Barrabés: La mano que mece La Nave

El evento que puso en el mapa el Centro de Innovación del Ayuntamiento de Madrid es South Summit, pero La Nave alberga ya en sus instalaciones a más de 70 startups y organiza cientos de actividades para emprendedores.

image
La Nave

Desde el mes de septiembre de 2017 hasta el momento actual, el Centro de Innovación del Ayuntamiento de Madrid, La Nave , ha organizado más de 600 actividades por las que han pasado más de 89.000 personas. Asimismo, las 19 startups alojadas inicialmente en sus instalaciones, han pasado a ser 73 desde el mes de diciembre, después de que se cerrara la convocatoria para su programa de aceleración. Se suman a ellas una serie de proyectos innovadores instalados en La Nave entre coworkers y residentes así como 9 comunidades de desarrolladores y makers. Además, el ecosistema sigue creciendo, actualmente con 500 miembros, entre los que se incluyen corporates, centros tecnológicos, universidades… 277 de ellos de carácter internacional.   

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Todavía queda sitio porque dar vida a un espacio de 13.000 m2 no es fácil, menos si se emplaza fuera del perímetro de la M40, como es Villaverde Bajo. Este es el trabajo que tiente que hacer Barrabés Biz , la consultora de Carlos Barrabés que ganó el concurso público de la Alcaldía de Madrid para la gestión del espacio por un plazo de dos años más otros dos prorrogables.

Pero no es Carlos Barrabés quien lleva personalmente la gestión, sino Azucena Elbaile, la joven que, como ella dice, “bajó de la montaña” con él desde hace 13 años. A Elbaile le asiste un equipo integrado en su mayoría por mujeres entre las que se encuentran Maysoun Duas, responsable de ecosistema y relaciones públicas, Tamara Ojeda, responsable de comunicación o Isabel García Lomas, responsable de innovación social, entre otros.

No obstante, insiste Elbaile en aclarar que la responsabilidad final de La Nave recae sobre el área de Innovación y Promoción de la ciudad en el Ayuntamiento de Madrid que encabeza el coordinador de la Alcaldía, Luis Cueto, y que el trabajo de la consultora es de apoyo a la gestión.

La hoja de ruta

En cuanto a la memoria que permitió a Barrabés Biz ganar el concurso público en el que compitieron grandes consultoras y centros universitarios, esta se estructuraba en tres apartados principales:

La Nave forma: Aquí organizan a lo largo de todo el año actividades formativas en diferentes formatos que van desde cursos de larga duración hasta píldoras formativas sencillas, talleres, charlas, workshop…y a los que pueden asistir cualquier emprendedor o ciudadano. Todas las actividades de formación son gratuitas, salvo en determinados casos en los que el evento lo organiza alguien de fuera, aunque también en este supuesto reservan una pequeña bolsa de becas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La Nave acelera: El foco aquí son las startups existiendo un doble programa de aceleración. Uno es el programa reglado, similar al que aplica Barrabés en su aceleradora. Este es el que ha propiciado la entrada en el mes de diciembre de 70 nuevas startups a La Nave en 4 verticales: salud y biotecnología, Edtech, smart cities y bioeconomía y economía circular. Se trata, en la mayoría de los casos, de startups en fase ‘supersemilla’, aunque se las exige contar al menos con un Producto Mínimo Viable. Con estas 70 conviven otras, aproximadamente, 20 startups mas maduras, de las que están ya facturando y han conseguido algún Enisa o levantar alguna pequeña ronda. A estas se les asigna un mentor para ayudarles en su día a día y las facilite contactos con el Ayuntamiento u otros organismos.

La idea es lanzar dos convocatorias al año para el programa de aceleración. La segunda tienen previsto abrirla en octubre de 2019, para empezar en diciembre, pero las plazas, en este caso, se limitarán a 35 startups. “En esta primera hemos admitido a 70 porque queríamos agrandar la comunidad y ganar notoriedad y tracción”, reconoce Azucena Elbaile.

La Nave conecta: El objetivo aquí es potenciar sinergias entre todas las patas del ecosistema. Para ello, además de tejer una interesante red de empresas e instituciones, organizan eventos y actividades de networking que impulsan la relación con la comunidad innovadora, nacional e internacional.

Reunir todas las piezas del puzzle

Con este esquema se proponen alcanzar el objetivo final que no es otro que conseguir “que Madrid se posicione como una ciudad en la que hay innovación y mucho talento. Lo que estamos intentando hacer es un gran puzzle que haga confluir en el espacio de Villaverde todas las piezas del ecosistema emprendedor en materia de innovación. Ese es el hueco que La Nave tiene que cubrir. Nosotros no competimos con nadie, el gorro que tenemos aquí es el de un espacio de innovación pública que queremos convertir en tractor o locomotora de la innovación a la que cuantos más se suban, mejor, no solo los que estamos aquí. Queremos involucrar a todo el ecosistema”, dice Azucena Elbaile.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuanto aterrizaron en La Nave, el edificio estaba prácticamente vacío, salvo algunas sillas y mesas. El equipo ha ido creando la marca, adquiriendo inmobiliario y está a punto de recibir unas señaléticas que tienen al equipo entusiasmado. Asimismo, han organizado más de 600 eventos distinguiendo entre grandes y pequeños. Generalmente, los grandes eventos llegan de fuera, como el South Summit , pero ellos también mensualmente semanas temáticas, como la de Edtech que acaban de celebrar.

Pero también organizan actividades de cara a la ciudadanía en general porque también quieren cumplir una labor social. Entre estas destacan los campamentos tecnológicos de carácter gratuito para niños y adolescentes de barrio de todo Madrid y actividades divulgativas para todo tipo de empresas o cualquier persona interesada en ampliar conocimientos.

Nadie paga y nadie cobra

La otra parte que habita La Nave son las comunidades, entre las que se encuentran varias de desarrolladores y makers. Ninguno de ellos paga por ocupar las instalaciones por periodo mínimo de un año pero, a cambio, se les exige contribuir compartiendo su conocimiento. En este sentido, han creado una especie de banco de tiempo donde cada cual organiza eventos y actividades abiertas a todos los emprendedores. Cada uno enseña lo que sabe colaborando así como el programa de La Nave que, según Azucena Elbaile, “ahora, ya, he cogido velocidad de crucero”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Nadie paga por estar, pero tienen que contribuir, esas son las normas. “Aquí tenemos un sistema por el que nadie paga y nadie cobra, excepto cuando hay un gran evento que viene de fuera y por el que, generalmente, pagan un precio simbólico. Por lo demás, nosotros, como Barrabés, no tocamos dinero. Recibimos una cantidad por ganar el concurso de la gestión y posicionar esto, pero nada más”, dice la directora.

Tampoco está en la intención de la consultora entrar a formar parte del accionariado de ninguna de las startups que se aceleran en La Nave. “En ese sentido somos muy asépticos. Sería como aprovecharnos de información privilegiada”, es la razón que da Elbaile. Esta actitud encaja con el trabajo a la sombra que muchas veces lleva a cabo la consultora de Barrabés como responsable de diseñar numerosos programas de aceleración en grandes corporaciones, una actividad que viene realizando desde 2008.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa