Las 5 cosas que no quiere oír el inversor

Que la idea es buena se presupone. Que los integrantes del equipo están todos muy bien formados e incubados también. Pero hay cosas que, al oírlas, pueden hacer que los tentáculos de tu inversor se replieguen y vaya retrocediendo poco a poco a su cámara espiral. Estas son algunas de esas cosas que, ellos mismos confiesan, no les gusta oír:

Publicidad - Sigue leyendo debajo
“Todos somos iguales”

Confiesa Margarita García de la Calle que a ella le gusta mucho oír eso de la economía colaborativa, la amistad y el reparto entre iguales pero que, en el terreno financiero, a los inversores también les gusta escuchar de antemano “quién va a hacer de poli malo, porque en toda empresa llegará un momento en el que habrá que tomar decisiones desagradables como reclamar pagos, echar a alguno a la calle, o bajar sueldos. Los inversores nos quedamos más tranquilos cuando sabemos quién se va a encargar de velar y defender nuestros intereses, por eso les recomendamos que nombren algún director financiero o un equivalente”.

En la imagen Miguel Vicente Verdoy, cofundador de Wallapop.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
“Yo soy el CEO y mi socio el CMO”

Y si hay que repartir cargos pues se hace pero a algunos, como a Néstor Guerra, profesor, mentor y emprendedor cofundador de IEC(Intelligent Experience Consulting) le sorprende cuando, todavía en fase embrionaria, le llegan los equipos de las startups con los nombramientos hechos antes de tener producto o servicio en el mercado. “Los nombramientos se hacen cuando ya está todo el marcha, cuando tienes clientes y cierras operaciones. Los inversores están más interesados en ver métricas y facturación que en saber quién es quién. Y si puedes prescindir de los inversores, mejor que mejor. Ese es mi consejo”.

Néstor Guerra, profesor, mentor y emprendedor cofundador de IEC(Intelligent Experience Consulting).

 

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
“Es usted el primero”

Ni les gusta ser la primera fuente de financiación ni la única. La mayoría no te recibirán hasta que no lleves, al menos, dos años de recorrido y hayas agotado primero tus recursos propios y, después, las otras fuentes de financiación alternativas tipo las 3 efes de los emprendedores (Friends, Fools and Family) o el crowfunding. Atesorar algún premio o haber accedido a alguna de las pocas ayudas públicas disponibles, son también una buena carta de presentación.

 

Recomienda, asimismo, José Martín Cabiedes en este apartado hacer un background cheko búsqueda profunda de posibles inversores que más se aproximen a tu modelo de negocio y explicarles por qué te interesa especialmente él como inversor. Hay organizaciones que se especializan en determinados proyectos y etapas pero si no tienes tiempo para tanta investigación José Manuel Romero, de Molecor, recordaba en una jornada sobre los préstamos de Enisa, que “hay empresas que se dedican a buscar inversores y vías de financiación. No es malo dejarte asesorar por los que saben más”. Sin olvidar, claro está, que cuanto más compartes la idea más compartes las decisiones.

La última advertencia en este sentido la da Rodolfo Carpintier, fundador de DAD: " Si el emprendedor acude a nosotros pidiendo sólo dinero, no nos interesa”,

En la imagen, a la izquierda, José Martín Cabiedes, socio fundador de Cabiedes & Partners SCR.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Crea tu empresa