¿Te conviene instalarte en un centro de negocios?

Si no cuentas con los recursos suficientes para alquilar una oficina para tu negocio, no desesperes. Existen centros de negocio que pueden convertirse en la alternativa. Te ayudan a mejorar la imagen, aunque tienes que analizar los costes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una opción poco conocida

Estos centros se encuentran muy desarrollados en países como Estados Unidos. Esta realidad cambia en España, mucha gente aún no sabe que existe esta alternativa. Es más, determinadas empresas son reticentes a decir que están instaladas en uno, por el temor a que se las vea como proyectos poco estables.

El perfil de empresas es muy variado, aunque lo cierto es que las más numerosas son las firmas nacionales de entre cinco y 10 empleados. También existen delegaciones de empresas extranjeras, profesionales liberales y empresas nacionales de más de 10 empleados.

Ventajas

Bajo coste, gran atractivo. El ahorro respecto a la opción de establecerse en una oficina propia es notable. Este aspecto es interesante, especialmente en el inicio de un proyecto, cuando los costes se miran con lupa.

Empezar a trabajar rápido. De un día para otro, el cliente tiene a su disposición un despacho –en el caso de que lo alquile– y acceso a muchos servicios.

Un buen servicio. Estos emplazamientos permiten subir un escalón en la calidad de servicio. Al comenzar un proyecto, uno cuida especialmente los costes, lo que le puede llevar a desechar la contratación de, por ejemplo, una secretaria profesional que en estos centros tendrá a su disposición desde el primer momento.

Buena imagen. Frente a aquellos que emprenden desde casa, un centro proyecta una mejor imagen al apostar por ubicaciones estratégicas.

Flexibilidad y más flexibilidad. El emprendedor contratará los servicios en función de sus necesidades, lo que le da un mayor margen de maniobra.

Permanencia muy variable. Algunos clientes alquilan salas de reuniones por horas, mientras que otros se establecen de forma permanente.

Hacer contactos. Diferentes emprendedores, con sus respectivos proyectos, conviven a diario. En ese entorno no es difícil imaginar a los inquilinos intercambiando impresiones. Algo que fomentan desde los propios centros.

Documentación necesaria

Si entras en un centro prepara la siguiente documentación: escritura de constitución de tu empresa y poderes de la persona que firma el contrato, NIF, número de cuenta bancaria y pago de fianza (siempre es domiciliado).

Los requisitos se pueden endurecer para evitar la entrada de empresas fantasma, que emplean las direcciones de los centros como pantallas para actividades ilícitas.

Cómo elegir un centro

- La primera impresión no es la que cuenta. Determinados centros “entran por los ojos”, con una imagen muy cuidada y con unas instalaciones, a priori, excelentes. Pero esto no es suficiente para tomar la decisión.

- El servicio, por delante. Lo que diferencia a un centro es que ofrezca un servicio impecable. Algo que se aprecia en pequeños detalles.

- Costes claros. Asegúrate qué incluye el contrato.

- Al igual que los plazos. Establece el tiempo que vas a permanecer en el centro. Y en caso de duda, firma por menos tiempo.

- Siempre visible. El centro debe estar en una zona estratégica, poseer comunicaciones adecuadas y debe ser fácil de encontrar. Además, tendría que ofrecer elementos como luminosidad y amplitud, que hagan sentirse cómodos a los inquilinos.

Oficinas virtuales

Esta es la opción elegida por aquellos emprendedores que no desean –o no necesitan– un despacho físico para trabajar. Las hay de varios tipos:

Oficina completa 

- Dirección social para el negocio. 

- Buzón privado, con acceso en horario del centro. 

- Número de teléfono, con atención y recogida de sus mensajes telefónicos, que serán depositados en el buzón privado. 

- Atención personalizada de las visitas. 

- Seis horas gratuitas al mes para utilizar la sala de juntas.

Oficina integral: A los servicios de la oficina completa se añaden: 

- Transferencia directa de llamadas al número deseado (más el coste del desvío de llamada). 

- Recogida y envío de los mensajes telefónicos según la indicación. 

- Reenvío de los faxes recibidos según indicación (más coste de tráfico). 

- Reenvío de correspondencia a la dirección indicada y con la frecuencia deseada (más coste de mensajería). 

- 12 horas gratuitas al mes para utilizar la sala de juntas. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo