Crear un equipo complementario. “Una de las grandes ventajas de nuestro equipo es su complementariedad: Josetxo domina la parte técnica, y Cristina y yo, la de gestión y administración. Yo creo que eso ha sido fundamental para sacar adelante un proyecto de las características de Martan, porque es necesario abarcar las tres facetas”, explica Ana Martínez.

Rodearse de los mejores. “Siempre hemos buscado contar con gente mejor que nosotros y hacerles, de alguna manera, partícipes del proyecto, tanto si son trabajadores como si se trata de los consultores externos y demás colaboradores. Es necesario contar con la opinión objetiva de alguien que tiene más autoridad o más experiencia, porque uno tiende a dejarse llevar por el entusiasmo”.

Externalizar. Cuentan con seis personas en plantilla, dos en gestión y el resto en formación, más colaboradores freelance en momentos puntuales que son formados con las tácticas y el método de Martan. Todo lo demás se externaliza: “Eso nos da muchísima flexibilidad. La agencia de comunicación es externa; la asesoría laboral, fiscal y contable, también; el departamento de ingeniería y carrocería, también. Y cuando es necesario, recurrimos a firmas externas, como consultorías expertas en expansión nacional”.