Lo que queda en el aire

El borrador de la Ley de Emprendedores era muy ambicioso en todos los aspectos. Pero se ha quedado  prácticamente en nada. Éstas son las medidas más importantes para los colectivos relacionados con la creación de empresa s y sobre las que, todavía, no se han anunciado cambios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Capitalización del paro

Entre las medidas anunciadas se incluye la posibilidad de capitalizar el 100% del paro, para los mejores de 30 años. Algo que ya existe actualmente. Sin embargo, no se avanza en la capitalización del cien por cien de la prestación por desempleo para todos los emprendedores. Con la ley actual, sólo pueden cobrar todo el capital pendiente los menores de 30 años (y hasta 35, en el caso de mujeres). El resto, sólo el 60%.

De nuevo las mejoras en el fomento de la creación de empresas se quedan en los más jóvenes, al permitirse compatibilizar el cobro del desempleo con el alta en autónomos durante nueve meses o introducir la posibilidad de volver a cobrar el desempleo tras realizar una actividad empresarial si se produce la baja en autónomos cinco años después.

Compensación de deudas con la Administración

Desde CEOE se ha pedido la compensación de deudas entre administraciones y empresas: reducir la deuda de las primeras con sus proveedores por medio de la no obligación del pago de tributos.

De momento, sólo se ha aprobado esa compensación de deudas entre administraciones, aunque ahora el Gobierno asegura que se está planteando la posibilidad de que
sea Hacienda la que pague las deudas que contraigan el resto de ellas.

El Gobierno sabe que medidas como el plan de pago a proveedores, que ahora quiere retomar con una nueva inyección de entre 2.500 y 3.600 millones de euros (en el anterior se destinaron 27.303 millones), sólo sirven para saldar las deudas del pasado, pero no para evitar las futuras. Y en marzo entra en vigor la directiva antimorosidad que obliga a pagar a las administraciones en 30 días como máximo y que además endurece los intereses de demora.

Fomentar la I+D+i

Otra asignatura pendiente y que no parece figurar entre las prioridades del Gobierno son los incentivos al I+D. En este aspecto se ha anunciado la posibilidad de permitir que las empresas que no se hayan deducido por inversiones en I+D+i en un periodo, puedan hacerlo en el siguiente año. Para Pilar Andrade, “habría que ampliar el concepto de innovación a efectos fiscales. Incrementar la deducción en el Impuesto de Sociedades hasta el 20% para los programas de inversión por innovación y que, además, exista seguridad jurídica, que no la hay. En las renovables ha sido espectacular: han eliminado de golpe las deducciones a unas líneas que eran para 10 años”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa