España se antepone a Alemania y Reino Unido como país favorable al emprendimiento

Dos datos relativos a España llaman la atención en el último Informe Mundial GEM: el primero es que encabezamos la paridad emprendedora en Europa y, el segundo, que España está por delante de países como Alemania o Reino Unido como contexto favorable al emprendimiento.

image
GEM

El Informe Mundial GEM 2018/2019 (Global Entrepreneurship Monitor), presentado este año en Chile, destaca dos cosas favorables al emprendimiento, especialmente en lo que concierne a España. Por un lado, resalta que continúa estrechándose la brecha de género entre los emprendedores de todo el mundo, más aún en España. Por otro lado, el informe introduce un nuevo indicador (Índice de Contexto de Emprendimiento Nacional) que valora las condiciones del entorno para emprender. También aquí salimos especialmente favorecidos dado que, entre un total de 54 países evaluados, España ocupa el puesto número 16 por delante de países como Alemania (19º), Japón (20º) o Reino Unido (30º). El primer puesto en el ranking lo ostenta Catar mientras que EE.UU figura en sexto lugar.

Lo creamos o no, los expertos valoraron positivamente a España en lo que respecta a las iniciativas gubernamentales de impulso al emprendimiento y a las infraestructuras con las que cuenta el país. No obstante, aún consideran insuficiente aspectos como la educación en emprendimiento, tanto en etapa escolar como universitaria, y ven necesarias políticas que reduzcan los trámites burocráticos y las cargas impositivas.

GEM es el mayor estudio vinculado a emprendimiento del mundo que se viene ejecutando de forma ininterrumpida desde 1999. En él se evalúan características, motivaciones y ambiciones a la hora de emprender de cientos de miles de personas en países de los cinco continentes. Esta iniciativa global cuenta en España con una red de más de 100 investigadores coordinados por el Centro Internacional Santander Emprendimiento (CISE) y con el patrocinio de Banco Santander, la Fundación Rafael del Pino y Enisa.

El principal índice que analiza GEM es la Tasa de Actividad Emprendedora (Total Entrepreneurial Activity - TEA), que mide las ideas de negocio que tienen hasta 3,5 años de vida entre la población de 18 a 64 años. Debido a que la actividad emprendedora tiende a ser más alta en las economías con menor desarrollo económico, la TEA de países como Chile (25,1%), Guatemala (27,5%) o Angola (40,8%) son mucho más elevadas que la de las economías europeas, que poseen los índices de emprendimiento más bajos del mundo: Chipre (3,9%), Italia (4,2%) o Alemania (5%).

España encabeza la paridad en el entorno europeo

En lo que respecta a España, la actividad emprendedora continúa en aumento (del 5,2% en 2016 al 6,4% actual) y se mantiene en el camino de la recuperación hacia cifras de antes de la crisis (7,6% en 2007). Aun así, la tasa de negocios establecidos (con más de 3,5 años en el mercado) desciende un punto, situando a España (6%) por debajo de la media de los países europeos y norteamericanos (7,4%), consecuencia de la baja actividad en los años de crisis.

En cuanto a la TEA femenina vuelve a aumentar (de 5,6% a 6%) de forma que la brecha entre hombres y mujeres a la hora de emprender disminuye por sexto año consecutivo. En la actualidad 9 mujeres inician negocios por cada 10 hombres españoles, una cifra que supera la media de Europa, donde sólo se cuentan 6 mujeres por cada 10 hombres emprendedores. La conclusión principal es que, en este momento, España encabeza la paridad en el entorno emprendedor europeo.

El otro dato favorable es que, en su 20 aniversario, GEM ha introducido como novedad el Índice de Contexto de Emprendimiento Nacional (NECI), que evalúa las condiciones del entorno para el emprendimiento en una economía. El índice NECI valora las políticas gubernamentales, burocracia e impuestos, infraestructura, educación en emprendimiento o transferencia de I+D, entre otros factores. De las 54 economías que aportaron datos para este nuevo indicador, España ocupa el puesto número 16, por encima de economías como Alemania (19º), Japón (20º) o Reino Unido (30º). Decir también que en España, el 70,7% de los emprendedores consultados, afirma emprender motivado por oportunidad de negocio.

En cuanto al emprendimiento corporativo, al contrario de lo que sucede con el TEA, este suele ser más elevado en las economías desarrolladas. En este caso España, con un índice del 1,7%, se sitúa muy lejos de países como Irlanda que, con el 8,6% ocupa el primer puesto en la tasa de intraemprendimiento (EEA).

La opinión de Francisco Polo, Secretario de Estado para el Avance Digital

Los datos del último Global Entrepreneurship Monitor (GEM) son esperanzadores y constatan que España es un país idóneo para una digitalización que contribuya a cerrar brechas sociales: la brecha de género, pero también la territorial, la económica o la de edad.

España sí puede ser la próxima ‘startup nation’. Ya hemos dado los primeros pasos. Imaginemos lo que podríamos conseguir si hacemos del Estado no una barrera, sino un aliado.

El sector del emprendimiento es estratégico tanto desde un punto de vista económico como social. Es el sector que puede generar un impacto más fuerte, más rápido y más amplio sobre el conjunto de la economía. Además, las startups generan empleo de calidad. Las cifras así lo atestiguan: el 70% de los nuevos puestos de trabajo son a tiempo completo y casi el 60% son indefinidos.

Por eso la estrategia España Nación Emprendedora que estamos preparando en el Gobierno es tan importante. Es una estrategia a diez años vista que busca sentar las bases del modelo de país que necesitamos construir. Un país donde el ecosistema de startups no trabaje aislado, sino en colaboración con todos los demás actores de la economía, y que sirva además para reducir las desigualdades. Un país que no deje a nadie atrás.

El impacto del emprendimiento en la economía

En términos generales, el informe refleja un descenso en el nivel de las expectativas de creación de empleo. Según los autores, estos cambios podrían deberse a las limitaciones relacionadas con la contratación y el mantenimiento de los empleados. Pero también podrían reflejar preferencias de trabajo autónomo o modelos de negocios donde los emprendedores, en lugar de contratar internamente, operan como parte de una red, conectados gracias a las nuevas tecnologías. En lo que atañe a España, el 44% de los emprendedores consultados tienen previsto generar algún puesto de trabajo y un 8,7% confían en contratar a 6 o más personas, en consonancia con las expectativas anunciadas los años anteriores.

Estados Unidos (71,8%) es la economía desarrollada con la mayor proporción de emprendedores que esperan crear puestos de trabajo en los próximos cinco años, mientras que en Europa el promedio se sitúa en el 49,4%.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa