El Acuerdo Extrajudicial de Pago: la vía para 'liberarse' de una deuda

La Ley de la Segunda Oportunidad permite al emprendedor que fracase en su actividad poder negociar la deuda adquirida con sus acreedores gracias a un procedimiento extrajudicial de pagos que puede ofrecer condiciones más ventajosas.

image
Getty Images

El Acuerdo Extrajudicial de Pagos (AEP) consiste en un mecanismo establecido por la normativa concursal que permite a las personas físicas y/o jurídicas sobreendeudadas renegociar sus deudas y que puedan “empezar de cero” pactando quitas y aplazamientos de pagos. Para ello se precisa la intervención de un tercero denominado mediador concursal asignado, en el caso de los empresarios, por un notario, un registrador mercantil o la Cámara de Comercio. El procedimiento arranca, pues, por iniciativa de un autónomo o empresario que ha tenido una mala experiencia y se dirige a un notario con el listado de sus deudas que demuestran que se encuentra en una situación de sobreendeudamiento.

Pueden beneficiarse de esta medida tanto las personas físicas como las jurídica que se encuentren en situación de insolvencia o que prevean que no podrán cumplir regularmente con sus obligaciones de pago y que tales deudas no superen los 5.000.000 €.

El AEP se basa en un proceso de negociaciones entre el deudor en situación de insolvencia y sus acreedores al objeto de pactar moratorias y quitas. No obstante, conforme a lo establecido en la Ley Concursal de 2015, existen dos requisitos fundamentales para poder acogerse a esta fórmula: acreditar que no se tiene patrimonio para hacer frente a las deudas contraídas o que éste ya se ha liquidado y, en segundo lugar, la buena fe del deudor.

Los pasos

Para que el deudor pueda acreditar la buena fe se requiere el paso previo de haber intentado alcanzar un acuerdo extrajudicial con los acreedores antes de iniciar el concurso voluntario de acreedores. Es decir que el primer paso es intentar un acercamiento con todos los acreedores, entidades financieras también, y hacerles una propuesta de pago con lo disponible, aunque sean cantidades pequeñas.

En cuanto a los requisitos y la documentación que debe recopilar el endeudado antes de acogerse al AEP, la Fundación Nagel , promotora del libro ‘Visión Consursal’ , recuerda que lo primero es solicitar ante los organismos pertinentes la asignación de un Mediador Concursal que será la persona de negociar con las partes los términos del acuerdo.

Según se recoge en un artículo de Celtibérica Abogados, el notario o registrador, “nombrará en pocos días a un mediador que, en el plazo de diez días, analizará la situación del solicitante y convocará a los acreedores a una reunión que se celebrará en el plazo máximo de un mes (dos meses si se trata de empresario)”.

La misma fuente aclara que, “con antelación a la celebración de la reunión, el mediador enviará a los acreedores una propuesta o plan de pagos. Dicha propuesta contendrá el plazo de tiempo en el que el deudor propone pagar sus deudas y qué porcentaje de éstas, en función de su capacidad económica. El plazo propuesto no podrá exceder de diez años y el porcentaje de quita no está limitado. También podrá proponer el solicitante la dación de sus bienes en pago o para pago de deudas”.

En el supuesto de que finalmente se acepte la propuesta, el acuerdo se eleva a público y se cierra el expediente por el notario o registrador, delegando el resto de la responsabilidad en el mediador concursal. Éste velará por el cumplimiento del acuerdo. El caso de incumplimiento, el mediador solicitará al juez competente la declaración de Concurso Consecutivo del solicitante.

La documentación necesaria

En cuanto a la documentación que hay que presentar para solicitar el AEP, ésta puede consultarse en este enlace en el que se recoge el contenido oficial publicado en el BOE correspondiente al formulario de solicitud del procedimiento para alcanzar un acuerdo extrajudicial. No obstante, en líneas generales podemos adelantar que contempla los siguientes apartados:

-Datos de identificación y localización habituales, tanto para persona natural como jurídica-

-Concurrencia de las condiciones de acceso al procedimiento donde se exige una aclaración sobre el tipo de insolvencia en el que se encuentra, los hechos que podrían derivarse de la misma, la estimación del importe total de las deudas así como la estimación del importe global del valor de los bienes y derechos. Ello deberá ir acompañado de un certificado de antecedentes penales.

-Inventario de bienes y derechos avalados por la documentación correspondiente.

-Listado de acreedores identificando a cada uno de ellos, presentación de los contratos en vigor y relación de gastos mensuales previstos. En este apartado el solicitante deberá también aclarar si tiene o no trabajadores a su cargo.

En la Fundación Nagel advierten de que el coste en gastos en algunos casos de estas gestiones previas, suele oscilar entre un 1% y un 3% del importe total de la deuda negociada.

En caso de no acuerdo

Asimismo recuerdan en la Fundación Nagel que, “en caso de NO alcanzar una solución (que es lo más habitual, dado que las entidades bancarias y de crédito NO suelen personarse a las negociaciones que lleva a cabo el mediador, y esa negociación previa es un requisito indispensable para poder presentar ante el Juzgado de 1ª Instancia el Concurso de Persona Física), deberá solicitar del Colegio de Abogados un Letrado de Oficio para que interponga ante el juzgado correspondiente la solicitud de concurso de acreedores. Una vez presentado ante el Juzgado el Concurso de Persona Física, el plazo de resolución varía entre 6/12 meses, dependiendo de la carga de trabajo del juzgado”.

Raphael Nagel, presidente de la Fundación que lleva su nombre, declaraba al finalizar el acto de la presentación de su libro, en el que han participado 13 magistrados prestigiosos de lo mercantil, que “habitualmente nunca viene un autónomo a este tipo de encuentros, ni bancos ni empresarios, aún sabiendo que existe esta opción. Cuando recurren a ella, al final se dan cuenta de que es una liberación. Si la gente supiese de verdad lo que es un concurso, se darían cuenta de que es un chollo”, afirma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa