Cómo mejorar tus habilidades emprendedoras con consejos prácticos (VI)

En algunos casos (la mayoría), les han servido de forma positiva y, en otras (las menos), no han alcanzado el objetivo esperado, pero les han servido de aprendizaje.

50. Socios que aportan ideas y una visión objetiva

Belén Cañete, de Way Away, afirma que ellos también tienen business angels, “pero no aportan capital sino conocimiento. Muchas de las decisiones estratégicas, pero también, a veces, operativas, las compartimos con nuestro pequeño comité de expertos. En ocasiones, necesitamos largas reuniones, otras, buscamos la agilidad con simples chequeos vía web o email. Esto nos permite disponer de una visión más amplia y basada en un mayor conocimiento, y asegurarnos de esa forma que mantenemos una objetividad, pecado en el que muchos emprendedores caen al enamorarse de su idea”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

51. No todos deben ser socios

Luis Gosálbez, de Metricson, recuerda que cuando alguien te da dinero para comprar acciones de tu empresa, debes considerarlo un socio, pero no así a alguien que te deja dinero, con el que sólo debes comprometerte en devolvérselo: “Un socio es quien comparte tu riesgo y aporta dinero en tu empresa a cambio de acciones. Alguien que te otorga un préstamo no es un socio, porque ese capital sigue siendo suyo y tienes que devolvérselo con intereses. Cuidado con los prestamistas abusones que piden tener los mismos derechos que un socio”.

52. No te cierres las puertas

Raúl Aznar, de Pandora Lys, advierte a los emprendedores “que firmar una cláusula de confidencialidad con un potencial inversor, a veces, es contraproducente porque es mejor compartir el proyecto con otros inversores y, en ocasiones –sobre todo ahora que se hace mucha coinversión– te encuentras con que no puedes enseñarles el proyecto a otros inversores, debido a has firmado un contrato de confidencialidad”.

53. Recompra de acciones para retomar el control

Fabio Núñez y Gus Bertolo, de EscapadaRural, decidieron recomprar las participaciones a sus socios capitalistas, excepto las de sus dos socios industriales. “Antes de esta decisión, el accionariado estaba en nuestras manos y en la de 12 business angels. Decidimos la recompra porque nuestro proyecto nació teniendo claro que era sumamente importante estar alineados en el rumbo y objetivos de la empresa y que todos los socios debían tener las mismas expectativas. Los objetivos planteados por nuestro principal inversor capitalista no fueron vistos como alcanzables y difícilmente podían ser transmitidos al equipo que, tras varios meses sin poder alcanzarlos, seguramente acabaría desmotivado. La visión del capital riesgo como siempre es la de buscar un crecimiento explosivo y sólo veían esa posibilidad si virábamos en el modelo de negocio. Y para nosotros, el momento no era el oportuno para cambiar el modelo de negocio, dadas las peculiaridades de nuestro mercado. Con el tiempo la decisión fue acertada. Lo más importante para la empresa es que seguimos creciendo. El año pasado cerramos con una facturación cercana al millón de euros y para este año está previsto alcanzar un 40% de incremento”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

54. Para que la empresa sea gobernable, lo mejor es un pacto de socios

Marcelo Vázquez, de Infoautónomos, destaca que, “un aspecto muy importante para nosotros, que más que un problema, fue un ejercicio de responsabilidad, es que, para montar nuestra empresa, éramos siete personas; cada una –como se suele decir– de su padre y de su madre, y debíamos regular cómo iban a ser las relaciones societarias y profesionales entre nosotros y también con la empresa. El objetivo era que nuestra compañía no se convirtiera en un proyecto que fracasara porque los socios no se pusieran de acuerdo. Para evitar todo eso, tomamos la decisión de ponernos en manos de un profesional experto y, durante tres meses, estuvimos negociando entre todos los socios un pacto. A día de hoy, ese pacto de socios sigue vigente y hemos conseguido, gracias a ello, que nuestra empresa sea fácilmente gobernable”.

55. Invertir en I+D+i por escrito

Luis Lorenzo, de Up Soluciones, subraya que en su pacto de socios incluyeron un artículo en el que se estipula que un 30% del beneficio anual de la empresa se invertirá en I+D+i del siguiente ejercicio: “No nos costó aprobar esa cláusula. Cuando la propuse ninguno estuvo en contra ni pusieron ninguna queja. Creemos firmemente –como dijo Peter Drucker– en que ‘las dos únicas cosas que hacen crecer a una empresa son el marketing y la innovación”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

56. Oriéntate 100% al cliente

Albert Díez, de Export Moonwine, explica que “nuestros esfuerzos se centran en intentar satisfacer todas las necesidades del cliente, tanto que si no podemos ayudarles con los vinos que vendemos, le asesoramos sobre dónde podría encontrar el que necesita”.

57. Ofrécelo gratis al inicio para generar valor

Miguel Bitar, de FreeDeus, sostiene que, “aunque tenemos muchas marcas interesadas en pagar nuestro servicio premium, como nuestra prioridad ahora es hacer de FreeDeus una plataforma publicitaria infalible, hemos decidido no cobrar de momento y trabajar con ellos para asegurar su éxito comercial al publicitarse en nuestra plataforma. Es evidente que empezar a cobrar es bueno, pero creemos que ahora es más importante crear valor. Si conseguimos que nuestra herramienta garantice el éxito de nuestros anunciantes, tendremos una plataforma revolucionaria”.

58. Capta clientes con pocos recursos

Albert Díez, de Export Moonwine, recuerda que, al principio, contaban con poco presupuesto para viajar a otros mercados. “Era difícil generar interés a los clientes. Esto lo resolvimos con una estrategia de comunicación concreta: primero email, después llamada telefónica y luego intentar ver a los importadores en sus viajes a España en lugar de viajar nosotros a sus países. También en las ferias sectoriales, aprovechábamos los stands de bodegas ‘amigas’ para reunirnos con los importadores”.

59. Fideliza poniendo cara y ojos

Goktug Okan, de Unnado, reconoce que, “a pesar de que somos básicamente un negocio online, quisimos implementar un modelo más personalizado. De manera que cada vez que recibimos la orden de un pedido no mandamos el clásico email de confirmación, sino que llamamos para hablar con la clienta y confirmárselo. Creemos en el toque personal y eso nos hace diferentes. Si lo haces bien, las clientas hablarán bien de ti en foros, pero cuidado, que si lo haces mal, también se propagará como la espuma”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa