Perfil del negocio

En nuestro supuesto ponemos en marcha una empresa de SAD para personas mayores en la ciudad de Zaragoza. La promotora, que se establece como autónoma, es una trabajadora social que, además de realizar las tareas de dirección, mantendrá el contacto con los usuarios y su familia y coordinará la organización del trabajo. Atenderá el negocio desde una pequeña oficina dotada de teléfono, fax, ordenador, impresora y acceso a Internet.

Servicios
Se trata de tareas domésticas (limpieza del hogar y compra) y cuidados personales (higiene, ayuda físico-motriz, estimulación, control de la medicación, etc.). También pueden ofrecerse servicios de integración en el entorno (paseos, visitas a familiares o amigos, asistencia a espectáculos y actividades para el mantenimiento de las facultades cognitivas), así como otros servicios especializados (enfermería, fisioterapia, podología y logopedia, por ejemplo). El SAD puede prestarse por horas, jornadas completas, en días laborales, festivos y fines de semana; en el domicilio, residencias u hospitales. La duración horaria media de la atención por usuario en España se sitúa en unas cuatro horas semanales, por un total de 16 horas mensuales. Se estima que en 2010 alcance unas 40 horas mensuales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En nuestro supuesto, la empresaria basa sus previsiones en el estudio pormenorizado de su mercado, las estadísticas locales y la presencia en su oferta de servicios especializados, con un importe promedio de unos 450 euros por usuario.

Precios
Según datos oficiales, el precio público del SAD se sitúa, como media nacional, en 13,75 euros/hora/usuario (20,63 euros/hora/festiva/nocturna), aunque con significativas diferencias entre regiones. Las tarifas fijadas por la Administración pueden ser una referencia para la fijación de precios para particulares, pero habrá que tener en cuenta la situación de la oferta y de la demanda local, el tipo de servicios, el número de horas contratadas, las festivas, las nocturnas, entre otros aspectos.

Publicidad
La mejor publicidad es la recomendación espontánea de los clientes. En los comienzos es recomendable llevar a cabo varias acciones para alcanzar notoriedad mediante un mensaje claro centrado en los aspectos diferenciales y en el posicionamiento. Anuncios en prensa, guías comerciales, portales de recursos sociales, página web propia, márketing directo, reparto de propaganda en lugares estratégicos y, sobre todo, potenciar las relaciones públicas (notas de prensa, asistencia a eventos sectoriales, ganar prestigio y reputación como expertos del sector o cultivar las relaciones con prescriptores).

Personal
Su profesionalidad, nivel de compromiso y empatía con los clientes son claves para el éxito. Trabajadores sociales, gerocultores, auxiliares de enfermería y de ayuda a domicilio son los perfiles típicos de esta actividad. Hay que poder contar con la colaboración de médicos especialistas, psicólogos, fisioterapeutas, podólogos... Los costes salariales representan más del 80% del total. Nuestra empresaria empieza con un gerocultor, una auxiliar de enfermería y una de ayuda a domicilio y con la colaboración de especialistas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo