9 ejemplos de negocios montados desde casa

Es posible crear una empresa desde casa, y que tenga éxito. Aquí tienes nueve ejemplos.

image
Wetaca

Ahora que es una de las startups foodtech nacionales más conocidas, cuesta trabajo creer cómo empezaron el negocio los fundadores de Wetaca experimentando sus platos preparados con sus propios compañeros de piso en Madrid. La idea de negocio era preparar platos cocinados saludables y de alta calidad, entregarlos en el domicilio de los consumidores en un plazo breve de tiempo y mantener inalteradas todas las propiedades y el sabor al recalentarlo en el microondas.

Según contaban los propios fundadores, Andrés Casal y Efrén Álvarez, Emprendedores en 2015, el producto mínimo viable lo realizaron en su propia cocina, la misma que compartían con otros tres estudiantes en un piso de Madrid. Ellos serían, además, los responsables de emitir o no el aprobado de los guisos. Superada la prueba, el reto siguiente era envasar y conservar los alimentos correctamente. Esta fue la primera inversión, comprar una pequeña envasadora con los 180€ que consiguió Efrén Álvarez tras su paso por el concurso de MasterChef.

Necesitaron tres meses de pruebas hasta dar con el concepto de Cook&Chill (cocina en línea fría) y empezar a comercializar. Como no tenían dinero, ellos mismos se encargaban al principio de hacer el reparto a domicilio y conocer así, de primera mano, la opinión del consumidor sobre el producto. Una vez comprobada la aceptación en el mercado, el paso siguiente es empezar a comprar la maquinaria adecuada y trasladarse a una nave que alquilaron en las proximidades de la M-30, en Madrid.

Actualmente, Wetaca tiene la posibilidad de liderar un sector con mucho futuro, como es el de la comida sana lista para cocinar a domicilio. Cuenta con un equipo sólido el pasado mes de agosto cerraba una ronda de financiación de 420.000€, de la mano de Bewater que servirá para expandir sus operaciones por el territorio nacional.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los Hacedores

Se puede crear una academia en casa. Si es un formato de clases reducidas, como las que proponen Adam Jorquera y Javier Gordillo, fundadores de Los Hacedores, estudio y escuela. “Lo que hacemos es fabricación digital, con lo cual tiene todo el sentido del mundo empezar en una casa porque parte de la revolución digital es precisamente eso. Tengo impresoras 3D, que son capaces de fabricar cualquier cosa y las tengo encima de mi mesa”, explica Adam Jorquera, para quien, “la casa tiene dos salones por lo que podía empezar ahí hasta hacer una transición al siguiente nivel", que es el paso que dieron posteriormente. "El mundo maker es muy casero. El do it yourself entra en esa dinámica de hacerlo tú, en casa, con tus herramientas y recursos”, afirma Jorquera.

Para todo tipo de públicos

¿Que si hubo problemas con los vecinos por la afluencia de gente? “No, para nada. Las clases son de cuatro alumnos por taller. Grupos de formación reducidos. Aprender a modelar no es tan fácil. Con el curso empiezas a hacer tus cosas, pero luego se trata de ir probando y mejorando. Por eso, después de los talleres, que son de ocho horas, les damos tutorías para resolver las dudas que les surjan”, explica este licenciado en Bellas Artes, que ve muchas oportunidades en torno a la formación en 3D y en robótica, Internet de las cosas... “Todo va unido. Estamos viviendo una especie de renacimiento digital y hay mucha gente que siente curiosidad por experimentar estas cosas. A las clases vienen desde jubilados y niños, hasta profesionales que quieren utilizar la impresión 3D en su trabajo, como arquitectos, diseñadores, joyeros... Y las impresoras no son caras. Las hay desde 300 euros. Lo que falta es gente que las sepa manejar”, comenta.

El negocio, además, no se basa exclusivamente en la formación. “Hacemos muchas más cosas, aunque la formación sea la pata más importante. Tenemos servicio de diseño. Nos llegan muchos clientes que nos piden piezas que no están en el mercado, como una pieza para una moto del 53, una Osa española, que tenía el carburador roto y no había repuesto. O servicio de imprenta para los alumnos que pasan por la escuela y no tienen máquina. Todo tipo de cosas”.

SlidesCarnival
image
Slides Carnival

Lo que ofrece Jimena Catalina Gayo, fundadora de SlidesCarnival, son plantillas de Power Point y temas de Google Slides gratis para tus presentaciones. Así es como esta emprendedora logra facturar más de 200.000€ al año con cuatro horas de dedicación a la semana.

Jimena Catalina lleva cerca de 20 años años trabajando como freelance ofreciendo servicios de diseño web y, ahora también, diseño de proyectos digitales. SlidesCarnival lo arranca en 2015 y en marzo de 2017 ya publicaba un post en Medium titulado “SlidesCarnival, cuando suena la flauta en un “side project” y el subtítulo “Repaso de un proyecto personal que genera de media 5.500€/mes después de 2 años”.

Había conseguido un tráfico inmenso procedente, sobre todo, de profesores y estudiantes del Google Education Program en Estados Unidos, que allí sí enseñan eso de hacer buenas presentaciones. Japón, Corea y Asia en general son también grandes clientes de SlidesCarnival. A día de hoy, recibe millones de visitas al mes y ofrece más de un centenar de plantillas a las que añade una o dos cada semana. Jimena ejecuta la mayor parte de su trabajo desde casa dado que una de sus prioridades es poder compaginarlo con el cuidado de su hija.

Buguroo

Pablo de la Riva es un buen ejemplo de cómo crecer aprovechando tendencias aunque se arranque en casa. Empezó con pocos años resolviendo problemas informáticos a conocidos, colegios, cibercafés, etc. A los 21 creó su primera empresa: mantenimiento de servidores y apoyo informático para pymes, que fue creciendo hasta alcanzar los 50 empleados.

“La empresa dio beneficios suficientes para emprender nuevas iniciativas. Entre ellas Buguroo . Es una empresa de software de seguridad. La creamos porque nuestros últimos proyectos eran ya de más nivel, auditorías de seguridad o hacking ético, como se llama comúnmente. Teníamos ya una demanda que no podíamos satisfacer en número de personas, porque no era común encontrar tantos profesionales de tanta capacidad como demanda teníamos. Hemos creado un software para automatizar este proceso. Reducir los tiempos que emplean los auditores de seguridad en sus servicios”, explica.

Escalar una consultoría
En definitiva, de una consultoría de seguridad a una empresa cien por cien escalable. “Ahora somos fabricantes de software de seguridad que automatiza el proceso de auditorías en las empresas, por una parte, y por otra tenemos un producto que llamamos de ciberinteligencia que ayuda a proteger a los usuarios que están fuera de las oficinas.

Por ejemplo, le decimos a un banco si sus clientes pueden estar siendo víctimas de un fraude porque les han robado la tarjeta o su clave de usuario”, explica Pablo de la Riva. Además, “nuestros principales clientes son las grandes redes sociales, los grandes proveedores de servicios de Internet y los bancos. Que son los que suelen ser más atacados. Pero es una necesidad que afecta a empresas de todos los sectores y tamaños. Y es un mercado en continuo cambio porque los hackers van cambiando sus tácticas”.

Exprime Viajes
image
Exprime Viajes

Vanesa Gómez ha creado una plataforma web, Exprime viajes, donde publica a diario lo que ella llama “chollos”. Aprovechando las ‘tarifas error’ afirma que obtiene descuentos de hasta un 95% y se refiere al suyo como “un negocio redondo”.

El objetivo primordial de Vanesa Gómez con su emprendimiento no era el de hacerse millonaria, sino montar un negocio que se ajustara al estilo de vida que ella deseaba. Y lo que quería era no atarse a un trabajo fijo y seguir viajando, como ha hecho toda la vida. y pasar más tiempo con sus hijas. Esta es la oportunidad que ha encontrado gracias a Exprime Viajes, una plataforma web que publica a diario las mayores ofertas de otras compañías y que ella se encarga de cazar al vuelo para recogerlas posteriormente.

Esta especie de ‘escapare de ofertas’ reúne ya a más de un millón de usuarios y permiten a Vanesa pasar 6 meses al año plácidamente en su casa de España y, el resto, recorriendo el mundo con sus hijas.

Exprime Viajes no es ni una agencia de viajes, ni un operador, o sea, no ve. Solo es una web donde su creadora empezó a publicar diariamente, desde 2016, las principales ofertas de otras compañías turísticas que ella encontraba rastreando por internet. Afirma que siempre ha tenido una habilidad especial en estas cosas y que eso la animó a trasladar la pericia a su idea de negocio.

Les Belles Maisons

Eventos de lujo en edificios especiales que no están abiertos al público y enfocado a clientes internacionales. Ese es el concepto desarrollado por Blanca López, socia fundadora de Les Belles Maisons , quien aprovechó una casa de patrimonio familiar que está en Burgos, el Palacio del Arzobispo, para crear esta empresa “con una sensación de responsabilidad emocional hacia este tipo de casas que tienes que proteger y defender para que pervivan. Y en España hay muchos propietarios con las mismas inquietudes. Así surgió la idea de crear una marca con proyección internacional para ofrecer esos espacios singulares a los clientes y ayudar a los propietarios con el mantenimiento de sus propiedades”, explica.

La idea de llegar al cliente internacional es la clave para que el modelo de negocio sea rentable. “Clientes americanos que buscan en Europa un sitio donde hacer una pedida de mano. O gente de Asia y otros continentes, ya no sólo que quieran casarse en España, sino que vengan a celebrar una fiesta de cumpleaños. También para clientes corporativos que quieran celebrar reuniones del comité de dirección, realizar presentaciones de productos, eventos de moda... Al final se trata de vender experiencias únicas, personalizadas y en sitios singulares. Es un segmento que está creciendo mucho a nivel internacional y España no está posicionada como marca en ese sentido. A pesar de contar con un patrimonio histórico único”, añade.

