Cómo montar una microcervecera

La pasión por fabricar y vender cerveza llega a España. Te contamos cómo montar una microcervecera.

Si te crees que ya conoces todas las marcas de cerveza españolas, vete haciendo un lugar para las nuevas estrellas del mercado, nombres como Rosita, Montseni, Sagra, Tyris, Domus, Cibeles o Tierra de Frontera, las marcas de las nuevas microcerveceras que están brotando por toda España: desde el Montseny (Barcelona) a Numancia de la Sagra (Toledo) pasando por Alcorcón (Madrid).

La iniciativa es fruto de pequeños empresarios noveles tan enamorados de esta bebida que incluso han decidido abandonar trabajos bien remunerados de ejecutivos, ingenieros, técnicos de marketing o informáticos para iniciar toda una aventura.

Las artesanales son productos gourmet, en general del tipo ale, con sabores más complejos y un mayor grado alcohólico que las habituales. Nada que ver con las cervezas de toda la vida. Más que para matar la sed, buscan los paladares exigentes, razón por la que suelen encontrarse en buenas cervecerías, restaurantes o tiendas de delicatessen. Y aunque aún son minoritarias, se van extendiendo rápidamente, al igual que ha pasado en el resto de Europa en los 90 y en Estados Unidos, en los 80.

Pero esto es sólo el principio. Nacido hace unos cuatro años, el sector ya cuenta en España con unas 45 microempresas. Y en Europa se cree que en los próximos años se fundirán centenares más. Sólo en Italia, según Nereo Garbín, de Cerveza Artesana, “hay más de 450 cerveceras artesanales”.

En todos los casos, se trata de microcerveceras que operan en un radio de influencia de 100 kilómetros, pero que en algunos casos incluso empiezan a exportar. Y con pocas barreras de entrada ya que, al contrario de lo que ocurría hace 10 años, no hace falta ser un maestro cervecero para lanzarse al ruedo. Están saliendo empresas de servicios para la cervecería artesanal como Mas Malta o Cerveza Artesana, que igual venden la maquinaria o las materias primas que organizan cursos y ofrecen asesoramiento en el diseño del nuevo negocio.

Además, hablamos de un negocio en el que las inversiones necesarias para fabricar la cerveza, crear marca y vender el producto no son excesivas, como veremos por las historias de los protagonistas. Todavía muy minoritarias en España –no representan siquiera el 0,02% del mercado–, las artesanales parecen, sin embargo, destinadas a triunfar. En EE UU, con el 7% del mercado, le han dado un buen bocado a las grandes.

Claves de éxito

Calidad. Según el sector se vaya expandiendo y los consumidores familiarizando con el producto –más sofisticado que la cerveza industrial–, mayor será el nivel de exigencia. “La cerveza es un producto vivo que hay que controlar, lo que no siempre es fácil“, apunta Nereo Garbín, de Cerveza Artesana.

El gusto local. El paladar cervecero no es uniforme en toda España. Tampoco lo es en las artesanas. En unos lados gusta más fuerte, en otros más afrutada, hay a quien le guste más clara o más rubia, y con más o menor grado de alcohol. “Eso le obliga al elaborador a buscar el paladar de la gente de su zona”, explica Garbin.

El coste. La artesana sale cara porque se produce en series pequeñas y consume más materia prima, lo que obliga a los elaboradores a ser cuidadosos con sus costes. Dada la avalancha de nuevas empresas, cada vez más profesionalizadas, los productores menos eficientes acabarán expulsados del mercado.


Distribución. Es vital la complicidad de los distribuidores para asentar la marca entre los clientes. Dado que los bares normales no tienen interés por el producto, el target son los restaurantes de nivel medio o alto, las cervecerías de calidad y las tiendas gourmet. “Esto obliga a utilizar los distribuidores de vino y no los de cerveza”, asegura Garbin.

Promoción. Es el factor crítico. Los cerveceros artesanos deben estar dispuestos a dedicarle varias horas al día. Todo vale: visitas a la fábrica, catas en los restaurantes y cervecerías, incentivos especiales a los distribuidores, asistencia a las ferias de cerveza que despuntan por España, presencia en las redes sociales, publicidad en la radio y mucha cartelería y merchandising.

SEGURO QUE TE INTERESA...

Te ampliamos esta información en el artículo Cuatro emprendedores que triunfan con el boom de las microcerveceras

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes