Caso I: Naturhouse

image
Félix Revuelta, presidente de Naturhouse

Hoy Naturhouse es una firma reconocida, que está presente en 27 países. Pero lo que quizás no sepa todo el mundo es que su origen está en una tienda con serias dificultades. Nos remontamos a 1992, cuando Félix Revuelta abre un pequeño negocio en Vitoria. Años, por cierto, de profunda recesión como hoy: “Uno no puede asustarse. Tenía que intentarlo y buscar oportunidades en un contexto de crisis”, dice el fundador de Naturhouse.

Félix Revuelta vio ese hueco en la dietética y nutrición, un mercado que conocía bien; experiencia que, sin embargo, no le sirvió para librarse de algún que otro traspiés. “Con esta tienda buscábamos hacer un test de mercado y de franquicia, lo que implicaba llegar a un amplio espectro de consumidores. El gran error fue abrir en una zona demasiado exclusiva, pues limitas el perfil de público al que llegas”.

Atento a los fallos
El fundador de Naturhouse se fijó en el comportamiento de la gente para detectar otro de los fallos. “Observé que nos confundían e identificaban con las tiendas de dietética y de nutrición de toda la vida, cuando nuestro objetivo era hacer algo distinto y más especializado”, indica. El usuario no percibía esa buscada diferenciación.

“El error consistió en llenar la tienda de multitud de referencias, tanto propias como de marca ajena, de modo que ofrecíamos lo mismo que el resto de negocios. A partir de aquí, recortamos la gama de artículos y buscamos que éstos fuesen muy especializados”, recuerda.

La clave, perseverar
Todo el esfuerzo tuvo su recompensa a los cinco años, momento en que arrancó un proyecto donde se combinaba la venta al público y con un servicio de asesoramiento. El punto de inflexión se produjo cuando lograron articular un negocio que requería una escasa inversión para ponerlo en marcha, entre otros factores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa