Tres grandes fracasos de tres grandes emprendedores

¿Cuál ha sido tu mayor fracaso? ¿Cuál ha sido el mejor consejo que has recibido? Tres emprendedores de éxito responden a estas cuestiones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Kike Sarasola

“Fracasos he tenido 20, 20.000,  20 millones si quieres. Todos los días cometo alguno y también algún acierto”, responde el Presidente y fundador de Room Mate Hotels . La respuesta da pie a otra de sus apreciaciones y es que no se fía cuando recibe un currículum impoluto donde nadie “reconoce haber trabajado en el sector de la construcción o haberse arruinado”. La primera sensación que dice tener Sarasola cuando se enfrenta a uno de éstos currículum es de miedo “porque no sé si esa persona va a saber lidiar con una situación adversa”. Así que la primera advertencia para todo aquel interesado en trabajar con Kike Sarasola es que nunca coge a las personas con un curriculum perfecto.

En cuanto a la pregunta de cuál es el mejor consejo que ha recibido en la vida, Sarasola atribuye este mérito a sus padres cuando le decían: “No te preocupes, mañana tienes otro día para intentarlo. Así que un suelo hundirme cuando algo sale mal. Es un consejo de vida que me ha ayudado mucho”.

Gerard Olivé

Emprendedor en serie, Gerard Olivé está detrás de empresas de la talla de Antai BV  y cofundador de Wallapop y Glovo , entre otras. Aunque son todas empresas de éxito, también acumula errores, el mayor de todos, en su opinión fue: “No darme cuenta de que estaba fracasando lo suficientemente rápido”.

Consejo: “No vayas a buscar el último euro en cada negocio. Intenta crear y generar relaciones sostenibles”.

Pablo Pantaleoni

Fundador de la empresa de salud Medtep y reconocido en su día como uno de los jóvenes talentos menores de 30 años por la revista Forbes. Este emprendedor identificaba como el mayor fracaso de su carrera emprendedora “no haber corrido más. Habernos dado cuenta tarde del gran potencial de la empresa y de no haber decidido acudir antes a una financiación externa y haber internacionalizado antes”.

Cierto que Medtep nació en 2011, lanzó producto en 2012 y no fue hasta finales de 2014 cuando acudieron a la primera ronda seed en EE.UU por la que obtuvieron 2 millones de dólares, pero también Pantaleoni pensaba que había que ser muy cauto con los inversores que metes en la compañía y buscar sólo a los adecuados aquellos que, además de aportar dinero, se involucrasen en el éxito de la compañía. 

Asumido el error, dice que ahora el consejo que proporciona a cualquier emprendedor que se le acerca es: Si crees en algo y crees que tienes un producto escalable, piensa en grande”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes