Ideas tradicionales

La calidad de las imágenes que aparece en tu página web, la distribución de los productos y pequeños detalles como poner cara al equipo que hay detrás son claves para generar confianza y animar al cliente a comprar. También debes potenciar la venta emocional utilizando recursos propios de las tiendas físicas.

image
Cortinadecor.com ayuda a sus clientes a montar sus cortinas con un vídeo explicativo protagonizado por un vendedor

Es otra forma de impulsar la venta emocional. Pensar en las cosas que puede hacer el cliente para experimentar el producto en un comercio físico, y trasladarlo a la web. Todo lo que envuelva la experiencia de la compra real. Un ejemplo: “Cuando vamos a comprar un libro, lo cogemos en la tienda, lo ojeamos, leemos algo para ver si nos interesa. En el comercio on line se puede ofrecer esta experiencia incluyendo, junto con la carátula del libro, un PDF con el índice y algún capítulo, para que le ayude a experimentar la lectura”, aconseja Ester Pallarés.

Para la consultora de Multiplica, “también una tienda de productos de piel puede hacer que el cliente vea la textura de sus productos con un zoom que permita acercar el tejido y experimentarlo un poco más”.

Vendedores virtuales
La atención personalizada de un vendedor es la acción que más ayuda a igualar la experiencia de compra en un comercio real. Los vendedores virtuales pueden ayudarnos a conseguirlo. Hasta ahora eran elementos caros, pero el mercado está empezando a democratizarlos. “Se puede ofrecer un vendedor virtual por unos 1.500 euros o por un coste 10 veces superior. Todo depende de lo que busquemos. Pero hay que tener en cuenta que para el entorno de Internet, con un vídeo de 1.500 euros tenemos un producto bueno. Incluso te lo puedes hacer tú. Si quieres dar un mensaje sencillo, un producto más o menos amateur, te puede valer. En cualquier caso, lo importante es ser capaz de transmitir confianza”, afirma Marcos Blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tecnología