“Nos dirigimos fundamentalmente al mercado americano, europeo (sobre todo Alemania, Inglaterra y norte de Europa) y Australia que, aunque está lejos, es un mercado potencial muy interesante también para nosotros. No se trata de recopilar casas. Es crear experiencias únicas en lugares en los que nos sentimos identificados y que, poco a poco, se van abriendo. Lugares ocultos que están por descubrir. Imagina la cara que pone un norteamericano cuando le dices que puede organizar un cumpleaños en un pazo de Pontevedra de finales del siglo XVI con un jardín botánico que es una de las colecciones botánicas privadas más importantes de España. O en la terraza de un castillo privado con vistas a un valle en Barcelona. La reacción es de fascinación”, añade esta emprendedora.

Stikets

Resolver una necesidad propia fue lo que llevó a Stephanie Marko, una madre de familia numerosa, a crear sus stikets: etiquetas para marcar los artículos que sus hijos llevaban al colegio. “Cuando nuestro hijo mayor empezó a ir al colegio, nos dijeron que las cosas tenían que ir marcadas", recuerda. Stephanie empezó a buscar, no encontró nada que le satisfaciera y creó su propio producto. "Después pensamos que si esto nos iba bien a nosotros, también podría ser útil para otros padres”, explica Toni Ribas, director de desarrollo de negocio de la marca y marido de Stephanie en Stikets .

Que se haya convertido en un negocio próspero (cerró 2018 con más de 300.000 pedidos, un 50% más que en el ejercicio anterior y 5 millones de euros de facturación), no es una casualidad. Detrás de la marca hay mucho I+D. “Stephanie estuvo un año investigando materiales. Cuando vio que podía ser factible, creamos la empresa. Somos fabricantes y distribuidores. Hacíamos las etiquetas en el garaje de casa. Ahí estuvimos unos 18 meses, hasta que empezamos a crecer lo suficiente para abrir una oficina”, comenta Ribas.

“Nos hemos esforzado mucho en el servicio al cliente. En hacer unas etiquetas de mucha calidad y hacerlas llegar en poco tiempo. Tuvimos la suerte de tener un espacio donde empezar a coste cero. Teníamos claro que queríamos invertir en aprovisionamiento, maquinaria, materiales y construcción de la web. Y que la facturación del primer año ya le estuviera dando la vuelta al negocio”.

Henar Iglesias
image
Gianfranco Tripodo

Henar Iglesias es hija de Charo Iglesias una prestigiosa sombrerera de alta costura española. La hija se ha especializado en el arte plumario trabajando desde su casa-taller en pleno centro de Madrid.

A día de hoy, mientras que Charo Iglesias sigue haciendo sombreros y formando a jóvenes de toda España en este arte, Henar se ha convertido en la mayor especialista nacional en realizar piezas con plumas, tanto para adornar espacios como para tocados. La labor de los amantecas se valora en función de su capacidad para trabajar la pluma sin que apenas se perciba. Eso es lo que intenta Henar Iglesias cuando realiza algún artículo de decoración, sobre todo esculturas y mosaicos. Lo mismo hace con sus pajaritas de plumas para hombre que vende al precio de entre 200-250 euros. Mucho más valorado su trabajo fuera que dentro de España, Henar Iglesias no pretende poner de moda el uso de la pluma, aunque ella se vale solo de las que pierde el ave en la muda. Se conforma con dar continuidad a un oficio artesanal veterano. “Espero no ser la última, sino la primera que se reengancha después de un periodo en el que estuvo olvidado”, declaraba.

Flores Frescas
image
Flores Frescas

Romper barreras y esquemas fue la filosofía que marcó desde sur orígenes, allá por 2004, el comercio online floresfrescas.com . Según contaban a Emprendedores hace unos años, la empresa surge a raíz de una reunión de amigos al quejarse, uno de ellos, de lo poco que duran las flores frescas en casa. Como buenos emprendedores, se pusieron a pensar cómo se podría cambiar esa tendencia, explicaba Victoria Sánchez-Ramos, entonces responsable de la empresa.

El problema de la duración de las flores lo resolvieron comprando un producto aún sin florecer. Y eso les llevó a pensar en un modelo de negocio basado en la flor de temporada. Pero no flores que se puedan comprar en cualquier esquina, como los claveles, sino algo más exótico y difícil de encontrar como las amaryllis de Chile.

Entre esos amigos que luego se convirtieron en socios estaban, por ejemplo, Jesús Encinar, Bernardo Hernández, Carlos Alonso... todos expertos emprendedores en negocios digitales, pero sin experiencia en el mercado de las flores. Quizás por eso de que son emprendedores del mundo de la tecnología, decidieron crear su negocio de flores en un garaje. Un local sencillo, pero clave para una empresa que aspiraba a ahorrar el máximo en costes para ser una floristería de éxito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo