Los extraños hábitos de bienestar del CEO de Twitter para estar activo

El multimillonario Jack Dorsey sigue rutinas poco comunes como comer solo una comida diaria.

“Cuando busquemos un modelo de vida, fijémonos en una piedra de la playa. Es batida continuamente por las olas, pero ella permanece inmóvil y tranquila, y al final, en torno a ella se calman las aguas”, dijo el emperador romano, Marco Aurelio, uno de los máximos divulgadores de la filosofía estoica. 

Un pensamiento que tiene como principio controlar nuestros propios sentimientos y emociones. En Silicon Valley se ha puesto de moda esta filosofía y Jack Dorsey, el CEO de Twitter, es su máximo seguidor.

Al contrario de muchos CEOs y grandes empresarios, Jack Dorsey es una persona que no sigue los cánones establecidos. Pocas veces se le ha visto ataviado con el traje característico de los de su poder adquisitivo. Dorsey deja a un lado las apariencias para mostrar verdaderamente quién es él, y no una idea creada por la sociedad de lo que debería ser.

Así Dorsey no utiliza vehículo para ir a trabajar, cuando no está teletrabajando realiza un trayecto de 3 km para llegar desde su residencia a las oficinas centrales de Twitter en San Francisco. ¿Cuántos empresarios lucen sus coches de gama alta en los aparcamientos de las oficinas? La plaza de Jack Dorsey está libre para quien la quiera ocupar, él solo necesita sus piernas para ir a su lugar de trabajo. Según él, ese tiempo le sirve para despejarse.

Para ser eficiente y determinante en la gestión de sus compañías necesita maximizar su capacidad y desarrollar constantemente sus hábitos. Por ello, el multimillonario cree que el mayor impacto para su salud mental es la meditación. De hecho es una práctica que lleva haciendo durante 20 años. Además, hace dos años decidió realizar un viaje espiritual de 10 días a Myanmar.

Asimismo, el CEO de Twitter usa saunas y baños de hielo antes de acostarse. El procedimiento es el siguiente: Primero se sienta en su sauna de barril durante 15 minutos, luego salta a un baño de hielo durante tres minutos. Repite el proceso tres veces, terminando con un minuto en el baño de hielo. Esta práctica ayuda a Dorsey a liberar toxinas y algunos químicos.

Por otro lado, el multimillonario usa bombillas de infrarrojo en su escritorio. “Cuando hago el trabajo, simplemente la enciendo”, dice Dorsey. La luz de infrarrojo cercana promueve la regeneración celular y antienvejecimiento, y previene lesiones y enfermedades. Aunque otros estudios demuestran que la radiación infrarroja cercana podría ser perjudicial para la piel.

En cuanto a la alimentación, Dorsey tiene una dieta bastante diferente al resto. En primer lugar, toma suplementos que mejoran su salud. “Los únicos suplementos que tomo son multivitaminas diarias y vitamina C, mucha vitamina C”, explica. La vitamina C ayuda a reducir el riesgo de enfermedades crónicas y estimula el sistema inmunológico, entre otros beneficios.

En segundo lugar, Dorsey solo cena. Tiene una comida de pescado, pollo o filete con ensalada, espinacas, espárragos o coles de Bruselas. Y para el postre mezcla bayas o un poco de chocolate negro. Las primeras dos semanas de comer solo una comida diaria fueron difíciles para Dorsey, pero ha notado cambios. “Durante el día, me siento mucho más concentrado….”, dice el CEO de Twitter. También dice que duerme mejor: “Puedo ir a la cama y noquearme en 10 minutos, si no antes”.

El sueño es una de sus mayores preocupaciones, por eso focaliza sus esfuerzos en conseguir siempre la mejor calidad. Por ello, tiene un anillo Oura portátil, que mide la calidad del sueño, la velocidad de recuperación y la actividad diaria. “Si sigo un horario de sueño constante, obtengo puntajes más altos y también obtengo un sueño mucho más profundo”, comentó a Greenfield.

Por último, Jack Dorsey escribe sobre su día en la aplicación Notes de su iPhone. “Trato de hacer eso todos los días, generalmente cuando estoy terminando el día”. Estos hábitos de bienestar han hecho que Dorsey sea capaz de llevar la gestión de Twitter y Square con bastante solvencia, ¿te animarías a practicar una de sus rutinas?

Gestionar Cookies