Cosas para compartir

EXPLOTAR LA TENDENCIA DE COMPARTIR COSAS CON DESCONOCIDOS

Comuto.com

Amovens.com

Estamos ahora ante una oportunidad de negocio pensada en torno a un porcentaje de la sociedad realmente pequeño –personas dispuestas a compartir coche–, pero nos gusta por su excelente planteamiento en el desarrollo de la rentabilidad de ese nicho y porque está en la ola de tres tendencias en alza: las webs para compartir, la ecología y la economía social.

Dos negocios, una idea
Los dos proyectos llevan el mismo tiempo en nuestro mercado: Comuto, un portal para compartir coches que empezó a desarrollar el negocio hace cinco años en Francia y aterrizó en España hace un año, y Amovens, una empresa que lo adaptó al mercado nacional hace exactamente un año. Los dos coinciden en que “el concepto es igual: organizar una forma de utilizar los coches que hoy en día carece de organización y conseguir que la gente se ponga de acuerdo y hagan uso del coche de una forma inteligente”, explica Vicent Rosso, responsable de Comuto en España. Pero la forma de organizar la financiación del negocio es bastante diferente. En el caso de la réplica española, “buscamos una diferencia con respecto al modelo francés y es que Amovens es una red de redes. O sea, no somos una única red para los usuarios, sino que hemos creado dentro del mismo portal redes privadas de coche compartido para empresas, entidades, festivales de música, etc. De este modo, los usuarios pueden escoger entre utilizar la plataforma privada de la que son miembros o ampliar sus posibilidades e ir a la base generalista de Amovens”, explica Ana Gómez de Aranda, responsable de marketing de este portal.

¿Por qué esta diferencia? “Porque creemos que en España el desarrollo de este negocio se enfrenta al problema de la falta de confianza. Si el usuario puede tener la garantía de que comparte coche con personas a las que no conoce, pero que trabajan en su misma empresa o estudian en la misma universidad, entonces se derriba esa barrera”, añade. Y esta diferencia de matiz puede afectar a todo el concepto de negocio, ya que en el caso de Amovens, su principal fuente de ingresos son las empresas que compran la plataforma para compartir coche. Ninguna de las dos tienen publicidad, “porque el volumen de usuarios es pequeño y la publicidad ensucia la página. Lo que hemos hecho es buscar patrocinadores, que es una fuente de ingresos muy importante, y nos ha patrocinado Ford. Que una empresa de esa dimensión, que además es un fabricante de coches, inicie una colaboración tan estrecha con alguien que lo que pretende es que haya menos coches parece una paradoja, pero lo que quiere es posicionarse a favor de una movilidad más inteligente, tienen una idea de empresa socialmente responsable. Hemos creado una plataforma propia de coche compartido para clientes y usuarios de Ford que nos conecta con sus usuarios y al revés”, continúa De Aranda.

También la francesa ha encontrado socios aparentemente competidores: “Para atacar el tema de la crisis, firmamos un acuerdo con una empresa de alquiler de coches para que la gente se pueda poner de acuerdo a la hora de alquilar un vehículo y dividir el precio para conseguir un ahorro. Está en nuestra página web y es una forma de dar un descuento para las empresas de alquiler de coches”, aclara Rosso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tecnología