Botones de navegación. Son avances al contenido que encontrarán en el resto de tu empresa. Utilízalos para jerarquizar la información; deja la home lo más “limpia” posible y amplía en los siguientes pasos.

Qué ofreces. En una parte de la home debes resumir cuáles son los productos o servicios que ofreces al cliente. Pero con una simple chispa. Es un error pensar que convirtiendo la home en un catálogo de productos el cliente va a comprar más. Todo lo contrario. Se confunde y no capta qué es lo que te hace diferente.

Tu especialidad. “En el lugar más visible de la home incluir un mensaje que resuma lo que ofrecemos al cliente, lo que nos hace diferentes. Un buen copy, corto y sin marearle con cinco mensajes a la vez. Se trata de decir, yo te ofrezco esto y si quieres consulta un poco más”, apunta Alfonso de la Nuez.

Quiénes son tus clientes. Es una información de valor para los potenciales clientes, más si estamos hablando de pymes que no disponen del respaldo de una marca conocida. Situar a tus clientes más importantes en la home puede sustituir esta carencia.