7 ejemplos de emprendedores intuitivos que han tenido éxito

¿Sabías que la mayoría de las grandes decisiones estratégicas  están guiadas por la intuición? Lee la historia de estos 7 emprendedores que se dejaron llevar... ¡con éxito!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ander Michelena, General Manager International de Stubhub y fundador de Ticketbis

“La expansión internacional de Ticketbis fue clave en el éxito de esta compañía. La duda era si profundizábamos en el mercado español y así conseguir beneficios antes o si retrasábamos los beneficios y salíamos fuera. Casi todo el mundo decía que optásemos por la primera opción, pero nosotros, mi socio y yo, decidimos crecer rápidamente fuera y salimos. Analizamos la competencia, vimos que no había nada parecido en Latinoamérica, que toda la guerra estaba en Europa y EEUU y pensamos que iba a ser la inversión más interesante. Y fue todo un éxito”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Iñaki Arrola, fundador de Coches.com y cofundador de Vitamina K

El día antes de realizar mi primera inversión mi mujer me dijo “no te alíes con esa persona, no le envíes el dinero. No sé por qué, pero no me fío”. Yo seguí adelante porque todos los aspectos numéricos apoyaban la inversión y al final fue un fracaso total que me llevó a perder todo lo que había invertido. Ahora sé que, después del análisis, hay un punto relevante "de tripa” al que hay que hacer caso”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Stuart Jones, fundador de Coworkation

“Contratamos a alguien para dirigir nuestra nueva empresa. Ella marcó todas las cajas correctas -experiencia profesional, ambición, trabajadora, inteligente-, pero había algo en su actitud que me envió una señal de advertencia. La ignoré. Quería creer que habíamos encontrado la persona perfecta. Al final fue un desastre, la peor decisión de contratación que he hecho.”

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
David Boada, director de Kaizen 2D Group

“Hace 5 años lo que hacían las agencias de SEO en posicionamiento web atendía más a la cantidad que a la calidad. En aquellas fechas tuve la intuición de que los paradigmas sobre los que se estaba trabajando iban a cambiar y que Google acabaría enfocándose en la detección y penalización de todas esas estructuras de optimización para buscadores tan artificiales y de poca calidad. Y decidimos ir en contra de lo que se estaba haciendo. El resultado fue que Google mejoró su algoritmo en el sentido que habíamos intuido, lo que significó que todos nuestros clientes afianzaron sus posiciones en los rankings del buscador, mientras otras muchas webs desaparecían”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pedro Subijana, propietario y chef de Akelarre

“Mi socia, mi mujer, que se ocupa de la administración, en dos ocasiones tuvo la intuición de que una alianza con un socio mucho más poderoso que nosotros, podía ser fatal y se negó. Aquel socio cayó inexplicablemente y nos hubiera arrastrado”

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Seb Chartier, CEO de CreaVenture y fundador del salón MiEmpresa

“En 1999, cuando lancé Capital & Corporate, todo el mundo me decía que estaba loco, que era muy complicado rentabilizar una revista y que no tenía ninguna experiencia periodística, que además me dirigía a un nicho de mercado (capital riesgo y fusiones y adquisiciones) que era inexistente en España… Al final, pasé de todos y me atreví a lanzarlo. Ganamos dinero casi desde el primer minuto. Vendí la compañía unos años más tarde y la revista sigue siendo líder en su nicho de mercado 17 años después. Tenía la intuición de que, aunque el mercado era naciente, iba a crecer mucho y que había que intentarlo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
José García Carrión, presidente del Grupo García Carrión

“Buscábamos un envase a fondo perdido y el brick era el más económico y reciclable, pero a priori parecía el menos indicado, porque en aquella época sólo se venía leche en este tipo de envases. Nos lanzamos. Corrimos un riesgo muy alto porque invertimos mucho y lo apostamos todo. De hecho, hicimos como Hernán Cortés, quemamos nuestras naves para que no hubiese marcha atrás: nos deshicimos de un millón de cajas de plástico. Buscábamos llegar muy lejos con un envase barato y reciclado y funcionó. El éxito fue espectacular, tanto que ha apagado el eco de otras cosas exitosas que hemos hecho posteriormente”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito