Plan de negocio para montar un parque de ocio infantil

Si te apasiona trabajar con los niños y eres una persona emprendedora, montar un parque de ocio infantil es una oportunidad de negocio potencialmente rentable.

Lovely little boy playing joyfully in ball pit
Xuanyu HanGetty Images

Nos encontramos ante una demanda estable: los parques de ocio infantil se multiplican en centros comerciales, en restaurantes o en locales independientes, a través de iniciativas personales o bajo el paraguas de una franquicia del sector. Más que por tamaño, se consideran grandes en función de la inversión realizada, a partir de unos 40.000 euros.

El objetivo de un parque de ocio infantil es que los más pequeños de la casa puedan divertirse en un espacio seguro, mientras los padres se relajan. Cuentan con castillos hinchables, camas elásticas, tirolinas, toboganes, piscinas de bolas, rocódromos, además de actividades lúdicas y talleres. Se estructuran en diferentes circuitos con varios niveles y dificultades, ya que sus usuarios son niños en la franja entre 1 y 12 años.

La celebración de cumpleaños y fiestas infantiles constituyen las actividades más rentables, pero también se ofrecen tardes de juego libre por horas, servicios matinales para las escuelas, cuidado de niños en vacaciones, talleres, etc. Los viernes y sábados suelen ser los días de más tirón y es un negocio sujeto a estacionalidad, que funciona a medio gas en los meses de verano, cuando los niños realizan más actividades al aire libre. Los demás parques infantiles, las ludotecas (con fines educativos y culturales), los espacios lúdicos de restaurantes y centros comerciales, las empresas de animación infantil e incluso las guarderías, engrosan las filas de los competidores.

Para hacerse un hueco en este sector, es necesario apostar por precios competitivos y una oferta de calidad, tanto en los servicios como en las instalaciones. Con 25 años de experiencia en el sector, Alfonso Rubio, administrador solidario de la empresa Alfalex 21, dedicada al diseño, montaje e instalación de estructuras de parques de bolas, recomienda no tomarse a la ligera la decisión de emprender en este sector. Lo primero, analizar la pirámide poblacional (los niños de 4 a 9 años son los usuarios más activos) y las perspectivas demográficas locales. También aconseja a los nuevos emprendedores que cuenten con un colchón financiero para afrontar la estacionalidad y que piensen en el medio y largo plazo e inviertan en instalaciones de calidad, duraderas, que se ajusten a la normativa y por lo tanto, seguras.

Seguridad

Para que los pequeños disfruten en unas condiciones de seguridad excelentes, es necesario cumplir a rajatabla la normativa aplicable a: materiales utilizados, señalización, buena visibilidad para garantizar la supervisión, accesibilidad por parte de los adultos para ayudar, vías de evacuación, buen mantenimiento de las instalaciones.

También existen normas específicas para las distintas estructuras. Por ejemplo, las piscinas de bolas, las más utilizadas en los parques infantiles de interior, deben diseñarse para reducir al máximo la salida de las bolas y tener una altura máxima no superior a 60 cm, o 45 cm para menores de 36 meses. El diámetro mínimo de las bolas debe ser de 70 milímetros, para evitar riesgo de asfixia.

Los trámites

Alfonso Rubio recomienda paciencia en este apartado. Así, por ejemplo, el proyecto de actividad – que incluye una memoria de calidad de los materiales por parte de los proveedores -, que acompaña la solicitud de licencia de apertura, tiene cierta complejidad y un coste no indiferente. Para abrir un parque infantil cubierto se debe solicitar la licencia de actividad y apertura en el ayuntamiento, eventualmente la licencia de obras, así como contratar un seguro de responsabilidad civil, para hacer frente a posibles daños que puedan producirse.

Marketing

En ningún negocio puede faltar el marketing, para darse a conocer y captar a los primeros clientes. Si se trabaja bien, el boca a boca hará el resto. Son recomendables: acciones locales de buzoneo, prensa, radio; colaboraciones con colegios y guarderías; actividad online (web, redes y marketing de geolocalización para impactar al usuario local en el momento adecuado).

Los monitores

Abrir un parque de ocio infantil no requiere una formación o unos estudios específicos. Eso sí, es necesario aunar entusiasmo y capacidad de gestión, para que salgan los números esperados del negocio. Los monitores pueden marcar la diferencia con respecto a los competidores. Y aunque no sea necesario, es preferible que posean una titulación en educación infantil o similar y experiencia en el trato y cuidado de los niños.


PERFIL DEL NEGOCIO: BALANCE INICIAL

Dos socios, titulados en educación infantil y con experiencia como monitores de tiempo libre, van a poner en marcha un parque de ocio infantil. Lo harán en un local en alquiler, de 250 m2, situado en una zona colindante al centro de Salamanca, de fácil aparcamiento y habitada por parejas jóvenes con poder adquisitivo medio-alto. El local se distribuye de esta forma: recepción, sala de juegos con dos zonas de juego diferenciadas por edades de los niños, una sala de talleres y actividades, otra para meriendas, pequeño despacho, aseos. Los emprendedores operarán bajo la fórmula jurídica de la Comunidad de Bienes, que no comporta desembolsos para su constitución.

Se prevén las siguientes inversiones en inmovilizado material: acondicionamiento interno y externo del local, con todas las medidas de seguridad (18.000 €); dos estructuras de juego, con instalaciones y materiales correspondientes (16.000 €); mobiliario (estanterías, sillas, mesas, percheros) y decoración (7.500 €); equipo informático, de sonido y televisión (3.500 €).

En el inmovilizado intangible se incluye un software de gestión y TPV por valor total de 420 euros. El Activo del balance recoge también las fianzas correspondientes a dos meses de alquiler del local (3.200 €) y los gastos de primer establecimiento (3.000 €), para el proyecto técnico y licencia de apertura, así como los primeros gastos de captación de clientes y publicidad de lanzamiento.

Las existencias iniciales incluyen perchas, bolsas para los cumpleaños, chuches, artículos de papelería, etc. (650 €). También se cuenta con una tesorería inicial de 4.500 euros. En el importe de las inversiones se separa la parte de la base imponible de la del IVA Soportado (“Hacienda Pública Deudora por IVA” por importe de 10.305 euros). Hacienda debe esa cantidad, que se irá compensando en las liquidaciones trimestrales de IVA, o, si se prefiere, se podrá solicitar a Hacienda su devolución al comienzo de la actividad.

La inversión necesaria asciende a 67.075 €. Los emprendedores aportan un capital social de 28.000 € y reciben una subvención a fondo perdido de 5.000 €. El resto (34.075 €) se financia mediante un préstamo bancario a largo plazo (7 años), al 4,8% de interés nominal anual, que se devolverá mediante cuotas mensuales constantes de 478 € (formadas por intereses y devolución del capital). En el balance se diferencia entre la parte del préstamo con vencimiento superior a un año (se refleja en el pasivo no corriente o exigible a largo plazo) y la parte que se debe pagar dentro del año (pasivo corriente o exigible a corto plazo).

image
BALANCE INICIAL

PERFIL DEL NEGOCIO: CUENTA DE RESULTADOS

Para sus previsiones de venta nuestros emprendedores han ponderado: el porcentaje de participación de cada línea de negocio en el conjunto de las ventas (en este orden: cumpleaños y fiestas infantiles; juego libre y cuidado de niños por horas o mensual; talleres y actividades); el grado de ocupación (la capacidad máxima es de 65 niños); el número de servicios prestados y el precio medio por servicio; la estacionalidad (en los meses de arranque, en verano, Semana Santa y Navidad, se espera baja afluencia). Con todo, las previsiones de venta para el primer año ascienden a 112.800 euros.

Los costes variables asociados a las ventas (materiales utilizados en las actividades, meriendas, contratación esporádica de payasos, magos, etc.) se estiman en una media del 15% sobre las ventas, con un margen bruto medio estimado del 85% (diferencia entre el precio de venta – sin IVA – y su coste de producción).

Prácticamente la totalidad de los costes del negocio son fijos. Los principales gastos en los que incurre un parque de ocio infantil son:

-gastos de personal. Nuestros emprendedores llevarán a cabo las tareas de dirección, gestión, recepción, así como de monitores infantiles, a jornada completa. Uno de ellos cotiza sobre la base mínima la cantidad mensual de 60 euros (“tarifa plana” por darse de alta por primera vez en el régimen de autónomos de la Seguridad Social), mientras que al otro corresponde la cuota mínima de autónomos de 283,30 €/mes. El salario bruto de cada uno se fija en 15.000 €. También se contratarán a tiempo parcial 2 monitores de tiempo libre infantil, con turnos de tarde en el periodo escolar y de mañana durante las vacaciones escolares, con un sueldo anual de 7.000 y 5.000 euros.

-alquiler del local (1.600 € mensuales).

-gastos de publicidad: anuncios en prensa, radio, folletos, buzoneo, publicidad en redes sociales (3.200 €/año).

-luz, agua, calefacción, teléfono e Internet (400 €/mes)

-servicios externos: mantenimiento informático (80 €/mes), limpieza (150 €/mes); asesoría fiscal y laboral (120 €/mes), servicio de prevención de riesgos laborales (400 €/año); mantenimiento y reparaciones (2.700 € el primer año; se incrementará a partir del segundo).

-materiales de oficina y consumo y reposiciones de bolsas, bolas, etc. (120 €/mes); -prima de seguro (1.800 €/año). Aunque el pago suele hacerse en un único plazo anual, en la cuenta de resultados debe prorratearse mensualmente.

-amortizaciones del inmovilizado (3.400 €/año). Las cuotas de amortización recogen la depreciación efectiva sufrida por los distintos elementos del inmovilizado y permiten la generación de un fondo, que crece cada año, con la finalidad de disponer de los recursos financieros necesarios para reponer los bienes una vez que haya finalizado su vida útil. Esta depreciación afecta a la cuenta de resultados, ya que supone un gasto anual para la empresa, aunque no un desembolso económico.

-gastos financieros del préstamo obtenido para financiar la inversión, por un total de 1.544 €/año.

La cuenta de pérdidas y ganancias del primer año arroja un resultado positivo (3.766 €). El punto de equilibrio (en el que no se tienen ni pérdidas ni beneficios) se sitúa en 108.369,47. Se calcula sumando los gastos fijos (de explotación) y los gastos financieros, dividido por 0,85 (margen bruto sobre venta, que estimamos en 85%). El plazo de recuperación aproximado del proyecto es de 4 años.

image
CUENTA DE RESULTADOS
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa