Piensa siempre en el futuro

Tenía 20 años cuando fundó su empresa, en 1975. Pero esos pocos años de estudiante (abandonó la Universidad de Harvard al año de hacerse emprendedor) han sido decisivos para su negocio, ya que ahí conoció a dos personas clave para Microsoft: su primer socio (Paul Allen) y su sucesor al frente de la firma (su actual CEO, Steve Ballmer).

Rodéate de personas de confianza

Es importante tener a alguien de tu entera confianza, que esté totalmente comprometido, que comparta tu visión, pero que también tenga un conjunto de habilidades ligeramente diferentes y que actúe como una especie de control sobre ti”.

“En los últimos años, Microsoft ha contratado deliberadamente a unos cuantos directivos con experiencia en empresas que han fracasado. Cuando uno fracasa, se ve forzado a ser creativo, a profundizar y pensar noche y día. Me gusta tener cerca a personas que hayan pasado por ello”.

Si no emprendes tu idea cuanto antes, perderás tu oportunidad“

Montar una empresa significa sacrificio. Lo sabíamos cuando creamos Microsoft, pero también nos dábamos cuenta de que teníamos que hacerlo o perderíamos para siempre la oportunidad de hacer algo”.

No te duermas en los laureles

“Nunca desperdiciamos tiempo hablando de lo que estamos haciendo bien. No es esa nuestra cultura. Todas las reuniones que tenemos son del tipo: desde luego, hemos ganado en siete categorías, pero ¿qué pasa con la octava?”“El éxito es un pésimo profesor. Seduce a la gente inteligente y la lleva a pensar que no puede perder. También es una guía poco fiable para el futuro. Lo que parece ser el plan de negocios perfecto o la última tecnología hoy, puede estar obsoleto dentro de poco”.

Piensa siempre en el futuro

“No puedes mirar sólo al pasado o al estado actual del mercado. También debes mirar adónde va y hacia dónde puede dirigirse bajo ciertas circunstancias para guiar tu empresa conforme a tus mejores predicciones”.“Las compañías fracasan por muchas razones. Algunas veces porque son administradas de forma deficiente, otras porque simplemente no crean los productos que los clientes quieren. No obstante, creo que el mayor asesino de una compañía, especialmente en las industrias muy dinámicas, como la nuestra, es el rechazo a adaptarse al cambio”

Publicidad - Sigue leyendo debajo