¿Qué debes saber sobre la nueva norma de registro de la jornada laboral?

El 12 de mayo entró en vigor el nuevo Real Decreto Ley de registro de la jornada laboral con la intención de disminuir la precariedad laboral

image
Getty Images

El reloj marca las 18:00 de la tarde. Es la hora de irte a casa, pero tu jefe tiene la manía de darte trabajo en los últimos 15 minutos antes de marcharte. “Lo haces en un momento”, te dice. El caso es que al final te toca quedarte media hora más como la mayoría de días. Por eso, el Gobierno ha lanzado el nuevo Real Decreto Ley 8/2019 de registro obligatorio de la jornada laboral para controlar las horas extra de los trabajadores. La norma ha entrado en vigor este domingo. Sobre estas líneas, te facilitamos las claves más importantes:

La lucha contra la precariedad laboral

Uno de los problemas más graves de nuestro país es precisamente este, la precariedad laboral. Contratos temporales y mal pagados es un mal endémico en nuestro sistema de trabajo. No sólo eso, sino que además hacemos más horas de las que estipula nuestro contrato de trabajo, horas que encima no son retribuidas ni cotizadas.

Este Real Decreto Ley añade reformas normativas dirigidas a regular el registro de jornada, como forma de combatir la precariedad laboral. Más del 50 por ciento de los asalariados declararon tener jornadas semanales superiores a las 40 horas y un gran volumen de trabajadores a tiempo parcial indicó que la jornada de trabajo efectiva no se correspondía con la declarada, según los datos de la Encuesta de Población Activa del cuarto trimestre de 2018.

Regular el sistema

No penséis que el contenido de este Real Decreto Ley es nuevo, ya estaba regulado con anterioridad en el Estatuto de los Trabajadores, pero parece ser que los empresarios no se lo están tomando muy en serio. “Desde el Gobierno se pretende dar oficialidad a algo que ya está regulado desde hace mucho tiempo en el Estatuto de los Trabajadores, donde hay un límite de horas extra y que tienen que llevar un control los empresarios de las mismas e informar a los trabajadores”, explica Alfredo Cordero, profesor de Formación y Orientación Laboral en la Escuela Superior de Imagen y Sonido (CEV).

La medida intenta conseguir que los trabajadores reciban una remuneración por realizar horas extra. Un 66% de los españoles asegura que no recibe ningún tipo de remuneración por esas horas extra, según una encuesta realiza por masvoz, compañía de servicios de comunicaciones para empresas.

El truco de la flexibilidad laboral

“En nuestra empresa tenemos mucha flexibilidad laboral, los trabajadores entran a la hora que quieren y salen…”. Y salen cuando el trabajador haya terminado la tarea, que habitualmente suele ser después de terminar su jornada laboral. En consonancia con los ordenamientos europeos, se ha dotado de normas que permiten cierta flexibilidad horaria para adaptar las necesidades de la empresa a las de la producción y el mercado.

Esta flexibilidad no se puede confundir con el incumplimiento de las normas sobre jornada máxima y horas extraordinarias. Al contrario, la flexibilidad horaria justifica el esfuerzo en el cumplimiento de estas normas, muy particularmente, aquellas sobre cumplimiento de límites de jornada y de registro de jornada diaria”, según establece la norma en el BOE.

Los más beneficiados: pequeñas y medianas empresas

Las grandes compañías de nuestro país ya disponen la mayoría de ellas de un sistema de registro horario automatizado, que luego se cumpla es otro asunto. Pero a quién verdaderamente beneficia esta norma es a las pequeñas y medianas empresas, que suponen el grueso de empresas de España y muchas de ellas todavía no contaban con un registro de horario.

“Esta medida junto con el derecho a la desconexión digital del trabajador aprobado en la LOPDGDD son un refuerzo a la conciliación de los trabajadores de su actividad profesional con la vida personal y familiar”, detalla Cordero.

Absentismo laboral

Pero los abusos no se producen solo por parte del empresario, sino también hay empleados que se ausentan del puesto de trabajo, incumpliendo las condiciones del contrato. Esta nueva norma pretende también solucionar el absentismo laboral.

Casi un 60% de los encuestados de masvoz considera que esta ley ayudará a que haya menos absentismo laboral. Hay que recordar que el coste total del absentismo laboral para España se disparó un 10% en 2018 hasta sobrepasar los 85.000 millones de euros, 31.000 millones más que en 2013, según los cálculos de la patronal de las mutuas, Amat.

Por otro lado, los trabajadores temen que este Real Decreto les afecte negativamente en cuanto al absentismo laboral justificado, como las bajas médicas. Un 64% cree que con dicha normativa, los empleados tendrán miedo de ser despedidos ante cualquier ausencia del puesto de trabajo, tanto si es justificada como si no lo es.

¿Un registro horario útil?

Algunas de las formas en las que se puede realizar el registro son poco fiables. En teoría las empresas tienen la obligación de implantar un sistema de cómputo de la jornada laboral efectivo de los trabajadores. Pero llevar el control a través de una hoja de Excel puede que no sea lo más indicado. Hay que tener en cuenta también que los datos de los registros deben conservarse durante 4 años.

“Es sencillo manipular registros, falsear las horas, presionar a los trabajadores... y su cumplimiento depende en primer lugar de los compromisos éticos y la responsabilidad social aplicada por las empresas y en segundo lugar de que la Inspección de Trabajo sea capaz de vigilar el cumplimiento de la ley”, añade Cordero.

Los modos más efectivos para controlar la hora de entrada y de salida de los trabajadores son también los más costosos: dispositivos de reconocimiento biométrico (huella dactilar, lectura del iris, voz) o tornos de acceso a través una tarjeta que envía los datos a un sistema informático. Pero existen soluciones gratuitas para pequeñas empresas de menos de 30 trabajadores mediante una aplicación móvil.

“Este Real Decreto Ley es una primera piedra en la cual los trabajadores puedan recuperar los derechos que se han ido vulnerando sistemáticamente como consecuencia de los nuevos modos de organización del trabajo y las sucesivas crisis económicas”, concluye Cordero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa