¿Cómo debe enfrentarse una start-up a su primera ronda de financiación?

Samuel Gil, Partner y Director de Inversiones en JME Ventures, analiza este paso trascendental en la vida de cualquier startup.

image
SAMUEL GIL

Tener un proyecto y querer hacerlo crecer conlleva tomar una de las decisiones más importantes que debe afrontar una start-up: ¿cuál será la mejor forma de conseguir financiación? Quizá el fundador tiene poco menos que una idea o quizá, con fortuna, haya conseguido que eche a andar gracias a una inversión inicial propia o a través de amigos o familiares. Sin embargo, si todo va bien, llegará el momento de buscar un inversor privado. La cuestión es: ¿cómo elegir la mejor opción y qué hace falta para afrontar el proceso?

En primer lugar habría que determinar qué fuente de financiación es la más apropiada para nuestro negocio: business angels o el capital riesgo que, aunque su objetivo es similar - aportar capital y conocimientos a la empresa -, tienen una serie de diferencias a tener en cuenta para tomar la decisión más acertada. El momento de la financiación, la cantidad de capital necesario, el área de actividad, el tamaño de la empresa, o la zona geográfica donde nos encontramos harán que enfoquemos nuestros esfuerzos hacia una u otra opción.

Si nos encontramos en los primeros meses de recorrido de nuestra star-up buscaremos el apoyo de business angels que aportan un capital menor y tienen un carácter más informal. Una vez que la start-up ya está consolidada es el momento de llamar a la puerta de los Venture Capital o capital riesgo. En este punto, es conveniente tener en cuenta que no todos los proyectos deben levantar VC, solo aquellos para los cuales un crecimiento acelerado tenga sentido estratégico o aquellos que necesiten un alto capital para desarrollar el producto antes de poder salir al mercado

Durante este proceso es conveniente crear un CRM (Customer Relationship Management) que nos permita centralizar en una única base de datos todas las interacciones a realizar y nos ayudará en la toma de decisiones, captación de leads o resolución de lo objetivos del día a día. De esta forma, podremos anticiparnos y responder a las necesidades de una manera más ágil. Una vez asentadas las bases, es el momento de preparar el pitch deck y el resto de materiales: business plan, KPIs, etc., con los que nos presentaremos a nuestros posibles inversores.

El deck nos ayudará a sintetizar las ideas clave de nuestra startup y será muy útil para poder presentar el proyecto. Pero: ¿qué debemos incluir? Dependerá de la actividad de nuestra empresa, y lo esencial será destacar: un concepto claro, quiénes somos; qué problema venimos a resolver; cuál es nuestra solución; el modelo de negocio y ventaja competitiva; el potencial mercado y perfil del cliente; la validez o tracción de nuestra idea; la estrategia de crecimiento; el equipo y, por supuesto, los fondos necesarios y su gestión.

Con todo este material estaremos listos para comenzar la ronda de pitchesen las que seguro surgirán dudas u objeciones que nos permitan seguir enriqueciendo nuestro deck para enfrentarnos a las siguientes.

Si tras la presentación del proyecto logramos nuestro objetivo y un Venture Capital se interesa por nuestra start-up, es entonces cuando tendremos que poner en común las partes para ejecutar el deal, siempre con el asesoramiento de un abogado con experiencia en este tipo de transacciones. Una de las partes más importantes en esta última fase es la due diligence, en el que nuestro nuevo inversor podrá tener un análisis detallado de las diferentes áreas de negocio de la star-up. Este proceso, similar a una auditoría, permitirá determinar si la empresa cumple con sus obligaciones, si existen riesgos legales y cuál es la realidad financiera y laboral de la misma.

Tras este exhaustivo análisis ya “sólo” queda negociar el pacto o acuerdo de socios, que establecerá su relación, cómo se van a tomar las decisiones importantes, cuál será la labor de cada uno de los miembros y el proceso de transmisión de las acciones o participaciones sociales, entre otras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa