El profesional que sigue necesitando una empresa

El oficio se ha modernizado. La digitalización también se ha extendido al ámbito de las secretarias y las mecanógrafas, pero hay cosas que las máquinas todavía no pueden hacer.

image
MOSTOVYE

Por mecanografía hay que entender el proceso de introducir texto o caracteres alfanuméricos en un dispositivo por medio de un teclado. Y, aunque así definido, pueda relacionarse con un trabajo mecánico y carente de iniciativa, requiere unos conocimientos específicos y cualificados al profesional que lo ejerce. No nos referimos solo al control absoluto del teclado así como de la gramática y la ortografía, sino también a habilidades como la rapidez o la destreza en el manejo de determinados programas informáticos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La profesión ha evolucionado y ha ganado en competencias. También al ámbito de la mecanografía y el secretariado han llegado las TIC y, con ellas, otras dinámicas de trabajo. Cierto que el smartphone se ha convertido en el otro gran aliado de los ejecutivos del que se valen para recordar citas, establecer reuniones o consultar contactos. Pero una secretaria profesional, además de todo eso, es también capaz de redactar un informe, de filtrar llamadas y correos incómodos, de reservar un vuelo, de organizar un evento, de resolver un problema…

Si hablamos en femenino es porque, todavía hoy, siguen siendo las mujeres las que ocupan mayoritariamente estos puestos. Y si hablamos de mecanografía, vocablo que algunos pueden juzgar anticuado, es porque todavía se exige a quienes optan por esta salida laboral destreza mecanográfica además de conocimientos en determinados idiomas y programas informáticos, como editores de texto u hojas de cálculo.

Por eso el oficio requiere una formación acorde a los tiempos que solo puede alcanzarse mediante una formación especializada, como los cursos de mecanografía que ofrece Euroinnova Business School . “Las TIC funcionaron al comienzo como herramientas que favorecerían el desarrollo de determinadas acciones, y ahora, determinan cómo se debe trabajar. Las estrategias, los modos de actuar e incluso las políticas comerciales se crean de acuerdo al pensamiento digital”, afirman.

“Es por esto, que poseer habilidades de mecanografía da la posibilidad de adaptarse mejor al mundo laboral debido al uso de ordenadores y otros dispositivos para la elaboración de cualquier tipo de documento. De hecho, durante los últimos años se ha experimentado un importante cambio en el ámbito laboral y de los recursos humanos, ya que las empresas demandan con más frecuencia candidatos preparados para afrontar los retos que las nuevas tecnologías han impuesto”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Disponer de la preparación adecuada abre las puertas a la posibilidad de acceder a un puesto que, por regla general, se caracteriza por su estabilidad dado que es difícil que un directivo se desprenda de un profesional que, además de eficaz y resolutivo, se convierte en confidente e interlocutor válido dentro de la compañía.

Se dice que todo el trabajo que pueda ser sustituido por una máquina desaparecerá en el futuro, pero todavía no existe un robot capaz de interpretar el verdadero sentido de un dictado, de redactar documentos ni generar empatía. Eso solo lo consiguen los buenos profesionales en posesión, además, de las habilidades necesarias para poder desarrollar su trabajo eficazmente y adaptarse correctamente en el contexto social y laboral en el que se encuentra el mundo actual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa