Los secretos de 5 gigantes del emprendimiento

Alejandro Fernández-Luengo (Alma Corporation), Verónica Fisás Vergés (Natura Bissé), Antonio Catalán Díaz (AC Hotels), Alejandro Artacho (Spotahome) y Guillermo Corominas (Mango), galardonados todos ellos en los últimos Premios Emprendedores, cuentan los secretos más personales que les han llevado el éxito empresarial.

image
Momento de la mesa que precedió a la entrega de la XIII edición de los Premios Emprendedores

La ceremonia de la entrega de los Premios Emprendedores en su XIII edición, fue precedida de una mesa redonda que dirigió y amenizó de forma notable el Mago More. “Yo soy el presentador de todos los años, y eso por el mero hecho de ser suscriptor de la revista”, dijo el mago y emprendedor antes de hurgar en algunas de las intimidades de los galardonados que participaron en la mesa. De ellos supo extraer algunos de los secretos clave de su éxito. Te los contamos aquí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Antonio Catalán Díaz: el rey de las ‘Kellys’

‘Kellys’ es el término con el que se conoce a las mujeres que limpian en los hoteles. Ellas fueron quienes coronaron rey a Antonio Catalán Díaz. Fundador y presidente de AC Hotels, hoy AC by Marriot, cuenta ya con más de 130 establecimientos hoteleros en Europa y Latinoamérica.“Copiar nuestro modelo empresarial es fácil, pero la cultura de empresa no. Eso es lo que cambia”. Esta es la filosofía que llevó a Antonio Catalán a rechazar la aplicación de una reforma laboral que, además de salvaje, le parecía innecesaria en el sector. Su apuesta es por la estabilidad y dignidad en el trabajo. De ahí el trato diferencial que caracteriza a los establecimientos AC.

Aclarar también que el nombre de la cadena hotelera AC no corresponde a las iniciales de su nombre, sino al de 3 de sus hijas: Alejandra, Alicia y Carlota, convencidas de que algún día serían ellas quienes dirigiesen el negocio. Pero, para seguir un orden riguroso, hay que decir que Antonio Catalán empezó a trabajar en el hotel de carretera que tenía su padre en Ribaforada (Navarra) al que se refiere como su ‘Harvard’. A los 29 años abrió su primer hotel NH en Pamplona, que le costó 95 millones de pesetas. “Yo tenía entonces 3 millones: uno que me había dado mi suegro como entradita para un piso, otro que le pedí a mi padre para compensar y otro millón de la lista de bodas”. El resto, hasta alcanzar los 95, los reunió a base de socios y, a los 2 años de empezar a funcionar, la inversión estaba amortizada.

En cuanto a la historia se su éxito, la resume de esta manera: “Hay muchos que me dicen qué visión tuviste, que jugada magistral al aliarte con Marriott, pero no fue así. La crisis de 2008 nos cogió, como a todos. Luego aparecieron los de Marriott para comprarnos. Yo les dije que no era momento ni de comprar ni de vender, sino de hacer una sociedad”. Con el tiempo, recibió una llamada para reunirse en Washington con Bill Marriott. “Mañana mismo”, contestó. La reunión no debió de ser fácil, pero Antonio Catalán asegura que se mantuvo firme y no rebajó mucho las condiciones. De aquí extrajo una lección: “Si crees que tienes un buen producto, no te encojas, por muy grande que sea el otro”. A día de hoy, considera que la alianza con Marriott ha sido la mejor decisión de su carrera dado que es el único socio que el emporio americano tiene en el mundo. Para colmo, lleva 4 años trayéndose a España a su presidente para hacer la ruta Xacobea en bicicleta, la misma que Antonio Catalán lleva practicando 28 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El reto permanente de Alejandro Fernández-Luengo

También el deporte es una prioridad en la vida de Alejandro Fernández-Luengo, el actual presidente de Alma Corporation. Fue jugador de la ACB y es seguidor del Atlético de Madrid, por aquello de que “es algo que te prepara para la adversidad”. Popularmente, se le relaciona más con la cadena de peluquerías Marco Aldany. Aquí sí que el nombre de la marca coincide con el acrónimo de las iniciales de los nombres de los tres hermanos fundadores: Marcos, Alejandro y Daniel. “Como sonaba a italiano, nos pareció perfecto”.

Gran amante de los retos, ostentan el récord Guinnes de más recogidos en un minuto. “Cada año intentamos hacer algo simpático que nunca haya hecho nadie en nuestro sector”, dice. El suyo personal es cruzar el Estrecho a nado, aunque advierte de que aún no hay fecha.

La misma mentalidad desafiante, la traslada a los negocios. “En mi familia parece que nos va la caña emprendedora”. Tras el éxito rotundo de Marco Aldany dentro y fuera del país, en 2007 acometen una operación de venta. “A partir de ese momento el mundo se empieza a caer”. No fue hasta 2013 cuento decidieron no sólo recuperar el control de la empresa volviendo a comprarla, sino también reinventarse. Regresaron al mercado con mayor ímpetu y más ideas aglutinadas todas bajo el nombre de Alma Corporation. El grupo es líder en el sector de la peluquería y la estética en España e Iberoamérica y que acaba de entrar en la India. Gestionan, además, centros de formación, de salud y deporte y hasta hacen sus pinitos en el negocio inmobiliario. La plantilla conjunta se aproxima a las 5.000 personas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y si se le pregunta a Alejandro Fernández-Luengo cuál ha sido la decisión más acertada a lo largo de sus 20 años de historia emprendedora dirá: “No tomar decisiones los días que me siento agobiado por los problemas”.

A cada generación, su legado: Natura Bissé

Cuenta Verónica Fisas Vergés, consejera delegada de Natura Bissé Group, que la idea de montar la empresa de cosmética (1979) surgió después de que su padre fuese despedido a los 50 años de la compañía de piensos en la que trabajaba. Allí había observado que todos los operarios que manipulaban los hidrolizados tenían las manos muy suaves. Así que, ya en el paro, se animó a investigar el motivo y decidió adaptar las propiedades de los aminoácidos a las cremas que dieron lugar al nacimiento de la marca cuyo nombre obedece a la suma de, Natura, de producto natural, y Bissé, de Jaqueline Bisset, la musa cinematográfica del momento.

Hong Kong fue el primer mercado extranjero en el que empezaron a vender, pero no fue hasta los 90 cuando la marca inicia su expansión internacional en EE.UU. Ese fue, reconoció Verónica Fisas, “un gran fracaso”. No obstante, más que de error, podría hablarse de precipitación. Tras un primer intento fallido de vender cremas en el mercado americano, regresaron a España para repensar la estrategia. A los dos años, repitieron la aventura, ahora con gran aceptación. Actualmente están presentes en las mejores localizaciones de 25 países.

Hace ahora una década que Verónica Fisas está al frente de la empresa y, junto a un buen producto y la internacionalización, entiende que uno de los grandes aciertos de la compañía ha sido el salto de la primera a la segunda generación. “Nos reunimos los hermanos y decidimos cuál iba a ser nuestro Natura Bissé. No queríamos renunciar al pasado, pero sí tener la visión de qué legado íbamos a dejar nosotros”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

No perder de vista el ADN de la marca: Mango

“El nombre de Mango es por la fruta y por la visión global del fundador de la marca, Isak Andic, desde sus orígenes. Más o menos se pronuncia igual en todos los idiomas”, aclaró Guillermo Corominas, director de Comunicación de Mango.

Tras varios años vendiendo ropa al por mayor, Andic se percató de que ya no era ese el camino, sino el de crear una marca propia con un concepto e identidad únicos. Funda así, en 1984, Mango, presente en la actualidad de 110 países, algunos de ellos tan insospechados como El Congo o Mongolia. “Hay una foto de Mango con un camello aparcado en la puerta”, recordó Corominas.

En cuanto a los mayores aciertos de la cadena de moda, subrayo su director de Comunicación, la facultad de aminorar los riesgos mediante a temprana internacionalización y la habilidad para preservar la identidad y la imagen de una marca que no para de crecer por los países más dispares, con sus respectivos socios locales. “Esto podría haberse convertido en una especie de Frankenstein”, dijo. No obstante, la verdadera clave del éxito la situó en “haber sabido contar con la gente oportuna en el momento adecuado, confiar en ellos y darles responsabilidad. De otra forma, Mango no hubiese crecido así”.

La gran casa de Spotahome

“Desde pequeño he soñado con un mundo que fuese más pequeño, sin tantas barreras, igual que dicen que ven los astronautas el planeta tierra desde la luna. Así lo vemos nosotros y, como una gran casa en la que caben todos, queremos que lo vean también los demás”, contaba Alejandro Artacho, el CEO de Spotahome. Conviene aclarar que por gran casa entiende las más 40.000 viviendas que ofrece su portal en alquiler, repartidas por 9 países (8 europeos y Dubai), un equipo de cerca de 200 empleados de 30 nacionalidades distintas en la oficina de Madrid, y más de un centenar de ‘runners’ inspeccionando las casas antes de anunciarlas en la plataforma. Estos son algunos de los datos que acumula Spotahome, el Amazon Inmobiliario, que es como se presentan ellos, a los tres años y medio de su nacimiento.

Que ¿cómo lo han conseguido? “Uno de nuestros valores es ser resolutivos. Mejor una buena decisión hoy que otra perfecta mañana”, dijo Artacho. Los otros dos consejos que aportó no eran propios, sino de dos ancianos con quienes dijo haber mantenido sendas conversaciones. “Perro parado, no encuentra hueso que roer”, era uno, y no perder el tiempo, el otro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa