Consejos para emprendedores sin vocación

Aunque lo ideal sería que todos los emprendedores tuvieran vocación, hay personas que tienen que acudir a ello porque no les queda otra opción. Si te encuentras entre estos últimos, apúntate estos consejos, que te servirán de inspiración en el día a día.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los informes lo dicen: las iniciativas creadas por necesidad tienen menos posibilidades de sobrevivir después de cinco años, porque la gente que hay detrás puede abandonar su negocio por haber encontrado otro trabajo o simplemente por fracaso.

Si no compartes la vocación y energía que tienen algunos emprendedores a la hora de crear su negocio, no desesperes, no tienes por qué estar abocado al fracaso. Para triunfar debes aplicar una serie de trucos diarios, que te harán sentirte más motivado. Sigue los consejos que te contamos a continuación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fórmate e ilusiónate

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que tu rol ha cambiado. Ya no eres el empleado, te has convertido en un empresario. Aunque probablemente seas un experto en el área en el que trabajabas, no es suficiente para desarrollar un proyecto emprendedor, puesto que necesitarás conocimientos de gestión empresarial: tecnología de la información, liderazgo, marketing, técnicas de ventas,….

Realiza un máster o curso especializado en estas materias porque así te harás con una visión mucho más general. Atrévete a hacer lo que nunca antes habías hecho, fórmate en aquellas áreas que siempre te gustaron y por supuesto, ilusiónate, ya que sin entusiasmo es difícil consolidar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Invierte tiempo en tu marca y tus contactos

Como empresario te será muy útil trabajar la marca personal en Internet abriendo un blog y perfiles en redes sociales para ganar visibilidad y ser reconocido como experto en tu materia o área de trabajo. Si ya has trabajado convenientemente tu marca personal, ahora es el momento de sacarle su partido.

¿Cómo puedes hacerlo? Invierte tu tiempo en acciones de networking que redunden en negocio contante y sonante para tu proyecto empresarial. Además de para tocar a potenciales clientes, la agenda sirve tanto para buscar vías de colaboración con partners con los que poder realizar acciones conjuntas, campañas de marketing o comunicación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Intenta no ser impaciente

No seas impaciente, recuerda que el primer plan de negocio no es siempre el mejor. Antes de apostar por Noelia Nova, una marca de zapatos bailarinas premium, Jaime Pérez, ex alto ejecutivo de servicios financieros afectado por un ERE, trabajó nueve meses en un proyecto de Internet.

Aunque fue un tiempo bien empleado, se dio cuenta de que contaba con capacidad para hacer realidad sus ideas y reclutar equipos. Esto le hizo ganar confianza, y le permitió valorar la llegada de una nueva socia con la que se sentía motivado para emprender en un mundo ajeno al suyo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Reajusta tu vida personal

Este es un tema crucial en la vida del emprendedor. Cuando eras empleado, posiblemente tu relación con el trabajo se reducía a las ocho horas. Ahora que vas a ser emprendedor, pueda que ya no sea así. Trabajarás 10, 12 o más horas diarias sin contar con los fines de semana y festivos que tendrás que dedicar a tu proyecto. ¿Estás preparado para este sacrificio, que puede afectar mucho a tu vida familiar? Los expertos aconsejan prestar atención a la gestión del tiempo, no por echar más horas vas a ser más eficiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sé flexible

Muchos emprendedores por necesidad no aciertan a la primera. La buena noticia es que parte de ellos tiene la habilidad de reconducir esa primera propuesta hacia el éxito. Para conseguirlo es necesario no atrincherarse en posiciones inmovilistas, tan cierto como que el emprendedor debe creer en su idea, es reconocer el error. La solución en muchas ocasiones pasa por realizar pequeños ajustes que permitan una orientación clara hacia lo que realmente requiere el cliente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo