Correos: se gastan 250.000 euros para cambiarle 3 cositas al logo. ¿De verdad es un gasto necesario?

La empresa de servicio postal rediseña su logotipo para adaptarse a los nuevos tiempos digitales y convertirse una marca de referencia en el sector

image
Getty Images

El servicio de Correos nació hace más de 300 años para cubrir las necesidades de comunicación de la sociedad de la época. Con el cambio de dinastía a principios del siglo XVIII, el correo dejó de ser una concesión del monarca para convertirse en una empresa de responsabilidad del Estado. Desde entonces, Correos se ha establecido en nuestro país como el principal operador de servicio postal y paquetería.

La larga vida de esta empresa pública la ha etiquetado como una marca de otra época, que no ha sabido adaptarse a las nuevas demandas del mercado. Por eso, desde que comenzara la nueva era de Internet, Correos ha enfocado su negocio hacia la digitalización de sus productos, empezando en 1998 con la creación de su primera página web, hasta ahora con un rediseño del logo adaptado a la tipología actual.

El nuevo isotipo simplifica los rasgos que Correos considera innecesarios, eso sí, continúa manteniendo los elementos esenciales de la marca. Pero, ¿qué ha cambiado realmente? Si miras la imagen de abajo verás un divertido juego para encontrar las diferencias entre el actual logo y el antiguo. Te damos cinco segundos para descubrirlas… ¿Ya?

image
Getty Images

Bueno, únicamente tienes que observar los cambios en la corona, se han eliminado los puntos horizontales entre la doble ‘m’ y la línea horizontal. Además, se ha quitado el punto debajo de la suma y las letras de Correos que acompañaban al logo. Toda una declaración de intenciones, una apuesta gráfica sin precedentes -nótese la ironía-.

Correos asegura que el isotipo mantiene ahora una imagen más "sencilla, abierta y digital", y transmite unos principios de "sostenibilidad e internacionalización". Pero salvo tres cambios poco sustanciales, el logotipo es el mismo. Lo verdaderamente disruptivo ha sido su vídeo de presentación en YouTube. Un rapero o trapero, nos perdemos entre ambas diferencias, explica los nuevos cambios del logo a través de una sucesión de palabras: “cruz, doble eme, raya, espiral…”. Así hasta el final del vídeo.

250.000 euros o, ¿más?

Para empezar, la empresa realizó un concurso público por la adjudicación del servicio. La licitación de este concurso para el cambio de marca se realizó en 2017 con un coste de 250.000 euros. Este es el dinero base que ha invertido la firma para ser una empresa más moderna.

Correos tiene repartidos por el mundo cerca de 300 millones de distintivos, en otras palabras, un poco menos que la población de Estados Unidos. Logotipos que tendrán que ser cambiados por el nuevo logo. Este conllevará un nuevo coste para las arcas públicas.

No sabemos si este desembolso será mucho o poco, pero sí conocemos cuál será la estrategia de la compañía para renovar los logotipos. "Estamos pensando en no hacerlo de golpe. No creemos que la sociedad nos demande una inversión tan alta. La solución que hemos encontrado es hacerlo por reposición, según vayamos renovando material, flota o uniforme. Será una renovación paulatina", explicó Juan Manuel Serrano, presidente de la empresa.

En paralelo, no hay que confundir el valor con el precio. El valor de este rediseño todavía es difícil de dilucidar, ya que no sabemos a día de hoy el alcance que puede tener este lavado de imagen. Pero sí conocemos el precio mínimo del nuevo diseño: 250.000 euros. Ahora habrá que esperar a ver cómo se posiciona Correos frente a sus competidores y si consigue ser una marca referente en su sector. ¿Será una buena inversión o un despilfarro de dinero?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa