¿Qué diferencias hay entre ser distribuidor, representante y agente comercial?

Conoce las peculiaridades de cada una de estas figuras para elegir la que más te conviene.

Representante comercial.

Suele ser un intermediario entre el fabricante externo y el distribuidor nacional. Sólo se dedica a ponerlos en contacto y a firmar acuerdos por cuenta del fabricante. Suele trabajar a comisión y ser también representante legal del fabricante en el país, con poderes notariales para cerrar acuerdos en su nombre. No suele ostentar propiedad alguna sobre los bienes, pero si poder para defender los intereses legales del fabricante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Distribuidor.

Lo normal es que ostente la propiedad física del producto que le ha enviado el fabricante desde otro país e incluso se haga cargo del servicio técnico, si así se requiere, aunque no siempre. Por ejemplo, si el artículo es de origen industrial, muchas veces se envía directamente al cliente desde el país de origen para ahorrar duplicidades de los costes logísticos.

Agente comercial.

Posee una tarea más de vendedor. Acepta acuerdos en nombre de la empresa, pero sin responsabilidad ni sobre los acuerdos ni sobre la propiedad de los bienes. Y no suele tener poder legal ni establece acuerdos fuera de las condiciones permitidas por el propio fabricante. Oferta el producto, cumplimenta los documentos de pedido, negocia sólo pequeños ajustes dentro de unos límites autorizados y da curso al pedido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa