Productos para arrancar tu negocio

Productos financieros para tu empresa.

Préstamos

Según el estudio Survey on the access to finance of small and medium-sized enterprises (SMEs) in the euro area (de abril a septiembre de 2013), las necesidades de préstamos de las pymes europeas se incrementaron un 5%. En total, el número de pymes que optaron a un préstamo bancario fue del 25%, una cifra que se eleva a 27% en el caso de las pymes españolas. Su tipo de interés varía de una entidad a otra y depende de las garantías y condiciones del solicitante, pero, de media, en España se sitúa en 5,39%, para los préstamos de hasta un millón de euros que son los habituales de las pymes. Llamativamente, un 116% más caro que los préstamos superiores a esa cantidad (2,5%).

‘Renting’

El renting es un alquiler de obligado cumplimiento, con cuota y plazo fijo, sin opción a compra, que incluye servicios que garanticen el correcto funcionamiento y disfrute del bien y cuyas cuotas son deducibles. Se contabiliza en la cuenta de gastos de la empresa, lo que favorece el balance de resultados; los bienes en renting no forman parte del inmovilizado por lo que no engordan su activo; no afecta al nivel de endeudamiento; las cuotas son 100% deducibles; los pagos del IVA son compensables; no requiere ningún desembolso inicial, los gastos y tiempos de gestión son prácticamente nulos y no existen riesgos asociados a la depreciación u obsolescencia del bien. A cambio, tiene unos gastos de tramitación elevados.

Microcréditos

Son préstamos de pequeña cantidad concedidos a colectivos que por sus características sociales o profesionales tienen más complicado acceder a otros productos. Las cantidades oscilan entre los 15.000 y los 25.000 euros, aunque en algunos casos pueden llegar hasta los 50.000 euros. El tipo de interés suele ser inferior al que se aplica en otro tipo de préstamos a largo plazo para empresas (ronda el 4%, aunque puede subir esa cifra si es un interés fijo), con periodos de carencia amplia, de unos seis meses de media, lo que facilita el arranque de actividad al emprendedor. Su mayor desventaja es que va dirigido a un beneficiario y a un tipo de empresa muy específicos, aunque este requisito ya se está suavizando ya que es una herramienta que se está ampliando al colectivo de los emprendedores.

‘Leasing’

Es igual que el renting, pero aquí sí hay opción de compra. Lo hay de dos tipos: financiero y operativo. La diferencia es que el propietario del bien es, en el primer caso, la entidad crediticia y, en el segundo, el proveedor, que suele incluir mantenimiento, reposición y el contrato se puede modificar. Evita el endeudamiento de la empresa, es flexible y las cuotas son fiscalmente deducibles. Desventajas: es caro.

Préstamos subvencionados

El ICO oferta préstamos subvencionados que se tramitan a través de las entidades de crédito. Este año, los productos pensados para arrancar y para financiar liquidez se agrupan bajo el epígrafe Línea ICO Empresas y Emprendedores 2014.

‘Lease-back’ y ‘rent-back’

Consisten en transferir a la entidad bancaria bienes o servicios propios a cambio de una cantidad y arrendarlos de nuevo. En el primer caso, hay opción a compra y en el segundo, no. Ventajas: Permiten al empresario volver a disponer de liquidez, aliviar su capacidad de endeudamiento y desgravar tanto las cuotas de lease-back como de rent-back. Desventaja: se pierde el activo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa