10 técnicas para validar tu idea de negocio sin dinero en el bolsillo

Te servirán para desarrollar un Producto Mínimo Viable que te van ayudar a probar con clientes reales si esa loca idea tuya de emprender tiene sentido. 

image
Ilustración de @andybaraja

En contextos de alta incertidumbre, la base es la de siempre: equivocarse pronto y hacerlo barato hasta dar con aquello que, de verdad, demanda el mercado. La mejor manera de conseguirlo es interactuar constantemente con los potenciales clientes, de forma incremental. Es decir, ir presentarles muestras de Producto Mínimo Viable (MVP) e ir modificándolo conforme se miden comportamientos y recibes feedback. Especialista en metodologías ágiles aplicadas al emprendimiento y al ámbito corporativo, Nestor Guerra presentaba en el primer Lean Startup Asturias 10 herramientas básicas para, en las etapas tempranas de desarrollo, prototipar y elaborar un MVP en un día al coste máximo de 100 euros. Son estas:

Publicidad - Sigue leyendo debajo

1.- En papel o en cartón

Existen multitud de herramientas digitales pero no por ello invalidan necesariamente técnicas tradicionales, menos cuando se muestran rápidas, económicas y eficaces. Plasmar en papel lo que quieres, te ayuda a reflexionar, a clarificar ideas y visualizarlas eso sí, no pretendas que nadie se entusiasme con esto pero es un primer paso para ulteriores prototipos con interacción. Un folio en blanco, un lápiz y una goma de borrar para ir corrigiendo, son las herramientas que, según Verónica Abizanda,de Torres Burriel Estudio, hacen falta en este proceso. La representación de lo que quieres hacer ha de ser gráfica, no literaria.

2.-Con impresoras 3 D

Su precio de adquisición se ha abaratado notablemente. No obstante, para ceñirnos al presupuesto de los 100 euros propuestos, recuerda Nestor Guerra que hay emprendedores que se ofrecen a imprimir gratuitamente. Otra opción muy socorrida es acudir a algún fab lab, donde suelen disponer de impresoras 3D y pagar por el tiempo de uso.

3.-Lego

“Una técnica muy tonta que consiste básicamente en jugar con el cliente para ver su comportamiento”, dice Guerra. Como ventajas se incluye el poder de la gamificación para generar engagement y sugerir metáforas, asignando a cada pieza alguna función, de manera que vas cocreando con el cliente. Para evitar la adquisición del kit de lego que nos rompería el presupuesto, recomienda Néstor aprovechar las piezas de nuestros hijos o los de nuestros amigos.

4.-Costumer jouney maps

O mapa de experiencia del cliente orientado, sobre todo, a servicios y medir el valor que aportan. Heredada del Design Thinking se trata de trazar un diagrama en una hoja poniendo en un eje los touch points o los puntos de contacto que tienes son tus clientes (correo, teléfono, entrevista personal…), y en el otro extremo la respuesta de las personas consultadas que conviene que seanearly adopters, de manera que vas describiendo lo que ven ellos con respecto al servicio. Una herramienta que recomienda Néstor Guerra para esta fase, por la sencillez de su manejo “y porque es gratis” es Touchpoint Dashboard.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

5.-Storyboards

Conocido también como guión gráfico. Consiste en hacer viñetas o ilustraciones secuenciadas que van dando cuenta de toda la historia. Para entender su utilidad, Néstor Guerra recomienda la lectura del libro La clave es la servilleta, de Dan Roam, donde se habla de la resolución de problemas mediante dibujos y, como herramienta digital, “para los que no tienen ni idea de dibujar”, recurrir a Storyboard That “que funciona con una lógica de arrastre tan sencilla, que hay que ser muy torpe para no hacerlo en 20 minutos”.

6.-Hacer un vídeo

Los vídeos permiten aprender de forma muy rápida y eficaz con respecto al contexto del cliente. La clave consiste en que el usuario percibe el producto de manera muy cercana así que es fácil llevarle a una acción con respecto a lo que haces. También este método para ir testando parece fácil pero para que tampoco sirva de excusa el ‘yo no tengo ni idea’, Guerra remite al uso de Powtoon o Go animate . “Hay muchas más, pero recomiendo estas porque son las que he usado”.

7.-Infografías

Es “una técnica muy chula y poco entendida”. Básicamente consiste en hacer un infograma con un dibujo esquemático del servicio, es decir, llevar la información recopilada a un segundo nivel. “Es una simplificación barata de los pasos que hay que dar para que el cliente perciba el valor de lo que tiene delante”. Aquí, la herramienta para los legos es Piktochart , una solución que ofrece miles de plantillas actualizadas semanalmente para adaptar la infografía a tu idea de negocio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

8.- Roleplay

Técnica de dinámica de grupo también conocida como dramatización que, trasladada al ámbito que nos ocupa, consiste en probar y ver cómo funciona el servicio que hemos creado en entornos a los que va destinado. Por ejemplo, si vendes un servicio de coach lo mejor no es contarlo sino ejercerlo directamente sobre los interesados.

9.-Aplicaciones para prototipar aplicaciones

“Hay aplicaciones que permiten prototipar cualquier tipo de aplicación”, dice Néstor Guerra. Un ejemplo Justinmind que permite hacer una especie de preapp. Otras podrían ser Unbounce, para hacer páginas web, y balsamiq, con la que “cualquier persona puede diseñar un gran software”, puede leerse en su web, o Axure, algo más compleja “pero que permite mayor interacción”.

10.- Apps móvil/ tablet

Para prototipar sólo aplicaciones móviles, la mejor herramienta es, según Néstor Guerra, Pop para cuyo manejo no hace falta saber de códigos ni ser experto en nada. A las aplicaciones para crear prototipos de apps puede añadirse, también, el uso de Photoshop que ayuda a construir un diseño lo más parecido a la realidad.

3 consejos extras

Aunque se haya hecho uso recurrente de la palabra utilidad, ninguna de las herramientas sirven si antes no se clarifican los tres planteamientos que Guerra considera imprescindibles antes de empezar a trabajar. Son estos:

1.- Identificar bien el problema del cliente antes de ponerte a buscar soluciones. Las entrevistas, aunque algunos las consideren pesadas, son un buen sistema de orientación y, además, gratuitas.

2.-Mide las cosas y el comportamiento de los clientes como puedas y, recuerda que no siempre van a “alimentar tu ego”.

3.- No vale cualquier cliente. Identifica cuáles pueden ser tus early adopters, porque ellos son los que van a dar la voz de alarma “a los primeros pragmáticos” que te abrirán, luego, las puertas al mercado masivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa