Empezamos el año pasado, pero ya llevábamos un año haciendo contactos, estructurando los cursos, hablando con profesores para ver qué tipo de cursos podían funcionar, grabando los cursos y poniéndolos a producir, etc.”.

Los cursos, muy focalizados en cuanto al nicho de cliente, “los hemos enfocado al profesional, hacia autónomos con peluquería propia y no al alumno que no tiene unos conocimientos básicos de peluquería. Y están muy cuidados en cuanto a calidad. Son muy visuales y prácticos, pensando en un profesional que no tiene tiempo para formarse de otro modo. En los cursos se aprenden a hacer, por ejemplo, determinados tipos de cortes que no se ven en ningún sitio”.

Con respecto a la relación
de este sector con la crisis, Montón señala que “pese a ir de la mano en muchas cosas, en este tema peluquería y estética han tenido comportamientos muy diferentes. En estética ha habido un gran desarrollo de negocio y de
las ventas. Sin embargo, en peluquería, que es donde nosotros hemos centrado
el foco, ha sucedido todo lo contrario. Ahora la gente va menos a la peluquería... Quienes mejor están funcionando son quienes han apostado por cambiar modelos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ámbito regional

Loida Zamuz es una reconocida peluquera gallega, que ejemplifica el desarrollo de negocios entorno a la belleza. Con cuatro salones en A Coruña, abrió su primer salón en 1982, que posteriormente se complementaron con el Spa Urbano Loida y en 1997 con una escuela: Centro Privado de Formación en Peluquería, donde se forman sus equipos. Cuenta también con una segunda marca de salones, Zamuz, orientados a un público más joven y situados en Santiago y A Coruña.

Loida vivió hasta los 15 años en Caracas. Al volver a Galicia comienza a trabajar en una peluquería ubicada en una casa particular, hasta que dos años más tarde entra en la conocida firma Loureda. Su sueño era montar una peluquería de calidad y sólo dio ese paso cuando consideró que ya estaba preparada.

Tal y como señala, enfoca su negocio como “una transformación desde dentro que se refleje hacia fuera: desde el alma hacia la imagen. Y ofrecerles así a las mujeres (y también a los hombres) un cambio que les permita ganar confianza, seguridad, autoestima...”.

Además, en lo referente al diseño económico de su empresa, Loida siempre ha buscado el desarrollo de un concepto más global de la belleza y de la estética: “Por esta razón, en 2002, pusimos en marcha el spa urbano, con el que ofrecíamos un concepto por aquel entonces novedoso en nuestra ciudad (A Coruña). También la progresiva incorporación de nuevos servicios en nuestra clínica estética, siempre intentando potenciar una belleza saludable y natural que huya de la uniformidad dictaminada por las modas”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito