“Todo el mundo quiere invertir en startups”

Javier Megías, CEO y cofundador de Startupxplore, habla sobre las tendencias de inversión en startups.

Los medios las han convertido en algo sexy y se han puesto muy de moda, así que de repente más de un pequeño inversor posa su ojo sobre pequeñas y emergentes compañías tecnológicas. Por eso la figura del business angel repunta en España y por eso nos esperan varios años más que interesantes en la industria. Son algunas de las conclusiones de Javier Megías, CEO y confundador de Startupxplore, una plataforma que agrupa a empresas, inversores, aceleradoras y demás actores del “ecosistema startup” en nuestro país. Por sus años de experiencia en el sector y la cantidad de información que maneja, quisimos preguntarle qué tendencias de inversión veremos próximamente. Desde Valencia, donde Startupxplore tiene su sede, nos respondió a esto y alguna cosa más.

EMPRENDEDORES: ¿Qué es Startupxplore y cómo pueden aprovecharla los emprendedores?

JAVIER MEGÍAS: Es la mayor comunidad de startups, inversores, aceleradoras y todos los actores del término de moda: ecosistema emprendedor español. También está creciendo de Europa. Cualquier startup puede darse de alta gratis. ¿Para qué sirve? Cubre el principal problema que tienen cuando buscan inversión o aceleradoras: hay poca información. Si lo quieres hacer bien, vas de web en web viendo las opciones de cada inversor. Hay un dato que dice que un emprendedor tarda de 6 a 8 meses en hacer una ronda, y el problema son los seis meses, sino que toca muchas puertas que no sabe si son las correctas. Aquí, si abres cada ficha, verás por ejemplo que mete hasta 100.000 euros, que el proyecto ha de tener mínimo dos emprendedores... Y no sólo es una ficha de inversiones pasadas, sino de en qué sectores está buscando invertir, zonas geográficas, a qué valoración máxima suele entrar, etc.

EMP.: ¿Qué errores se cometen al entrar a un inversor?

J.M: No ponerle cariño al proceso, enviar de forma indiscriminada el mismo mail, contactar por Linkedin para enviar el proyecto... Linkedin es interesante no porque te permita conectar, sino para saber a quién tienes en común. A un inversor un correo le vale 1, pero si le llega vía un contacto común o empresas en las que ha invertido se multiplica su valor. Intenta entrar por referidos.

EMP.: Si tuvieras que resumir lo que llevamos de año, ¿qué destacarías sobre inversiones en startups en España?

J.M: Primero, el resurgir del papel del business angel. Están apareciendo muchísimos y muy activos. La gente se queda con la idea de que hay 15 o 20, y de los top seguro que sí, pero tenemos unos 800 en la base de datos y seguro que faltan muchos. El perfil ideal para muchos emprendedores es aquel que ha tenido éxito, y es cierto que eso te ayuda a llevar adelante tu compañía. Pero hay otro tipo de inversor interesante: el que tiene experiencia en el sector en el que trabajas. Si tienes una startup de salud, que esa persona conozca el sector te ayudará a operar y a contactar con clientes. Gracias a los medios, las startups se han convertido en algo muy sexy, no sólo para los emprendedores sino para inversores: de repente, todo el mundo quiere invertir en startups. Muchísima gente de fuera de la tecnología se mete en estos tramos de inversión. Muchos son directivos o propietarios de negocios, tienen que diversificar en inversiones con más o menos riesgo y entre las de mucho riesgo es un momento estupendo para las startups.

Los productos financieros tradicionales y Bolsa no están dando buenas rentabilidades, así que piensan: si me voy a arriesgar, me arriesgo en algo divertido e interesante como una startup. Lo segundo a destacar: el incremento brutal de la inversión extranjera. Uno de los problemas históricos del ecosistema español es que era complicado conseguir inversión en rondas B y C. Y empieza a suceder.

EMP.: Wallapop se lleva la palma. ¿Veremos más? ¿Qué efecto tendrá?

J.M: Estamos todos obsesionados comparándonos con Silicon Valley y es una cuestión de tiempo. Aquí empezamos hace diez años, así que lo que vemos son las consecuencias inevitables de un ecosistema que madura y empieza a tener buenas compañías. Muchos emprendedores harán buenos exits y reinvertirán en el ecosistema. Eso es muy bueno: genera capital inteligente y con experiencia. Es como un embudo. Cada vez hay más compañías en las fases iniciales, así que irá engordando el embudo, habrá más empresas, mejores y más maduras. Nos esperan cinco años absolutamente apasionantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Startups